27 Oct, 2020
 

Buscan que por ley exista la propina sugerida en bares y restaurantes de Mendoza

Fuente: Los Andes ~ La iniciativa fija un monto del 10% de la consumición total y es para beneficiar el trabajo de mozos y mozas provinciales.

Un proyecto de ley busca que mozos y mozas de bares y restaurantes de Mendoza gocen de una propina gastronómica sugerida que figure en las facturas de las consumiciones.

El proyecto presentado por el diputado mendocino Guillermo Pereyra hace hincapié en el monto que será del 10% de la consumición total, que no podrá ser descontado de su remuneración ni de los adicionales que perciba el mismo de conformidad.

La iniciativa contempla además que los ingresos percibidos como consecuencia de esta ley se repartan en partes iguales entre los mozos y todo el personal de cocina.

No obstante, el consumidor podrá solicitar que se elimine la propina sugerida de la factura cuando el servicio fue prestado de modo insatisfactorio o deficiente. El reclamo podrá asentarse en un libro de quejas.

“Si bien el artículo 113 de la ley de Contratos de Trabajo tiene incorporada la propina esta ley sería de ayuda para el consumidor y para el empleado, ya que informaría de forma fehaciente lo que por costumbre es la propina mínima que se paga y facilitaría al consumidor su cálculo, además ayudaría a incentivar al trabajador que se esmeraría en su atención para la propina”, expresó el diputado mendocino.

Llega a Palermo Chico la cuarta edición de FECA

Fuente: AN Digital ~ Será este sábado 27 y domingo 28, en la Plaza República del Perú, entre las 10 y las 21 horas. Habrá un mercado con puestos de cafés notables, foodtrucks, talleres, catas y muchas más actividades. Además, el mate y el té también tendrán su espacio.

CAPITAL FEDERAL (ANDigital) El sábado 27 y el domingo 28 de abril tendrá lugar la cuarta edición de FECA, Festival de Café. La cita es en la Plaza República del Perú (Avenida Figueroa Alcorta y Salguero), de 10 a 21 horas.

Este año, además, se celebra el 135º aniversario de la Confitería Las Violetas, ganador en 2017 del concurso al Mejor Café Notable de la Ciudad. Este ícono del barrio de Almagro que visitaban personalidades como Alfonsina Storni, Carlos Gardel, Roberto Arlt y Aníbal Troilo tendrá una presencia destacada con una recreación de la fachada estilo art noveau de Rivadavia y Medrano.

Habrá un mercado con 25 puestos de cafés notables de la Ciudad, cafés tradicionales y cafés modernos, todos con opciones desde 30 pesos.

Esta cuarta edición de FECA le da la bienvenida al té y al mate con puestos exclusivos de cada infusión para tomar en la feria y con la opción de llevar al hogar o al lugar de trabajo.

También, habrá ocho food trucks con distintos menús dulces y salados, para almorzar o comer algo rico, más allá del café.

En el auditorio los asistentes encontrarán charlas, talleres y cata de café. También, durante ambas jornadas habrá propuestas musicales como bandoneón y violinista tocando piezas en la Plaza.

Los adultos podrán participar por premios respondiendo preguntas sobre cuatro ejes de la alimentación: Conocer, Comprar, Cocinar y Comer. Para los más chicos estará “El Mercadito”, una serie de propuestas lúdicas y participativas realizadas por licenciados en Nutrición para chicos y chicas entre 2 y 11 años.

FECA contará con el acompañamiento de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (AHRCC), que estará presente en el Mercado con un espacio de experiencia sensorial del café.

Según datos de la Cámara Argentina de Café, en 2018 el consumo anual en nuestro país, per cápita, fue entre 0,90 y 1 kilo. Existen más de 60 especies de cafetos en el mundo, pero la más popular con fines comerciales en Argentina es la Arábiga, con preferencia de los cafés de origen brasileño y colombiano.

Agenda de charlas y talleres

Sábado 27

12.00 horas CHARLA Cafés de especialidad y sus características. Oradores: Carlos de Rito y Anabel Escudero (Café Cabrales, departamento Calidad Cabrales). Degustación a cargo de Dionisio Moretti.

12.45 horas CHARLA Café y deporte, doctor Ricardo López Santi, cardiólogo.

14.30 horas TALLER Cómo hacer el café en casa, métodos hogareños / Christian Buritica (Puerto Blest)

15.15 horas CHARLA ¿Algo dulce para el café? Carlos Rava (Cámara de Confiterías/AHRCC) / Héctor Brignole (Confitería El Progreso) y Magdalena Marquevich (cheff patissier de La Marguerite)

16.00 horas TALLER LatteArt / Angela Cho, campeona Exigí Buen Café 2018.

17.00 horas CHARLA Cómo abrir una cafetería: entendiendo el concepto del negocio. Por Sabrina Cuculiansky (directora de las ferias de café y Exigí Buen Café) y el mentor Ernesto Beibe.

18.00 horas CHARLA Desayunos y cafés / Los desayunos de El Gordo Cocina y sus propuestas para maridar con distintos tipos de café.

Domingo 28

12.00 horas CHARLA Los cafés y su historia / Anécdotas y secretos de dos iconos porteños: Las Violetas y La Ideal.

12.45 horas CHARLA Alrededor de un buen café / La arquitectura, el ambiente y el servicio que hacen a una cafetería de especialidad. Por Javier Schulze de Hábito y Fernando Iglesias Molli de Öss Kaffe.

13.30 horas TALLER Cocina con café / Postres dónde el café se vuelve protagonista (ISEHG)

14.15 horas CHARLA El desafío de las cadenas: mantener la calidad y aggiornarse al avance de la cultura cafetera / La experiencia de Tostado Café Club, Tienda de Café e Import Coffee & Co.

15.00 horas CHARLA De la planta a la taza: cómo reconocer un café de calidad / Sabrina Cuculiansky (periodista experta en café).

15.45 horas TALLER Los secretos del tueste para un buen café / Agustín Quiroga (Puerto Blest)

16.30 horas TALLER El espresso perfecto, sobre y sub extracción / Daniel Cifuentes de Lattente

17.15 horas TALLER Coctelería y café, variaciones en la sobremesa. Coordina Sebastián Atienza del Grupo Campari.

18.00 horas CHARLA La sustentabilidad detrás de una taza de café. El grano de café y un mundo más justo. Techi Asplindh (especialista en sustentabilidad) y Germán López (Café Fundador).

Espacios acogedores y con estilo, así son los Wine bars, una tendencia que pisa fuerte

Fuente: Infobae ~ En Buenos Aires y en el resto del país crece la tendencia de los bares especializados para consumir vino de forma más cercana y variada. El diseño y la arquitectura de estos espacios acompañan la propuesta con un estilo que invita a descontracturar y disfrutar de la bebida nacional

El vino, ícono argentino. Bebida que reúne, reconforta, abriga y enamora. Por ella se nos conoce en el mundo, y en las últimas décadas, sobre todo, por haber crecido en cantidad, calidad y exportación. El Malbec, por ejemplo, es asociado directamente a la Argentina, aún siendo de origen francés.

De la mano del esplendor de esta bebida milenaria, en Buenos Aires y el resto del país crece la tendencia de los wine bars. Bares especializados en vinos donde todo -arquitectura, diseño del espacio, decoración y gastronomía- gira alrededor de poder disfrutar de una copa de vino de una manera más descontracturada a la que, anteriormente, estaba asociado este consumo.

“En Buenos Aires crece esta movida, sobre todo en Palermo Hollywood. De a poco el vino gana terreno en donde las cervecerías empezaban a saturar –dijo Marco Ovejero, uno de los dueños del wine bar Ser y Tiempo-. Al ser un producto de mayor valor de elaboración es difícil competir con la cerveza por precio, pero la modalidad ‘por copa’ hace que sea más accesible para quienes quieran darse el gusto sin tener que limitarse por los costos”. El bar, ubicado en Gorriti y Arévalo es una casa de los 70 refaccionada para local comercial.

Un ventanal principal de 7×4 metros es lo que más llama la atención desde el exterior. “Se aprovechó el ventanal y se agregó una gran cava para que se luciera desde afuera. El diseño interior está inspirado en un estilo industrial que mezcla la frialdad del cemento alisado, lámparas galponeras, el hierro y las paredes desgastadas con la calidez de la madera. Los sillones capitoné, muebles vintage y la luz tenue terminan de definir el estilo”. Ovejero explicó que todas las decisiones arquitectónicas y de diseño tuvieron que ver con crear un espacio acogedor: “El vino está relacionado a momentos íntimos y de diálogo, a tomarse el tiempo para poder disfrutarlo. Por eso, el ambiente tiene que invitar a relajarse, a quedarse lo que sea necesario para desenchufarse de la rutina”.

EL wine room Ser y Tiempo, en Palermo Hollywood, tiene un gran ventanal que deja ver la cava de su interior

EL wine room Ser y Tiempo, en Palermo Hollywood, tiene un gran ventanal que deja ver la cava de su interior

Para romper con el típico diseño de restaurante eligieron mesas altas y otras bajas. La propuesta de autoservicio del vino, también, genera un clima descontracturado. Así, los clientes, cuya franja de edad va de los 25 a 70 años y con una mayoría de mujeres, pueden pasearse por el lugar y elegir, por su propia cuenta, el vino que prefieran en varias medidas.

“Los dispensers, Newine, se manejan a través de una pantalla táctil que permiten tener una experiencia completamente intuitiva, dinámica y lúdica. Al seleccionar un vino, además de iluminarse la botella, en la pantalla se puede visualizar fácilmente sus propiedades básicas de ojos, nariz, boca y el tipo de vino que es”.

En Ser y Tiempo uno puede servirse su propia copa de vino de los dispensers Newine, manejados por una pantalla táctil

En Ser y Tiempo uno puede servirse su propia copa de vino de los dispensers Newine, manejados por una pantalla táctil

En un wine bar uno puede tomar una copa de vino sin necesidad de pedir una botella entera, y la bebida que reconforta el espíritu es la protagonista absoluta. “‘Bar’ viene originalmente de ‘barra’ en inglés y define una modalidad comercial de bebidas servidas en mostrador. Nuestra diferencia es la forma en que ofrecemos el servicio: los dispensers de vino por copa permiten que el cliente elija entre 56 etiquetas y se sirva el mismo la medida deseada. La idea es degustar distintos vinos que tal vez no se atrevería a probar si solo se ofrecieran por botella”, detalló Ovejero. Los vinos en este bar están categorizados por estilos enológicos y geográficos, lo cual permite probar y diferenciar distintos vinos regionales y del mundo. “Nuestro espacio es un lugar para vivir una experiencia de la mano del vino y de la música. La carta es intencionadamente acotada y está pensada para acompañar esta bebida, con una buena variedad de los mejores quesos, tapeos y carnes de exportación”, finalizó.

En Cafayate, región salteña donde la tierra sabe a uva y el viento suena a copla, a 40 metros de la plaza principal en una casa de más de 150 años se encuentra el primer wine bar de la ciudad: Bad Brothers, Wine Experience. Agustín Lanús, ingeniero agrónomo, enólogo, dueño del lugar lo describió: “Somos el primer bar especializado en vino. En Europa es algo que se usa mucho, salir del trabajo e ir a tomar una copa de vino. Acá, estaba más pensado para las cervezas; hoy los wine bars son tendencia. La idea es desmitificar el consumo de vino, hacerlo más fácil de tomar, acercarlo a la gente con una propuesta más relajada. Esta bebida te pasea por los distintos lugares, en Argentina tenemos una cantidad de zonas y variedades espectaculares”.

Para ello, se eligió una típica casa de los Valles Calchaquíes: “El corazón de la casa se mantiene intacto, con paredes de adobe de más de un metro de ancho. Lo que hicimos fue ampliar una serie de galerías y un quincho con las columnas tradicionales y el diseño típico de acá. Hay gente que lo relaciona con un estilo toscano otros, sevillano. Para mí es calchaquí y cafayateño con toques modernos y confortables, como un aire acondicionado de exterior que tira una especie de bruma que refresca el lugar en los días calurosos. La decoración es sencilla y minimalista”.

Bad Brothers es el primer wine bar de Cafayate, provincia de Salta. A metros de la plaza principal se puede consumir el vino por copa en una casa de más de 150 años

Bad Brothers es el primer wine bar de Cafayate, provincia de Salta. A metros de la plaza principal se puede consumir el vino por copa en una casa de más de 150 años

Lanús coincide en que en este tipo de bares todo está premeditado para ensalzar la bebida estrella: “La gastronomía está pensada en función de las distintas propuestas de vinos que hay para maridarlos y resaltarlos. No concibo un wine bar sin una gastronomía acorde a ellos. Creo que todo debe girar alrededor de un ambiente relajado, con buena música. Después del trabajo podés venir a tomar una copa de vino. Así pensamos nuestro wine bar, donde ofrecemos toda la línea de vinos de la bodega Agustín Lanús Wines, y donde tenemos una gastronomía estilo ‘platos bebés’ con productos regionales especialmente pensados para maridar los vinos”.

La gente puede consumir los diferentes vinos e incluso hacer su propio blend: “Tenemos unos tanques chiquititos para hacer tu propio Mataca (Malbec, Tannat, Cabernet). Hacés vos el corte, lo pones en una botella y lo encorchas. Diseñas tu propia etiqueta y te la llevas a tu casa”. Y finalizó: “El vino es cultura, es relajarse, pasarla bien, se trata de gente que le gusta probar distintos platos y sensaciones para el paladar. Un público ávido de nuevas experiencias, que le gusta viajar y conectarse con la gastronomía”.

Pablo Colina, sommelier y socio de VICO Wine Bar, coincidió con que se trata de una tendencia mundial que está instalándose en Argentina, principalmente en las grandes ciudades. “La respuesta del público es contundente, la idea encanta. Insistimos, siempre, en que no se necesita saber de vinos. La idea es que cada uno se sorprenda, que viva su experiencia como se sienta más cómodo, que disfruten del placer del vino sin presiones, de forma descontracturada”. Y explicó que la oferta de estos bares es amplia, con diferentes estilos y propuestas: “En todos se apuesta a dar a conocer el vino y dar la posibilidad de degustarlo por copa. Las zonas de mayor concentración en Buenos Aires son Palermo, Recoleta, Villa Crespo, San Telmo y el centro”.

Con respecto a su público, Colina explicó que en la sucursal de Villa Crespo la gente fue especialmente a ver de qué se trataba y, naturalmente, se acercó más gente del mundo del vino. “Después quisimos abrir el juego a otros perfiles para que fuera más inclusivo. En Palermo vimos una buena oportunidad para seguir creciendo. Recibimos diariamente grupos de amigos, parejas, gente que se junta a tomar una copa luego de su jornada laboral. Quisimos acercarnos al público en un polo gastronómico, con mucha presencia de turismo, también un público más joven y cercano a la movida de las cervecerías”.

El wine bar VICO, apostando a la movida, abrió sus puertas en Villa Crespo y luego desembarcó, también, en Palermo

El wine bar VICO, apostando a la movida, abrió sus puertas en Villa Crespo y luego desembarcó, también, en Palermo

Con respecto al equipamiento e interiorismo, se conectaron los materiales en bruto de la estructura del lugar haciéndolos jugar con materiales nobles y de carácter. “La idea fue crear un espacio de disfrute nocturno. Se utilizó madera teñida y tratada con fuego, metal en crudo, y colores como el azul oscuro para representar la noche y el dorado, la elegancia y calidad. La barra de terrazo negro moldeado tiene agregado de bronce y un frente de corcho lustrado. Y luces puntuales para lograr una escena más dramática”.

Y concluyó sobre el diseño: “En VICO se contrapone dos ideas, la de la brutalidad de los materiales en su estado natural con lo elaborado, pulido. Como si se tratara de una cava, se eligieron materiales en bruto como el ladrillo, la madera quemada y cubierta en aceite, el hierro y distintos tonos de cementos alisado. Todo en un espacio atemporal en donde al ingresar se pierde el sentido del tiempo y se despierta la vista, olfato, y tacto para convertirse, al menos por un momento, en pequeños catadores”.

La ciudad costera de Mar del Plata también se sumó a la movida. Desde allí, Juan Rodríguez, uno de los socios de Cava Federal, habló sobre la tendencia. “La categoría se está desarrollando muy bien. Si bien es una ciudad muy fuerte en la cerveza artesanal, el consumo de vinos por copa viene siendo otra alternativa. Nosotros hablamos de ‘bar de vino’. Lo decimos en castellano para revalidar esta industria nacional tan importante. Y, además, porque la gran mayoría de los productos que ofrecemos son nacionales”.

Mar del Plata, también, tiene su bar de vinos: Cava Federal. El lugar procura congregar gente de todas las edades y para ello tiene espacios para todos los gustos

Mar del Plata, también, tiene su bar de vinos: Cava Federal. El lugar procura congregar gente de todas las edades y para ello tiene espacios para todos los gustos

El lugar, que convoca tanto a jóvenes como adultos, tiene una arquitectura acorde. “Tenemos tres espacios bien definidos. El primer piso es más cómodo: con tu mesa y sillas bajas y un camarero que atiende de manera personal. El patio es la opción desestructurada, donde van principalmente los jóvenes. Cuenta con unas gradas con almohadones que están tomando mucho protagonismo. Los fines de semana, y a partir de los jueves, va mucha gente y es lindo ver como a la 1 am hay gente consumiendo vino. Y la planta interior, al entrar al local, es como una unión entre el primer piso y el patio. Hay mesas altas, banquetas”.

El objetivo fue crear un espacio relajado donde gente de todas las edades pueda disfrutar de un momento agradable y, principalmente, probar opciones de copas de distintas zonas vitivinícolas del país. “Tenemos 7 máquinas Newine, y cada dispenser tiene 8 picos. Por lo tanto, son 56 opciones de vino por copa y otras 140 opciones de vino por botella. Se trata de un lugar de encuentro para disfrutar el vino, de manera más personal, acompañado por una gastronomía acorde”, finalizó.

¿Por qué el café es tan malo en Buenos Aires?: el interrogante que inquieta a la BBC

Fuente: Infobae ~ Según la prestigiosa publicación británica, la capital de la argentina tiene las cafeterías más bellas, pero lo que se bebe allí es “feo”

Primero fue la polémica por el fernet, calificada como la bebida “más intomable del mundo” por Market Watch y como un “desagradable jarabe”  por CNN. Y ahora la controversia parece haberse originado en torno al café. Sucede que la BBC puso la lupa sobre una de las infusiones preferidas de los argentinos y llegó a una conclusión que reflejó con una pregunta: ¿Por qué el café es tan malo en Buenos Aires, la ciudad de las cafeterías más bellas?

De acuerdo al corresponsal Daniel Pardo, que se presenta como “colombiano y riguroso consumidor de café”, los productos que sirven los bares más populares de la Capital Federal dan “escalofríos”. “Es, en una palabra, feo“, adjetivó.

En su artículo publicado en la edición mundo de la prestigiosa cadena de noticias británica, hizo hincapié en el contraste que ofrecen cafeterías emblemáticas llenas de leyendas y detalles artísticos únicos en la región con la calidad de lo que allí se sirve. “Son reliquias de un país que ya no existe: la Argentina potencia de primera mitad del siglo XX”, analiza.

Fundamenta su impresión en las opiniones de la experta Florencia Migliorisi, quien asegura que en la mayoría de los locales gastronómicos argentinos a la hora de elaborar un “feca” no se eligen cuidadosamente las cantidades de café y agua, no se cumplen los tiempos de extracción y tampoco se le presta mucha atención a la higiene de las máquinas.

Sergio Mazzitelli, otro consultor reconocido que fue consultado por la BBC, aportó: “La falta de conocimientos culinarios y el oportunismo comercial han hecho una fusión que dio como resultado mucho de lo que conocemos actualmente en el rubro”.

Café Tortoni, uno de los locales más bellos de Buenos Aires (Guille Llamos)

Café Tortoni, uno de los locales más bellos de Buenos Aires (Guille Llamos)

Pese a la tradición de los porteños de sentarse en una mesa de bar tanto para resolver cuestiones laborales como para pasar un rato con amigos simplemente conversando de la vida, la Argentina no es un gran consumidor de café: según la Cámara local, el promedio anual por persona es de 1 kilo, una cifra que se encuentra muy por debajo de lo que sucede en Brasil (6 kilos), Costa Rica (3,6 kilos) y Colombia (1,4 kilos). El promedio mundial es de 4 kilos.

“En las cafeterías nunca se le dio importancia al café, sino a la reunión y al espacio físico. Es un espacio para confesarse, para pensar, para enamorarse, para escribir, para componer, sin importar la bebida”, explicó Carlos Cantinim, autor del blog Café Contado. Para entender el origen, recuerda que “muchos de los inmigrantes europeos que vinieron a finales del siglo XIX eran hombres solos que vivían en residencias y, al ser una ciudad sin espacio verde, la cafetería se convirtió en el lugar para compartir, en la sala de la casa; eso dio pie a los tangos y a un espacio con una mística muy propia”.

En Palermo hay nuevas propuestas que se destacan por la calidad de sus productos (Foto: Lab tostadores de Café)

En Palermo hay nuevas propuestas que se destacan por la calidad de sus productos (Foto: Lab tostadores de Café)

Pese a las críticas, hay un nicho de cafeterías de autor modernas que quieren cambiar la visión internacional. Son espacios donde se utilizan productos artesanales y sus baristas son capacitados para cuidar todo el proceso desde el tostado hasta que procesa y se sirve en una taza en un bar.

Dueños de bares y restaurantes dicen que los consumidores “gastan menos”

Fuente: La Capital ~ “La gente sale más, pero gasta menos, y es por eso que el ticket promedio de consumo nos da más bajo”, explicó el titular de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica de Rosario, Carlos Mellano.

El titular de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica de Rosario, Carlos Mellano, aseguró que los rosarinos, frente a las restricciones que impone la crisis económica, se las ingenian para cambiar sus hábitos de consumo cuando concurren a bares y restaurantes de la ciudad.
El empresario referente del sector manifestó que el consumo que queda registrado a través de los tickets “es mucho más bajo” debido a que la gente “si bien sale, comparte y achica gastos”.

En declaraciones al programa “Zysman 830” que se emite por La Ocho, Meliano sostuvo: “Vemos una realidad importante en los últimos meses. El consumidor decide salir a comer afuera, pero vemos que ha cambiado el comportamiento y eso lo detectamos en los tickets”.
En ese sentido, expresó que “un cliente puede desayunar o merendar con café con leche y media lunas o tostado. Pero lo que vemos es que ese consumo es compartido. Entonces, el tickets promedio nos da más bajo”.

Salida económica. “Nosotros hacemos el siguiente análisis: la gente sale mucho porque desea el esparcimiento, pero al momento de consumir, restringe gastos o modifica hábitos. En lugar de salir a almorzar, prefiere merendar, y en lugar de cenar opta por tomar una café o una cervecita antes”, agregó Meliano.

El rubro gastronómico-hotelero sufre los embates de la crisis. Una encuesta realizada en marzo en 65 establecimientos revelaba que en Rosario la actividad había caído un 60 por ciento. Además, el 90 por ciento de los titulares de esos emprendimientos consideraron que la situación “era mala” o “regular”