Traen a Rosario un formato gastronómico que es furor en el mundo

Fuente: Punto Biz ~ Es una tendencia que tiene años en otras ciudades del mundo, pero que a Rosario desembarcó como alternativa para quienes gerencian negocios gastronómicos y hoy por el coronavirus evitan invertir en un local a la calle con atención directa al cliente. Se trata del modelo “dark kitchen”, cocina que solo sirve como punto de salida para apps de envíos y que en Pichincha se pone a prueba con dos marcas de probado rendimiento: Rapanui y Sushi Pop.

El emprendimiento lleva la firma de la empresa rosarina Grupo 83, se llama Ghost Cookers y se montó en la zona de Alvear y Güemes, punto estratégico para cubrir los pedidos del distrito centro ofreciendo los chocolates de Bariloche Rapanui, incluidas las populares frambuesas bañadas “Franui” y los rolls de Sushi Pop, franquicia porteña que se está desplegando en el interior que le apuesta a hacer del sushi una propuesta más accesible que la competencia.

“Con instalaciones de primera línea y posibilidad de alquilar cocinas a terceros en el mediano plazo, apostamos a un desarrollo creciente de esta unidad de negocio, con vistas a llevar la marca tanto a Buenos Aires como a países extranjeros”, afirmó Gonzalo García Fradua, uno de los socios del proyecto, en contacto con Punto Biz.

La variante está impulsada por la dificultades que hoy acarrea hacer frente a un restaurante o bar, que producto de la pandemia tiene una capacidad más limitada que lo habitual y un horario también restringido. “Esta alternativa nos permite hacer una inversión más comedida, llevando a la casa del cliente productos de calidad con marcas disruptivas para la plaza local, pero evitando montar un local a la calle, con lo que representa en gastos de alquiler y personal”, explicó el empresario a cargo de Ghost Cookers.

La estrategia y las habilitaciones municipales les impiden incluso el take away, por lo que si el cliente quiere comer una pieza de sushi o busca un chocolate deberá descargar Rappi, que es la única app con la que operan las dos marcas en Rosario.

“Es una alternativa para seguir apostando a la gastronomía local, aún en el momento de mayor crisis de la historia de la misma”, indicó García Fradua. La prueba de fuego del emprendimiento fue el pasado fin de semana inicialmente con los productos de Rapanui. “Funcionó bien y esperamos que la preferencia de los usuarios siga creciendo”, sumó socios. 

Locales gastronómicos de San Isidro aumentaron las ventas un 80% tras la apertura de espacios interiores

En bálsamo para el sector gastronómico de San Isidro fue la noticia que el municipio comenzara a permitir la utilización de espacios interiores, hasta una ocupación del 30% de la capacidad de los locales. El resultado en los primeros días: un aumento del 80% en las ventas.

Fuente: Que pasa Web ~ Así lo comunicó este sábado el intendente Gustavo Posse: “Estamos muy contentos con el resultado de permitir la atención en el interior de los locales gastronómicos, con un 30% de ocupación, porque aumentaron las ventas más de un 80%”

“Al mismo tiempo seguimos con indicadores estables de Covid-19. Vamos por buen camino” aseguró en jefe comunal .

Desde el pasado martes, el Municipio de San Isidro permite la atención en el interior de los locales gastronómicos del distrito, bajo medidas sanitarias y de distanciamiento social, y después de siete meses sin recibir adentro de sus espacios a los clientes.

Bares, cafés, restaurantes y el resto de los locales gastronómicos tienen la posibilidad de atender a sus clientes en el interior del espacio ocupando sólo el 30 % de su superficie. Las mesas tienen una distancia mínima de 2 metros, y la circulación del aire con puertas y ventanas abiertas. 

San Isidro es el primer distrito en permitir la apertura de espacio interiores. Esta tensión sobre las restricciones sanitarias provinciales fue una constante de la gestión de Gustavo Posse, quien impulsó el “take away plus” y luego la atención en veredas, terrazas y patios de los locales gastronómicos.

Mar del Plata contará con corredores gastronómicos seguros para el turismo de verano

El intendente promulgó este viernes la ordenanza que había sido impulsada por el Frente de Todos. Resta su reglamentación para definir en qué sectores se aplicará.

Fuente: 0223 ~ El intendente Guillermo Montenegro promulgó este viernes las ordenanzas de creación de corredores gastronómicos seguros en Mar del Plata, con la colocación de decks fuera de los locales, de cara a la próxima temporada turística de verano .

Esta medida permitirá habilitar la actividad pese a las restricciones que impone la fase 3 dentro del esquema preventivo impulsado por el gobierno bonaerense para la pandemia de coronavirus, aunque la promulgación no implica que la actividad se pueda realizar de inmediato.

El secretario de Producción del municipio, Fernando Muro, dijo que “este corredor gastronómico permitirá que los locales del rubro puedan trabajar al aire libre, cumpliendo con estrictos protocolos en terrazas, patios internos u otros espacios abiertos”.


“A través de estas iniciativas -agregó- se podrá comenzar a dar respuesta a las necesidades del sector gastronómico local, un sector que se encuentra particularmente afectado desde hace prácticamente siete meses”.

El proyecto de ordenanza de los corredores gastronómicos surgió de una iniciativa del Frente de Todos a la que luego se le sumaron aportes de los demás bloques, para que fuera presentada por el oficialismo.

La apertura de los locales gastronómicos en la vía pública no se va a dar en la ciudad hasta tanto no tenga la autorización de los gobiernos provincial y nacional, en base a la mejora de la situación epidemiológica.

La medida se podrá prorrogar por un año, por medio de un decreto ad referéndum del Concejo Deliberante, en caso de que la situación económica sanitaria se sostenga, según se consignó en el texto del proyecto.

Por primera vez en lo que va de pandemia, los salones de fiestas abrieron como bares

En zona norte hubo eventos con protocolos, controles y habilitación del municipio. La cámara que nuclea a estos sitios cree que abre una esperanza para la actividad.

Fuente: La Capital ~ De forma inédita desde el comienzo de la pandemia, los salones de fiesta comenzaron a abrir como bares. Una conocida empresa de catering, en un importante salón de zona norte, realizó eventos durante tres noches consecutivas de este fin de semana. Con la organización de la firma Martha Cura, el emblemático Posta 36 abrió el viernes, sábado y domingo, de 19 a 0, con cupo limitado de 190 personas y entrada anticipada.

En redes sociales se vieron videos de personas reunidas en mesas de living al aire libre, con música y tragos, y hubo quejas por el momento epidemiológico que vive la ciudad. Pero desde el sector creen que la polémica se debe a falta de información. Iván Hawryluk, presidente de la Cámara de Eventos y Afines de Santa Fe (Ceasf), aclaró que los salones de fiestas están habilitados por la Intendencia para trabajar con una readecuación como bares y restaurantes desde hace más de dos meses a través del decreto 983/2020.

“Tenemos permitida la apertura desde el 29 de julio. Pero nosotros interpretamos que nos nos convenía, porque los bares y restaurantes están yendo a pérdida trabajando con restricciones. No lo vimos como una posibilidad neta de empezar a trabajar. Ahora llega el verano, ya no hace frío, los días son más lindos y el que tiene espacio al aire libre lo aprovecha”, argumentó el empresario y aseguró que en Posta 36 los organizadores “trabajaron con todas las de la ley”, incluida una habilitación “provisoria y revocable” del municipio.

El titular de la cámara afirmó que en los eventos de este fin de semana se cumplieron los protocolos que aplican a la actividad gastronómica: “Funcionó como bar, no fe una fiesta: hubo mesas de cuatro personas, dos metros de distancia entre mesas, duró hasta las 0, y con cantidad de gente reducida. Sabemos que no se bailó. Hubo mucho personal de seguridad para que no hubiera intercambios entre mesas”, apuntó.

Según pudo averiguar La Capital, la Secretaría de Control y Convivencia controló con un punto fijo de agentes de la Guardia Urbana Municipal (GUM) e inspecciones que se respetara el límite de personas, el cupo por mesa, que no hubiera clientes bailando, los decibeles de la música y el horario de cierre.

Nueva normalidad

Si bien los salones abrieron con esta nueva modalidad, los eventos como se acostumbraba antes del 20 de marzo todavía no se pueden hacer. Según Hawyluk, en un cumpleaños, graduación o casamiento, las personas se conocen y por más que se distancien se rompería el protoclo por la afinidad entre los clusters de las mesas: “Todos se saludarían, abrazarían, irían a soplar juntos las velitas”, ilustró. Pero están en tratativas para hacer otro tipo de reuniones, como celebraciones de fin de año para empresas, donde no necesariamente todos los asistentes se conocen entre sí.

En el mientras tanto, exploran otras opciones: además de lo que sucedió en el salón de fiestas de la zona norte, en Funes hace algunos días hubo una cata de vinos con entrada anticipada. “Esto va a ayudar a descontracturarse, muchos tienen espacios al que no le pueden dar ese uso. Entiendo la indignación que genera que un salón pueda y otro no, pero hablan sin saber, esto está permitido. Pasa también con los bares que tienen terraza o patio y de esa forma meten mas gente. Esos tienen un plus de ventaja”, admitió.

Sobre el futuro cercano, Hawryluk pronosticó que “hay una tendencia de bajante en los casos, por lo que el panorama va a ir ayudando para flexibilizar las medidas. Ojalá esto sea el puntapié inicial y que el virus nos dé un poquito de tregua para mirar diciembre y enero con otros ojos. Queremos ser claros y justos para los clientes que tienen la fecha de su evento o tienen que reprogramar. Hay reuniones que no requieren de un baile o estar tantas horas, que antes de fin de año quizás se puedan hacer”, avizoró.

De todas formas, el referente considera que se trata meramente de un paliativo. “Volver de esta manera no nos garantiza cumplir con los contratos y tener rentabilidad para subsistir. La readecuación, con el límite, no es la forma en la que un salón de eventos subsiste. Sólo nos permite ver una luz al final del túnel”, indicó.

¿Qué hay que hacer para abrir un salón de fiestas?

Los salones que quieran solicitar la autorización para la readecuación como espacio gastronómico deberán someterse a una inspección previa de la Dirección de Habilitaciones, donde se chequea la ventilación de los interiores (que se limitan al 30 por ciento) y la capacidad exterior. Según los metros cuadrados disponibles, el municipio dictamina la cantidad de gente con la que puede trabajar. En el caso de Posta 36, el salón que abrió este fin de semana, estaba habilitado para 600 personas, pero se le permitió un límite de 190 bajo esta modalidad.

Hasta el momento, son 12 los establecimientos que pidieron el permiso para funcionar como bares. Pero seguramente, con la llegada del calor serán más los que busquen esta alternativa. En la cámara que los nuclea son 120 los salones de fiesta en Rosario y Gran Rosario, más 100 infantiles. “Esto allana el camino. A muchos le queda muy poca capacidad de gente con las restricciones, y quizás no les sea rentable”, explicó el presidente de la Cámara de Eventos y Afines de Santa Fe (Ceasf), Iván Hawryluk. “No pueden ser festejos, pueden ser reuniones con reserva previa de mesas, y hay que controlar que no se crucen. Es muy fino el hilo. Lo vemos como un avance, porque sería el puntapié inicial de empezar a volver. Con esta modalidad estamos más cerca de hacer un evento social, una reunión afectiva en el salón, sin baile obviamente”, admitió.

Comemos afuera: Montenegro promulgó la ordenanza de corredores gastronómicos y se avanza en la reglamentación

El Ejecutivo comunal mantiene encuentros con sectores de la gastronomía. Buscan definir los detalles de la iniciativa que se llamará “Comemos afuera”

Fuente: El Marplatense ~ A través del reciente decreto N° º 1534, el intendente Guillermo Montenegro promulgó la ordenanza de creación de los corredores gastronómicos en el distrito de General Pueyrredon.

Según la norma, el programa se creó para la “reasignación y adaptación del uso del espacio público en el marco de la pandemia provocada por el virus Covid- 19”.

De esta manera, los establecimientos gastronómicos podrán incluir la posibilidad de ocupación de espacios al aire libre, ya sea en terrazas, patios internos u otros espacios abiertos afines.

Los comercios deberán cumplir con los protocolos correspondientes. Se estableció que los corredores gastronómicos serán en “todas las calles, arterias, avenidas o donde existan establecimientos gastronómicos o rubros similares”.

Ahora, se espera que la norma sea reglamentada por el Ejecutivo local. “Junto al intendente Montenegro e integrantes del gobierno municipal, nos reunimos con representantes del sector gastronómico para trabajar en la implementación de la ordenanza de decks y corredores gastronómicos sancionadas por el Concejo y su instrumentación en el sector”, explicó el secretario de Desarrollo Productivo del municipio, Fernando Muro, en las redes sociales.

En el marco de esos encuentros, se definió avanzar en la reglamentación. “El proyecto se llamará ‘Comemos afuera’. Seguramente, la próxima semana se tendrán más detalles”, le adelantaron calificadas fuentes del gobierno municipal a El Marplatense.

SIGUE LA PROTESTA

Durante la pasada semana, el bloque de concejales del Frente de Todos archivó el proyecto de ordenanza que autorizaba la gastronomía al aire libre en Mar del Plata, en el marco del aislamiento obligatorio que dispuso el gobierno nacional para mitigar los contagios de coronavirus.

En la última sesión del cuerpo legislativo, el kirchnerismo se abstuvo y la iniciativa no alcanzó los dos tercios de los votos necesarios para ser aprobado sobre tablas.

El debate se dio luego de que los comercios gastronómicos marplatenses decidieran sacar sus mesas a la vereda y trabajar sin tener el permiso municipal para llevar a cabo ese tipo de servicio.

A pesar de esta disposición y de tener en cuenta que está prohibido en Fase 3, bares, cafés, cervecerías y restaurantes, se rebelaron contra las restricciones de la cuarentena y decidieron reabrir.

En ese contexto, la mayoría de gastronómicos decidieron realizar una “huelga a la japonesa” y reabrieron los locales con mesas a la calle en varios puntos de la ciudad, como las calles San Luis, Castelli, San Juan, Alem, Rivadavia, Belgrano, Alberti y Alvarado, entre otras.

Por su parte, la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica (AEHG) de Mar del Plata pidió al Concejo Deliberante la aprobación de proyectos que permitirían reabrir la gastronomía.

“Es mediante el tratamiento de estos proyectos que se podrá comenzar a dar respuesta a las necesidades del sector gastronómico local, que desde hace siete meses se encuentra imposibilitado de realizar las actividades comerciales que fundamentan su existencia, poniendo en peligro miles de fuentes de trabajo y llevando a la quiebra a cientos de pymes locales”, afirmó la asociación en el escrito presentado.

La nota fue firmada por el presidente de la entidad, Avedis Sahakián, y el secretario, Daniel Suffredini, quienes solicitaron formar parte de las mesas de trabajo en que “se tomen las decisiones y reglamentaciones” de las ordenanzas.

Restaurantes cordobeses quieren imitar el «modelo mendocino»

Fuente: DSR ~ Las actividades nocturnas en la ciudad de Córdoba y en 43 localidades del interior provincial quedarán restringidas desde este lunes y hasta el 12 de octubre, aunque existen posibilidades de que ese plazo se extienda si el pico de los contagios de coronavirus se sigue postergando y el número de afectados no desciende.

De esta forma, entre las 20 y las 6, se permitirán sólo las actividades consideradas esenciales. Desde el gobierno provincial destacaron que la decisión se adoptó en acuerdo entre el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) con los 44 intendentes y jefes comunales que “representan el 90% de las localidades con mayor complicación sanitaria por casos positivos de Covid-19 y de ocupación de camas críticas”.

La medida tendrá bajo impacto en la mayoría de las actividades, aunque hay matices. Entre los más afectados está el sector gastronómico, que sólo opera al 40% y donde donde la nueva restricción pega de lleno. «Veníamos recuperándonos bien, dentro de lo permitido», aseguró Gabino Escribano, presidente de la Cámara de Gastronómicos de Córdoba, quien pidió que se utilice el «modelo menodcino».

«Le hicimos el pedido a la Municipalidad, al secretario de gobierno Miguel Siciliano y a la gente de Turismo, que la gastronomía pueda seguir operativa y trabajando como venimos, hasta la 1 de la madrugada, con el sistema que implementa Mendoza, en el cual hay un permiso para circular vinculado a la reserva previa para ir al restaurante. Como si fuera el permiso que se otorgaba para ir al banco y de esa manera tener una válvula de escape para la socialización después de seis meses que venimos encerrados”, explicó Escribano al portal Perfil.

“Hay que empujar para que nos aprueben una alternativa o este va a ser el tiro de gracia para el sector”, agregó el empresario. La intención de los gastronómicos es comenzar a aplicar el «modelo mendocino» en los próximos días, y tratar de sostenerlo en el tiempo. “Hay condiciones técnicas para hacer lo que proponemos. Esperamos que nos escuchen, porque más del 70% de la facturación es a la noche”, comentó Escribano.

«Está funcionando en algunas ciudades el modelo que proponemos. Si no, vamos a ver que los chicos se organizan para tirar desde las ocho de la noche hasta la mañana del otro día y ahí no hay controles. Nos parece muy contraproducente la medida, lo que menos va a reducir es el contagio”, remarcó Escribano.

Reapertura gastronómica: empresarios e inspectores hacen un buen balance del primer fin de semana

Fuente: Remarcan que el factor ocupacional del 30 por ciento se cumplió, aunque hubo sobre la marcha algunas correcciones vinculadas al distanciamiento de mesas en el espacio público

“Hicimos inspecciones junto a la Municipalidad tanto en Pellegrini como en Pichincha con un resultado bastante positivo”, aseguró el subsecretario de Fiscalización del Ministerio de Trabajo de la provincia Facundo Osia sobre este primer fin de semana en donde se aplicó la nueva normativa para el sector gastronómico anunciada el jueves pasado por el gobernador Omar Perotti. “En general hubo alto acatamiento del decreto del gobernador”, celebró.

El funcionario destacó, en diálogo con LT8, que “la parte del factor ocupacional del 30% se cumplió casi en su totalidad”. Admitió, sin embargo, que “en el caso del distanciamiento de las mesas en el espacio público hubo algunas faltas”. Abundó: “Pasaba que un grupo usaba dos mesas separadas y el acercamiento se daba porque eran mas de 4 personas, eso llamaba la atención”.

El planteo a los clientes de bares y restaurantes fue concreto: el uso del tapabocas, máximo tiempo de estadía posible y no quedarse en un mismo lugar mucho tiempo.

El funcionario aclaró que “en el caso del local no tenía mesas en espacio público a distancia mínima de metro y medio se le llamaba la atención en el momento y se reubicaban las mesas a distancia correcta”.

Osia aclaró que, en el marco de los operativos, también se controló a los empleados que trabajan en bares y restaurantes. “En el caso de personal vamos por determinados puntos que son la capacitación del protocolo y el registro de entrega de elementos de protección”, precisó.

“El fin de semana fue positivo. Abrir era un requerimiento que el sector tenía desde el 28 de agosto”, coincidió Alejandro Pastore, secretario de la Asociación Hotelero Gastronómica de Rosario. “En líneas generales la gente respeta las normas”, subrayó.

“Me parece que los protocolos están preparados bien, dan garantías y con su cumplimiento se da una instancia más segura que en una reunión privada”, sostuvo el dirigente. “No es lo mismo que el lapso entre junio y agosto, hay más casos, todo se irá ajustando”, analizó. “Veremos como transitamos la convivencia entre gastronomía y pandemia”, sostuvo.

Por otra parte, Pastore lamentó que “la medida de restricción vehicular a partir de las 20 genera un impacto en la cantidad de público en el turno nocturno que es el más importante en la gastronomía” y anticipó que intentarán introducir modificaciones para lograr que más gente se acerque a los locales gastronómicos.

Bares y restaurantes, los grandes protagonistas de zona norte

Fuente: La Nación ~ “Estoy esperando a mi señora, que está en la peluquería. Yo también fui, ¿ves?”, dice Juan, de 90 años, sentado a una mesa en la vereda de una cafetería, en el centro de San Isidro. Entre su mesa y el comercio, la circulación de peatones es constante, pero, a pesar de su edad, Juan se siente relajado. “Voy a sacarme el barbijo para comer. No creo que me pueda contagiar así, porque estamos al aire libre”, opina. Es la primera vez en seis meses que él y su mujer se acercan a un centro comercial.

En las últimas semanas, la zona norte del conurbano fue el escenario de muchas “primeras veces”. Primera cerveza con amigos, primer picnic en el río, primer asado con primos. El hartazgo social en relación con la cuarentena, y especialmente la necesidad de reunirse con sus seres queridos, llevó a que muchos decidieran volver a vivir con la mayor normalidad posible. Este relajamiento general coincide con la flexibiización de los municipios, que, en mayor o menor medida, apelan cada vez más en la responsabilidad individual.

Pasado el mediodía, las mesas sobre las veredas de los restaurantes de San Isidro comienzan a poblarse. Este municipio tiene el protocolo gastronómico más laxo de toda la zona norte. A diferencia de Tigre y Vicente López, permite que las cafeterías, bares y restaurantes coloquen mesas con hasta cuatro cubiertos en sus terrazas, estacionamientos y veredas. Los comensales pueden ingresar de a uno a los baños. Según fuentes del municipio, hay controles, pero aún no han clausurado ningún local. “Vamos por el lado de la concientización, y los comerciantes responden bien”, indican.

“No se puede venir por acá los fines de semana. Hay tanta gente almorzando y paseando que es peligroso”, comenta Fernando Vicente, de 45 años, mientras recorre el paseo costero Victorica, en Tigre.

A pesar de que el protocolo de la municipalidad solo permite el uso de sillas, todos los restaurantes del paseo Victorica colocaron sus mesas sobre la vereda. Según fuentes del municipio, el control es constante, pero, sin embargo, “al igual que en todos los distritos, los incumplimientos son difíciles de evitar”.

En Vicente López aún no se permite el uso ni de sillas ni de mesas. De todas formas, la intendencia está analizando un proyecto para flexibilizar su gastronomía. “No podemos multas, sino que advertimos. Entendemos que hay una necesidad de trabajar”, indican desde el municipio

La Asociación Hotelera solicitó que se aprueben los corredores gastronómicos

Fuente: El Marplatense ~ En la previa a la sesión de este viernes, la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Mar del Plata solicitó al Honorable Concejo Deliberante la aprobación de tres proyectos que permitan pensar la gastronomía al aire libre. Entre ellos, el relacionado a la creación de corredores gastronómicos, impulsado por el Frente de Todos.

Mediante una nota dirigida al presidente del HCD, Ariel Martínez Bordaisco, la Asociación pidió que se debata la utilización de espacios públicos; veredas públicas y patios internos; dársenas y plataformas en la calle, así como “el uso de cualquier otro espacio o modalidad que permita mitigar el efecto devastador que provoca la reducción de capacidad en los salones interiores de establecimientos gastronómicos”.

También instó a que se traten otros dos proyectos: el que permite la colocación de decks afuera de los locales, promovida por el oficialista Nicolás Lauría y aquel que autoriza a abrir los establecimientos al aire libre y extender la ocupación de la vía pública con el consentimiento de los vecinos de la cuadra, redactado por el bloque de Acción Marplatense.

“Es mediante el tratamiento de estos proyectos, que se podrá comenzar a dar respuesta a las necesidades del sector gastronómico local que desde hace siete meses se encuentra imposibilitado de realizar las actividades comerciales que fundamentan su existencia, poniendo en peligro miles de fuentes de trabajo y llevando a la quiebra a cientos de PYMES locales”, afirmó.

La misma lleva la firma de Avedis Sahakian, presidente de AEHG, y de Daniel Suffredini, secretario, quienes exigen que lo solicitado “se trate y apruebe de forma inmediata”.

Más de 1200 empleos perdidos en Mar del Plata desatan la rebelión de la gastronomía

Fuente: La Nación ~ Sobre el cierre de la última semana los dueños de un restaurante sacaron sus hornos y parrillas para cocinar y vender desde la vereda. Les siguieron otros colegas que primero asomaron mesas y sillas al aire libre, como símbolo de protesta. Y con el transcurrir de las horas, también de la demanda de clientes, comenzaron a atender a cielo abierto. La rebelión ante lo prohibido llegó al rubro gastronómico marplatense, que, con el distrito en la fase 3 del aislamiento por la pandemia de coronavirus y limitado al delivery o take away, empieza a forzar una alternativa para facturar.

El reclamo del sector se volvió grito otra vez con una manifestación por las calles que este lunes llegó hasta el Museo MAR, donde dirigentes gremiales, trabajadores y empresarios de este y otros rubros afectados por la pandemia exigieron una solución inmediata tras seis meses de cuarentena. Los jueces desplazados suman presión antes de la reunión de la Corte

“Ya perdimos un centenar de locales del ramo, que no volverán a abrir, y más de 1200 puestos de trabajo”, dijo a LA NACION la secretaria adjunta de la seccional marplatense de Unión de Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (Uthgra), Nancy Todoroff.

Mar del Plata inició otra semana en la fase 3, la cuarta desde que el intendente local, Guillermo Montenegro, dispuso un retroceso ante un incremento de casos de coronavirus. La última semana hubo cifras récord, con pico de 430 positivos en un día. “Esos son solo los que se hisoparon”, aclaró a LA NACION un médico del sistema público, que le da dimensión preocupante a la expansión del virus no solo en el distrito sino en toda la región. Desde la costa hacia el centro de la provincia.

La gastronomía tuvo poco más de un mes de servicio casi a pleno. Se dio a partir de una excepción que también firmó Montenegro vía decreto a partir de una sugerencia de la Comisión de Reactivación Económica que conformaban concejales de todos los bloques políticos y funcionarios. Sabemos que hay un escenario de cuidado, pero con protocolos y buena predisposición de todos podemos salvar miles de puestos de trabajo Nancy Todoroff (secretaria de Uthgra)

Así también se llegó a la reapertura de gimnasios y natatorios, que apenas pudieron funcionar poco menos de dos semanas. La ola de contagios que tomó potencia a mediados de agosto arrasó con la mayoría de las actividades cuando se apostó por reducir la circulación en las calles.

La construcción en obras privadas también había quedado alcanzada por esta determinación, ratificada por la provincia cada lunes, cuando define en qué instancia de flexibilización se encuentra cada distrito. El decreto de necesidad y urgencia que firmó el presidente Alberto Fernández para ratificar la continuidad del ASPO hasta el 11 de octubre próximo hace mención clara a General Pueyrredón como uno de los distritos en crisis. No especifica por cuál de los motivos, pero aquí podrían ser un poco de los tres que se mencionan en ese texto: es una zona de transmisión comunitaria sostenida del virus, se da aumento brusco en el número de casos o está tensión su sistema de salud.

Los gastronómicos piden al menos que se les habilite atender en mesas al aire libre, como ocurre en la ciudad de Buenos Aires. Se encuentran con una negativa tras otra de la provincia. Por eso este fin de semana sacaron sus mesas y sillas y a la calle y hasta atendieron clientes. En algún caso hubo tensión y cruces cuando policías intentaron advertir del exceso sobre la norma vigente.

Anoche abrieron algunos bares, siempre a cielo abierto, y lograron gran cantidad de clientes. Esta vez no hubo incidentes. En el sector evalúan ahora si esta modalidad puede ser sostenida y ampliada. “No queremos tener problemas legales, pero nos estamos fundiendo”, confió a LA NACION el dueño de un bar que participó de esta protesta ruidosa, frente al museo provincial.

La pandemia arrasó con algunos nombres históricos del rubro gastronómico de la ciudad. Otros hacen equilibrio y esperan llegar en pie a la temporada, si es que lo que aporte este verano se parece a algo de los anteriores. “A algunos les dan el ATP, que ya no alcanza para nada”, comentó otro titular de un bar y restaurante sobre aportes oficiales del Estado para costear parte de los sueldos.

Todoroff, en nombre del gremio, insistió en pedir a las autoridades que se habilite la atención de clientes al aire libre. “Sabemos que hay un escenario de cuidado, pero con protocolos y buena predisposición de todos podemos salvar miles de puestos de trabajo”, remarcó.