En Vicente López, volvieron los foodtrucks al Paseo de la Costa

Fuente: Clarín ~ Funcionarán durante toda la temporada y están distribuidos en cuatro puntos, en las intersecciones de las calles Arenales, Lavalle, Urquiza y avenida Alfonsín, entre Roca y Melo.

Desde su reapertura en julio, el Paseo de la Costa de Vicente López se consolidó como el lugar más elegido por los vecinos para disfrutar de las salidas al aire libre. Por esta razón, y de cara al verano 2021, el Municipio de Vicente López amplió sus propuestas y autorizó la vuelta de los food trucks al predio: una modalidad gastronómica que se había convertido en furor durante los últimos años. javascript:false

Con vista al río, mesas en la calle y variados menús, funcionarán durante toda la temporada y estarán distribuidos en cuatro puntos a lo largo de los 2,5 kilómetros que cuenta el espacio. Las intersecciones elegidas para ubicar a los pequeños patios de comida son Arenales, Lavalle, Urquiza y avenida Ricardo Alfonsín entre Roca y Melo.

De lunes a viernes, los puestos funcionarán en el horario de 17 a 23 mientras que los sábados y domingos lo harán de 12 a 24. Las medidas de prevención al coronavirus las impone cada comercio gastronómico. No obstante, la mayoría se basa en la utilización de alcohol en gel, barbijo o tapabocas hasta recibir el pedido y desinfección de los espacios a usar para consumir los alimentos.

Los food trucks del Paseo de la Costa, con distanciamiento social y protocolo.

“La cantidad de mesas para cada uno no está estipulada. Es decir, no hay restricción en ese sentido. Lo único que se les pide es que no se obstruya el paso y que mantengan una distancia prudencial entre unas y otras”, explican fuentes municipales acerca de esta iniciativa que busca impulsar a los locales de gastronomía barriales que se vieron fuertemente afectados durante la pandemia.

Y agregan: “Si bien no hubo aumento en cantidad de visitantes al lugar a causa de los food trucks, sí nos notificaron sobre un gran crecimiento en el consumo de sus productos. Los comerciantes están contentos y hay una buena reciprocidad por esta habilitación que los permite volver a trabajar con tranquilidad en el paseo costero”.

Según los vendedores, es una gran oportunidad para aumentar las ventas dado que se trata del predio más concurrido de zona Norte. “Además tenemos mucho más espacio para trabajar y los riesgos de contagio son mucho menores a estar trabajando adentro del local. A menos que haya un brote de contagios, estimamos que vamos a seguir con esta modalidad hasta febrero”, comparte uno de los empleados de un food truck que vende comida rápida.

En este sentido, cabe señalar que las medidas de prevención al coronavirus han sido modificadas en el Paseo de la Costa desde su reapertura hasta la fecha. La cronología empieza en marzo cuando cerró por primera vez luego de años de funcionamiento. A fines de julio volvió a levantar sus barreras con un estricto protocolo que consistía en el tomado de temperatura, la colocación de alcohol en gel en las entradas y dos zonas divididas: una para actividades recreativas y otra para deportivas.

Actualmente, sólo se exige la utilización de tapabocas (a menos que se esté realizando actividad física) y está prohibido el acceso a los baños y bebederos. También se incorporaron 20 tótems sanitizantes, uno por cuadra, que funcionan como dispenser de desinfectante a lo largo de todo el recorrido del lugar.

“La idea es que los food trucks puedan trabajar durante todo el verano siguiendo los protocolos pertinentes. Tenemos confianza en ello. Sin embargo, todo dependerá de cómo se desarrolle la pandemia durante estos meses y siempre teniendo en cuenta las nuevas medidas que puedan llegar a disponer la Provincia de Buenos Aires en relación a la emergencia sanitaria”, concluyen desde el Municipio.

La mayor problemática del Paseo: la gente continúa metiéndose al río a pesar de su prohibición

Aunque todo el predio está rigurosamente vigilado -no sólo por el coronavirus, sino para evitar situaciones de inseguridad- hay una problemática que todos los años resurge: a pesar de que rige una prohibición de ingreso a las aguas (según Dto. N°5695/94 de PBA), los vecinos continúan metiéndose al río.

Con la llegada de las altas temperaturas, el fenómeno se acrecienta áun más. Durante el último fin de semana, donde las temperaturas rondaron los 30°, vecinos de la zona se acercaron a las orillas tanto para refrescarse como para nadar. 

Un hecho que resulta preocupante dado que la mayoría se mete hasta 40 metros desde la costa en una playa que no está habilitada ni cuenta con guardavidas en caso de un accidente.

“Nosotros somos los que damos aviso en caso de ver personas metidas en el río, pero es responsabilidad de prefectura alertarlos y sacarlos”, explican desde Defensa Civil. Fuentes de la Comuna agregan: “No obstante, el Paseo cuenta con una Unidad Ciclista donde bañeros recorren el predio en bicicleta para auxiliar ante ataques cardíacos. Pero no son ellos quienes controlan los ingresos al agua”.

La contracara de la reapertura de los bares en la Ciudad de Buenos Aires: la situación de los food truck

Fuente: El Intransigente ~ El presidente de la Cámara Argentina de Negocios Móviles, Sergio de Acha, habló con El Intransigente.

Luego de que durante el pasado fin de semana se permitiera la reapertura de los bares en la Ciudad de Buenos Aires, la contracara es la situación de los food truck. En ese marco, el presidente de la Cámara Argentina de Negocios Móviles, Sergio de Acha, habló en exclusiva con El Intransigente. “Por ahora, la situación es que no se nos está teniendo en cuenta, es una pena, porque se han hecho para trabajar al aire libre”, lamentó.

En esa línea, Sergio de Acha agregó que “es hasta una alternativa inusual para los gastronómico para explotar sus propuestas dentro de los mismos, y todavía no se otorgaron permisos más allá que desde algún que otro municipio, la mayoría están abocadaos a pensar en otras cosas, más que a garantizar las actividades comerciales a través de los food truck, sería muy positivo para todos”. https://elintransigente.com/2020/09/horacio-rodriguez-larreta-defendio-la-reapertura-de-los-bares/embed/#?secret=KKJKfBGPuT

Acerca del no otorgamiento del permiso luego de habilitar los bares, expresó que “lo ideal sería que lo otorguen, creo yo que por ser una actividad bastante nueva, la cual no esta tan en conocimiento de las autoridades para poder utilizarlas con las herramientas que tienen, nosotros tenemos un protocolo revisado hace más de dos meses que fue revisado por autoridades de la Ciudad de Buenos Aires”.

En ese sentido, dijo que “si bien no firman la autorización de ningún protocolo, sí nos dijeron que estaban revisados y bueno, creo yo que pasó por el conocimiento, por no asumir los riesgos como quizás asume Vicente López que asume ahora con el autocine”. Al respecto, opinó que “es un error de falta de visión con esta parte de desarrollo, proyección y mantención de las actividades y las familias, de buscar alternativas”.

Para finalizar, Sergio de Acha habló sobre la cantidad de trabajadores que están involucrados en la actividad de los food truck. “Directamente más de 6 mil personas e indirectamente tenemos toda la industria de todo lo que conlleva todo lo que es packaging, indumentaria, todo lo que tiene que ver con la papelera, indirectamente todo lo que es productos gastronómicos, es bastante”, declaró.

La situación de los food trucks

Fuente: El Intransigente ~ Las consecuencias económicas por causa de la pandemia mundial de coronavirus y la cuarentena estricta, generan problemas en varios sectores. En ese marco, Sergio de Acha, de la Federación Argentina de Kiosqueros (Fedarki), habló al respecto. A través de una entrevista exclusiva con El Intransigente, habló sobre la situación de los llamados food trucks si se extiende el aislamiento social.

“La situación para nosotros es muy, muy delicada, porque, como sabemos, no hay eventos y los food trucks trabajan en lugares donde se reúnen gente. Por ese motivo, las familias la están pesando bastante mal y estamos a la espera de si nos pueden otorgar un espacio al aire libre o algo en ese sentido. Pero hasta el momento, como está la situación del coronavirus, no se está prestando demasiada atención”, analizó.

Acerca de la cantidad de personas que se dedican a esta especialidad, señaló que “desde el comité de la Cámara Argentina que tenemos, hay más de 3 mil food trucks. Con, dos, tres personas por truck da aproximadamente 6 mil personas que trabajan directamente en el sector. Y con todos los accesorios, son más familias, todo lo que tiene que ver con insumos y lo que involucra la industria”.

En esa línea, el integrante de Fedarki agregó que “lo que estamos tratando es que nos presten atención. Aunque sea para ver de ofrecer productos de primera necesidad y poder trabajar en la misma situación que están la feria de la Ciudad en todo el territorio nacional. Pero viene bien que existan lugares que brinden servicios de primera necesidad y estar al aire libre y poder trabajar”.

Para finalizar, habló acerca de la posibilidad de poder acceder a algunas de las ayudas que está brindando el Gobierno nacional. Sobre ello, Gabriel de Acha declaró que “en la gran mayoría de los casos, los colegas no lo pudieron gestionar. Tuvieron trabas y no, no les sirvió mucho”. Cabe recordar que todavía no se definió si la tercera vuelta del IFE será para todos aquellos que lo cobraron las dos primeras veces. 

Food trucks. El negocio de moda que cayó en desgracia

Fuente: La Nación ~ En todo el país hay cerca de 2000 trucks que venden mayoritariamente comida y están detenidos en garajes desde hace semanas. Y es que este sector, que supo tener un boom entre 2017 y 2018, se encuentra particularmente golpeado, ya que su facturación está asociada a los eventos masivos que fueron cancelados previo a que se estableciera la cuarentena por el coronavirus y que seguramente tardarán más tiempo en volver que otras actividades, incluidos los restaurantes .

“El día en que el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, suspendió los eventos masivos (el 12 de marzo pasado) era el recital de Maroon 5 en el Campo Argentino de Polo y 16 negocios móviles tuvimos que suspender nuestro trabajo con la consiguiente pérdida de la mercadería comprada. También estaba Expo Agro en San Nicolás y se tuvo que terminar un día antes con la pérdida correspondiente, ya que nosotros pagamos por trabajar en un lugar o evento”, recordó Sergio de Acha, presidente de la Cámara Argentina de Negocios Móviles. Coronavirus hoy en Argentina: cuántos casos se registran al 1 de Mayo

Y no solo tuvieron esas bajas inmediatas sino que para los siguientes días también estaban programados el Lollapalooza, un recital de Metallica y el de Kiss. “Son todos eventos que se suspendieron, más todas las ferias en las plazas de Capital Federal y provincia de Buenos Aires. Todo se suspendió por completo y hay una incertidumbre total acerca de cuándo se va a poder reunir la gente por lo que corre peligro nuestro trabajo”, agregó. Según de Acha, en la ciudad de Buenos Aires hay 77 trucks habilitados y en el país habría unos 2000 operativos, con lo cual hay unos 6000 puestos de trabajo en riesgo, ya que se calculan tres empleos directos por camión.

Por su parte, Adriana Corigliano, presidenta de la Asociación Argentina de Gastronomía Móvil (Asargam), dijo que sus 16 asociados están en peligro. Ella tiene un emprendimiento que se llama “Morfables 21”, un food truck atendido por jóvenes con síndrome de down entre los que se encuentra su hija.

“Los food trucks no entramos en ninguna medida que escuches. Cuando no tenés local es muy complejo. Yo tengo dos chicas que cocinan y dos chicos con síndrome de down que atienden, todos sin trabajar, y aparte hacíamos caterings, que es otro trabajo que no se sabe cuándo volverá. Y, mientras tanto, sigo pagando Afip, el seguro gastronómico, el del food truck y el garaje para mantenerlo guardado”, explicó.

En tanto, Maite Gonzalez Poljak, del food truck D&D, sumó que muy pocos camiones ofrecen un servicio de delivery como para subsistir y que para la vuelta a la actividad están pensando en trabajar directamente con los municipios en vez de dedicarse solamente a los eventos privados.

En este sentido, el productor gastronómico Pablo Erli dijo que en los Estados Unidos las empresas de food trucks están proponiendo que se usen estacionamientos para albergar a dos o tres camiones con un sistema de geolocalización y que la gente pueda bajar a comprar con turnos reservados a través de Internet.

“Sé que es algo difícil de aplicar aquí porque no tenemos ese tipo de establecimientos y también por ley no podemos estar a menos de 200 metros de un restaurante, pero el gobierno de la Ciudad va a tener que empezar a moverse. No sé si a través de Buenos Aires Capital Gastronómica o cómo, pero al sector de la gastronomía le tiraron una bomba atómica”, opinó.