Los dueños del mítico restaurante Cipriani de Nueva York buscan traer la marca a Buenos Aires

Fuente: Infobae ~ Comenzaron a estudiar posibles lugares para abrir un establecimiento como el que ya funcionó hasta el 2002 en el barrio de Recoleta

Tras haber comenzado las obras para instalar un complejo de residencias y casino en Punta del Este, la emblemática marca gastronómica Harry Cipriani busca ahora desembarcar en la Ciudad de Buenos Aires.

En realidad, la intención es regresar a la capital argentina donde hasta el 2001 estuvo presente con un restaurante top ubicado en aquellos años en la esquina de las calles Posadas y Libertad, del barrio de Recoleta y que debió cerrar por la crisis económica y financiera que sacudió al país tras la caída del gobierno de Fernando De la Rúa.

Si bien el escenario actual no es similar, la Argentina sufre las consecuencias de la recesión, la alta inflación, los vaivenes del dólar y las pobres variables macro que obligaron al gobierno de Mauricio Macri a acudir al auxilio del Fondo Monetario Internacional (FMI) para poder sobrevivir.

De hecho, una gran cantidad de bares y restaurantes ubicados en los principales polos gastronómicos porteños han tenido que cerrar sus puertas por el impacto negativo que el actual escenario tuvo en sus negocios.

De todos modos, los propietarios de Cipriani, que opera varias sucursales en las principales ciudades del mundo, ya comenzaron la búsqueda del lugar que, se supone, durante este año, albergará al nuevo restaurante Harry Cipriani en Capital Federal, al estilo del más notable ubicado en la Quinta Avenida y la calle 57 de Nueva York, frente al Central Park.

El objetivo es restablecer las actividades en una ciudad en la que consideran importante estar para complementar el millonario proyecto inmobiliario que el grupo encaró en Punta del Este, con una inversión de u$s450 millones para renovar el Hotel San Rafael del balneario uruguayo.

Con esa tarea ya comenzaron con las obras de demolición del histórico complejo hotelero luego de que la justicia uruguaya permitió el inicio de las obras y rechazó un pedido en contra de un grupo de vecinos de Punta del Este en contra de la construcción del emprendimiento.

El liderazgo de las obras en el Hotel San Rafael recae sobre Giuseppe Cipriani, nieto del fundador del mítico Harry’s Bar de la ciudad italiana de Venecia y CEO del Grupo Cipriani, que opera restaurantes, residencias de lujo, hoteles y resorts alrededor del mundo.

En el balneario uruguayo construirán el Cipriani Ocean Resort and Club Residences, cuya primera fase incluye 70 habitaciones de hotel, 75 apartamentos privados y casino y que el año próximo pondrá a la venta 90,000 metros cuadrados de residencias adicionales.

El desembolso inicial para este lujoso emprendimiento llega a los u$s180 millones para luego aportar otros u$s270 millones que se destinarán a completar el proceso de modernización del Hotel San Rafael.

Los inicios de este grupo internacional se remontan a 1931 cuando Giuseppe Cipriani inauguró el Harry’s Bar de Venecia y luego sus hijos y nietos expandieron la marca y el negocio al resto del mundo además de abrir restaurantes de primer nivel en varias capitales.

En el caso del que funcionó en Buenos Aires hasta el 2002, fue un lugar elegido por importantes personalidades de la política, empresarios y miembros del mundo del espectáculo local. Sus años de mayor éxito fueron durante el boom de consumo memenista en la década de los 90.

Para abrirlo, la familia Cipriani se asoció en ese entonces con el empresario Nicolás Maccarone, dueño en ese entonces del shopping Patio Bullrich y con el abogado Marcelo Open quien, tras el cierre del restaurante pasó a controlar los dos locales de cafetería que también se habían instalado en Patio Bulrich y Paseo Alcorta con la marca Cipriani Dolce.

Luego de la debacle del 2001, los tres locales cambiaron de dueños y de nombre y varios de quienes trabajaron allí fundaron el restaurante Sottovoce.

Pero la historia de Cipriani en el país también tuvo su punto trágico, con la muerte de Enrico Zampietri, un veneciano radicado en Buenos Aires que fue socio de la familia italiana en el restaurante del barrio de Recoleta.

Fue encontrado muerto de un disparo en la cabeza en el palier privado de su departamento situado sobre la calle Libertad, entre Posadas y Libertador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *