Sillas al revés: los restaurantes dicen que están en peligro de extinción

Fuente: La Nación ~ El movimiento independiente del sector gastronómico, Sillas al Revés (SAR), exige una extensión del ATP hasta el año que viene

“Si no es viable la extensión del ATP, más del 20% de la industria caería después de diciembre. Si finaliza a fin de año, es una carta de defunción para muchos”, aseguró Marcelo Boer, uno de los voceros de Sillas al Revés (SAR), movimiento independiente del sector gastronómico que nuclea trabajadores de la industria en más de 3000 locales en el país.

Debido a la crisis producida por las restricciones del aislamiento social, el sector exige ser considerado como “trabajadores esenciales”, seguir recibiendo el programa para la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) en 2021, tener una reducción en los impuestos y un programa de incentivos para reactivar su negocio.

“Más allá de lo que hoy se pueda percibir, la gastronomía está en peligro de extinción inminente”, alertaron en el marco de la fuerte crisis que atraviesa el sector. Desde marzo vienen trabajando en conjunto con la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA) y la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (AHRCC) para encontrar soluciones a la situación que están vivienda

“Estuvimos prácticamente todo el año frenados. Juntando deuda para intentar sobrevivir. No lo compensa, bajo ningún punto de vista, las medidas paliativas que se han tomado desde el gobierno nacional y provinciales, como así tampoco las aperturas graduales alcanzadas luego de varios meses sin poder prestar servicios”, remarcaron desde SAR.

Por su parte, Boer aseguró que los tickets promedio que tienen hoy no llegan al 45% de lo que tenían el año pasado. “Aunque se vean los locales llenos de gente y pareciera que nos está yendo bien y que estamos remontando, no es así. Estamos trabajando con poco personal y no nos alcanza para cubrir todos los gastos”, dijo.

“En general, lo que nos soporta el negocio es el ATP. Llegamos a cubrir los gastos y estamos flotando para no perder plata en la operación”, explicó. Igual así, aseguró que los empresarios y dueños de los locales no ganan dinero desde marzo y que el negocio se está volviendo cada vez más difícil para ellos. “Todos piensan en los empleados, pero no en los dueños. También estamos sufriendo y aguantando”, aseguró.

Reclamos impositivos y programas de incentivo

Esta semana tuvieron una primera reunión con el Gobierno y buscan seguir trabajando para generar más puestos de trabajo y para “volver a ser uno de los motores de la economía”.

Entre los reclamos que solicita el sector se encuentran: la extensión del ATP hasta junio de 2021; la reducción del impacto fiscal eximiendo mitad del IVA e Ingresos Brutos; un apoyo para reestructuración de deudas que vencen durante 2021 y créditos a tasa 0 para componer la cadena de pagos y el lanzamiento de programas nacionales de incentivos al consumo incluyendo Precios Cuidados, Ahora 12 y Ahora Gastronomía.

“En pleno pico de pandemia, por día 90 locales gastronómicos se vieron obligados a cerrar, y quienes siguen en actividad sólo lo pueden hacer a través de la acumulación de deudas, ante pérdidas diarias y crecientes”, explicaron desde SAR.

Hasta el momento más de 150.000 personas de todo el país se sumaron a la campaña de Change.org y acompañan la iniciativa que visibiliza la crítica situación que atraviesa el sector y piden medidas concretas de acompañamiento por parte del Estado.

“La situación no da para más. Toda la comunidad gastronómica se encuentra a la espera y es por eso que necesitamos visibilizar nuestro reclamo. Confiamos en encontrar las soluciones adecuadas que permitan mantener sus fuentes de trabajo a las más de 650 mil familias gastronómicas”, agregaron.

“Para hacer un cambio y que las empresas inviertan en abrir más locales, tiene que haber un incentivo. Ayudaría mucho, habría más formalización y más incentivos por la baja de los impuestos -dijo Boer-. Buscamos que se formalice, pero se debe acompañar con una política impositiva acorde”.

A su vez, aseguró que es el empresario “medio” el que no puede convocar clientes y el que más está sufriendo. “Sólo convocan por estar en algunos barrios o porque están en zonas transitadas, que por el Covid-19 dejaron de estarlo”, dijo y agregó que son estos locales los que realmente están en pérdida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *