“Mozo, la cuenta”, la frase que volvió a escucharse después de 70 días en bares y restaurantes de Mendoza

Fuente: Clarín ~ A toda prisa para cumplir con el protocolo sanitario y con gran expectativa, muchos dueños de restaurantes, bares y cafés de Mendoza abrieron sus puertas al público, después de 70 días de pandemia de Covid-19​.

“Estábamos ansiosos por volver a la rutina del café”, dijo Marcelo, un ingeniero, que junto a su mujer Verónica, fueron los primeros clientes del café de su barrio en Guaymallén El sector gastronómico de Mendoza​ está en situación desesperante, desde que se cerraron las fronteras y se fueron los turistas extranjeros. “Queremos abrir pero con las restricciones no creo que facturemos más que el 25% de un mes habitual, dice Raúl Roitman, dueño de la cadena de pizzería Zitto.

Los locales pueden funcionar de 7 a 23 horas y con el 50 por ciento de la capacidad de mesas en el salón. No puede haber más de 6 comensales por mesa. Los clientes deben ingresar con barbijos y es obligatorio realizar una reserva para que cada local pueda constatar quiénes serán las personas que ingresan y poder hacer un seguimiento epidemiológico en caso de un contagio.

Los clientes de los restaurantes deben llenar una declaración jurada con sus datos y la certificación de que no tienen sintomatología sospechosa de Covid-19, que no han estado fuera de la provincia ni que conviven con alguien que lo haya hecho. Y el responsable de la reserva debe completar un registro con los datos de las personas que lo acompañan.

El incumplimiento de cualquiera de las disposiciones del protocolo implica multas de hasta 5 mil pesos para los clientes y de 50 mil pesos para el comercio.

Los bares de calle Arístides Villanueva, que concentran a un público adolescente y joven, están preparando su apertura: “Antes solo abríamos de noche. Estamos estudiando cómo adecuarnos al nuevo horario hasta las 23 horas. Pero es una noticia super alentadora poder volver. Ya tenemos reservas”, dijo Pablo Blat, dueño de Basilika Bar. Su local está acondicionado con las exigencias del protocolo sanitario: la separación de 2 metros entre las mesas, alcohol en gel, desinfectante, termómetros y barbijos para el personal.

Algunos locales optaron por clausurar mesas directamente y que se permita que los clientes se sienten de manera alternada. Para los bares y cafés no hace falta reservar. En el caso de los restaurantes quién realice la reserva debe coincidir su terminación de DNI con los días habilitados para salir. Los DNI que terminen en 1,2,3,4 y 5 pueden reservar en un restaurantes los lunes, miércoles, viernes y hasta las 14 del domingo. Y la finalización 6,7,8,9 y 0, los martes, jueves, sábados y la tarde del domingo.

El gobernador Rodolfo Suarez explicó que la persona que hizo la reserva es “el responsable del grupo” en caso que haya algún problema o que en un futuro se detecte que en ese lugar hubo un contagio pero aclaró: “No es necesario que todos los que concurran tengan todos la misma terminación de documento”.

Los locales de comidas que funcionan dentro de shoppings y centro comerciales estarán habilitados para trabajar solamente si tienen salida al exterior o espacios abiertos.

El resto de los locales comerciales (ya sea los que no son gastronómicos o aquellos que lo son y no tienen salida al exterior), no estarán habilitados a abrir todavía, al menos en esta etapa.

Si bien la Nación oficializó el lunes el decreto para la reapertura de shoppings en Argentina, en Mendoza el Ejecutivo provincial deberá redactar su propio decreto para regular el regreso de estas actividades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *