Coronavirus: el marido de Pampita se encargó del delivery de su restaurante

Fuente: La Nación ~ Este inédito aislamiento obligatorio por la pandemia del coronavirus hizo que los restaurantes deban cerrar sus puertas, pero muchos de ellos están intentando sobrevivir con el sistema de envíos a domicilio . Este es el caso del local que tiene en Palermo -junto a otros socios- el marido de Pampita Ardohain, Roberto García Moritán . Como el lugar se especializa en venta de pescado, hicieron menús pensados para celebrar la Pascua . Las especialidades incluían combos para dos, tres y cuatro personas. El clásico de la casa, el ceviche, fue el centro de todos los pedidos.

Desde su cuenta de Instagram, el propio García Moritán contó cómo estaban trabajando en la cocina (todos con barbijos, por supuesto) y él mismo se filmó cumpliendo uno de los roles de este plan: el del delivery. Con un tapaboca hecho por Pampita y un pañuelo al cuello, García Moritán subió los pedidos al baúl de su auto y se dedicó a hacer los repartos. Al final, remató con un cartel: “Misión cumplida”. Los clientes agradecieron en sus redes sociales, con fotos de las comidas. Una de ellas fue su ex, Milagros Brito.

Consultado por LA NACION, García Moritán contó que como ellos nunca hacen delivery, tuvieron que ponerse al hombro esa tarea. “Por suerte, la gente se animó a pedir. Cada vez que hacemos algo, como la marca de Gastón (Acurio, el chef) es muy fuerte, la gente nos acompaña. Fue una experiencia nueva para nosotros porque no hacemos envíos a domicilio. Eso tiene una lógica diferente y una complejidad. Hay que incorporar logística, el manejo de los tiempos es más delicado… Pero nos fue muy bien, estamos muy contentos, a tal punto que lo vamos a repetir el fin de semana que viene porque esto parece ser algo que va a durar. Tenemos muchos empleados, una estructura grande y debemos resolverlo de alguna manera “.

Contento por salir de su casa, el marido de Pampita tomó todos los recaudos para hacer los repartos. “Me gustó hacerlo porque entendí el negocio desde otro lugar. Estando en la calle, te das cuenta de los tiempos y de las cosas que pueden pasar. Por ejemplo, me llamó mucho la atención que algunos no dejaban propina. Yo tenía un sistema como se hace en la iglesia: cuando llegaba a las casas con el pedido, les estiraba una bolsa y ahí me ponían el dinero. Pero me daban justo, asumían que la propina ya estaba incluida”.

El uso del tapaboca no era novedad para Moritán ya que desde la ONG donde participa, Asociar, recomendaban su uso hace varios días, antes de que se comenzara a hablar del tema como algo necesario. Pampita, incluso, le hizo varios para que llevara en su recorrido. “Tenía muchos barbijos y me los iba cambiando, me cuidé y también nos cuidamos durante la elaboración de los alimentos. En la cocina, estaban todos protegidos”. Y aunque el fuerte del menú de su restaurante es el pescado crudo, él asegura que cumplen todos los requisitos. “Es verdad que el producto crudo tiene riesgos, pero por eso hay que consumirlos en lugares conocidos por su calidad.”

Este fin de semana, cuando vuelvan a programar las entregas a domicilio, Moritán volverá a salir al ruedo. “Quizás me busco otra función, atender el teléfono por ejemplo, para seguir aprendiendo. Nosotros tenemos muchos empleados, hay algunos que no se sienten seguros y no van a trabajar y los respetamos. Pudimos aguantar marzo sin movimiento en el local, pero la verdad es que necesitamos producir para mantener a las sesenta familias a las que le damos trabajo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *