Cerrado desde marzo, reabre El Palacio de la Papa Frita

No abrió para delivery, ni take away, ni quiso usar las veredas, porque era abrir a pérdida. Sus 35 trabajadores se sostuvieron gracias al ATP y pese a tener una deuda de más de cinco milllones de pesos, vuelven a apostar a la calle Corrientes. Sobrevivió a la pandemia. Vuelven los Reyes de la papa soufflé.

Fuente: BAE ~ La calle Corrientes comienza a recuperar su brillo. Algunos espacios gastronómicos como El Palacio de la Papa Frita estuvieron cerrados desde marzo, no abrieron  ni para delivery, ni take away, ni para usar las veredas porque no les convenía. Pasaron siete meses con las persianas bajas, resistiendo como pudieron y acumularon una deuda de más $5 millones. La noticia de la apertura del 25% del interior de los locales les devolvió la alegría.

Hasta ahora su futuro era un enigma. No es el único, son varios los que decidieron no abrir a pérdida. Con el correr de los días se develará el misterio, si es que cerraron o volverán a abrir. Lo cierto es que El Palacio de la Papa Frita reabrirá sus puertas con todo su plantel completo de trabajadores.

El primer local de El Palacio de la Papa Frita se fundó en enero de 1952 en Corrientes 1612 casi Montevideo y fue declarado Bar Notable en 2015. Lo crearon un grupo de socios españoles que lo convirtieron en una marca querida. En enero de 2014, pasó a manos de Ricardo Maidana, quien falleció hace dos años y ahora esta a cargo de su familia. Hace unos años se abrieron tres franquicias en la Costanera, en Santa Fe y Laprida en Recoleta y en la calle Lavalle, que fue el último en cerrar en 2018.

 Un lugar emblemático que era el favorito de Alberto Olmedo,  Javier Portales, Nélida Lobato, Astor Piazzola, Los Chalchaleros y sigue siendo visitado por Facundo Saravia. Ubicado a la vuelta de SADAIC, siempre fue visitado por muchos músicos como Charly García, León Gieco, Palito Ortega, Juanse, Raúl Lavié, entre otros. Otro de sus visitantes ilustres es Carlitos Balá. La lista es interminable, hasta el Marcelo Gallardo, técnico de River, tiene su mesa reservada en el primer piso. No es el único.

Sobrevivió a la dura crisis gastronómica

Actores y actrices iban siempre después de las funciones. Pero en El Palacio de la Papa Frita le rinden culto a san Martín Bossi. Jorge Lampa, el gerente del local gastronómico contó a BAE Negocios: “Cada vez que Martín Bossi hace un show llenamos todo. El verano pasado se quedó en Buenos Aires y nos fue muy bien. Él y su mamá tienen su mesa lista siempre. El Paseo La Plaza también nos ayuda muchísimo con sus obras. Hasta ahora no abrimos porque sin Tribunales, sin teatros y sin gente en la Ciudad no nos servía, eran más gastos que ganancias”.

El local albergaba en sus dos plantas a 228 comensales, 118 arriba y 110 abajo. Cuenta con 35 trabajadores que en estos meses resistieron como pudieron. Jorge Lampa explicó: “Todos cobramos el ATP y un puchito que nos quedó de la temporada de verano. Apenas arranquemos se irá pagando el medio aguinaldo y el restante de los sueldos que quedaron pendientes. Tenemos una deuda de alquileres, apenas pudimos pagar poco más de un mes de alquiler. Le vamos a estar eternamente agradecido al propietario del local que siempre nos acompañó y nos escuchó. Muchos restaurantes tuvieron que cerrar por no poder pagar. Necesitamos poder arreglar la deuda con Edesur que nos siguió cobrando $100.000 mensuales cuando el local no consumía nada, esperamos solucionarlo. La deuda es de más de $5 millones, pero resistimos”.

El balance de estos siete meses cerrados es simple: “Tuvimos angustia, tristeza, llega el fin de semana, los días de más trabajo y no sabes que hacer. Ver la Ciudad vacía, sin los chicos de las vacaciones de invierno, hasta nos perdimos el Día de la madre, fecha que siempre explota con reservas, pero sabemos que la pandemia es mundial. Nos pone muy feliz poder abrir”, señaló el gerente.  

Bife de chorizo con papas soufflé

Jorge Lampa se enorgullece cuando cuenta cual es el plato más pedido: bife de chorizo con papas soufflé infladas. Cuenta la receta de las papas favoritas y aclara, “te estoy dando la fórmula de la Coca Cola”. “Es toda una ceremonia hacer nuestras papas soufflé, las cortamos tipo española, las dejamos 24 horas en remojo para que pierdan el almidón, luego se fritan en aceite a 80 grados de temperatura, cuando están marcadas, pasan a otro aceite a 180 grados y se inflan. Somos el único restaurante en la Argentina que hace la papa soufflé”. Especialistas en papas tienen muchas variedades: bastón, lome, soufle, pay, rejilla, plomo, española, entre otras.

Saben que con esta apertura que cubre sólo la cuarta parte de la capacidad del local no podrán saldar todas sus deudas, pero será de una gran ayuda. “Nuestro público no come en la vereda, además, hay que lidiar con la inseguridad”, señaló Lampa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *