Gastronomía y turismo baratos explican la “invasión” chilena

Fuente: Ambito ~ Más de 20.000 trasandinos llegaron a Mendoza en auto durante el fin de semana, atraídos por un cambio favorable y mejores precios.

Largas colas de autos, horas de demora para pasar la frontera y una multitud de turistas que buscaban cruzar la Cordillera para pasear y hacer compras. La imagen, con las montañas nevadas de fondo, no es inédita. Lo que sí resulta novedoso es que en lugar de ser argentinos yendo a Chile, el fenómeno fue a la inversa. Atraídos por la devaluación del peso, más de 20.000 chilenos llegaron a Mendoza por tierra para disfrutar de su fin de semana extra largo por las fiestas patrias. Si bien rubros como la tecnología y la vestimenta continúan siendo más económicos en el país trasandino (la brecha se achicó considerablemente), la gastronomía argentina y los precios en los supermercados resultan más accesibles para los visitantes extranjeros. La diferencia también es notoria en vinos y espectáculos.

A principios de año, un peso argentino cotizaba a 33 pesos chilenos; ahora, producto de la devaluación, cayó a 18 pesos. Es decir que, más allá de la inflación, el cambio favorece a los chilenos. Y eso puede verse si se comparan distintos productos de supermercado. Comprar pan lactal, gaseosa y cervezas es más económico en Mendoza que en Santiago. Lo mismo ocurre con el champú, el aceite de girasol y el pollo fresco. Los comercios gastronómicos serán, de todas formas, los más beneficiados por el aluvión chileno. Comer un bife de carne con papas fritas es más barato en un bodegón de Mendoza (y más completo) que en un restaurante de Santiago y también tomar una pinta de cerveza en un bar. Pedir una pizza para llevar mantiene la misma tendencia.

“La gastronomía es más conveniente para los turistas chilenos. Hay una diferencia de entre el 20% y el 30% en los mismos segmentos. Pasa lo mismo con la hotelería: en Mendoza tenemos unas 36 mil plazas ocupadas. En ese sentido, tanto para comercios como gastronomía, la devaluación fue favorable. Porque además, con este dólar, los mendocinos ya no cruzan a comprar a Chile”, contó a Ámbito Financiero Alfredo Cecchi, presidente de la Federación Económica Mendoza (FEM). Justamente desde la FEM, en conjunto con el sector de Turismo de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, buscan implementar un plan integral para posicionar a la provincia para el turismo de compras y fomentar acciones que ayuden a los comercios minoristas.

“El lunes (por hoy) haremos un seminario en Luján de Cuyo. La intención es dinamizar la economía en su conjunto: en el caso de comercio y turismo, 1 + 1 es igual a 3. Porque tratamos de sumar las economías regionales a la cadena de la gastronomía y el comercio. En cuanto a la ventaja competitiva de tener una moneda alta, debemos trabajar para sostener esa competitividad. Otros parámetros, como los impuestos y las altas tasas, con pocos créditos al sector pyme, no son competitivos”, agregó, por su parte, Diego Navarro, vicepresidente 1° de CAME.

La balanza se inclina en favor de Chile en el rubro tecnología, aunque la diferencia de precios entre ambos países se achicó con respecto a meses anteriores. Un televisor de 49” es $3.000 más barato al cruzar la Cordillera, mientras que un celular resulta unos $2.000 más económico. Con la ropa y las zapatillas sucede algo similar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *