Alarmas por multas en la Ciudad por ir a bares y a restaurantes

Fuente: BAE ~ Sólo esta permitido ir a locales gastronómicos porteños a no más de cinco cuadras del domicilio. Al economista y ex funcionario Lucas Llach le retuvieron el registro de conducir por ir a cenar a diez cuadras de su casa en Palermo

La Ciudad de Buenos Aires permite la posibilidad de ir a bares o restaurantes para comer en la vía pública, en los patios y en las terrazas. Para ir en automóvil, antes de hacer la reserva en algún local gastronómico, hay que tener en cuenta los requisitos del Gobierno porteño para que los controles de tránsito no retengan el registro de conducir.

El economista y ex vicepresidente del Banco Central y del Banco Nación, Lucas Llach contó en redes sociales que el martes 22 de septiembre a la noche fue a cenar a Palermo y lo detuvo un control de tránsito. La Policía de la Ciudad le sacó el registro de conducir. Lucas Llach señaló al día siguiente a la mañana por twitter: “Me sacaron el registro en CABA por hacer 10 cuadras en auto de vuelta de un restaurant”. El agente le explicó que no hay categoría “salidas”.

BAE Negocios se contactó con el Gobierno de la Ciudad para conocer qué autorizaciones se necesita para poder visitar un local gastronómico porteño. “Sólo esta permitido ir a bares o a restaurantes a no más de cinco cuadras del domicilio registrado en el documento nacional de identidad. No se puede ir a bares que excedan los 500 metros. Alguien de provincia no puede venir a un bar o restaurante de Capital Federal. No hay ningún permiso especial para ir a comer a un restaurante”, señalaron.

En varias zonas de la Ciudad, comenzaron a extremarse los controles de circulación. En caso de encontrar a alguien circulando sin permiso o que fue a un local gastronómico más lejos de los 500 metros, se complica, como le ocurrió al ex funcionario. “Los controles pueden retener la licencia de conducir a los conductores que no tengan permiso y que salgan a locales gastronómicos distantes a más de cinco cuadras de su casa. Se les labra un acta contravencional en el marco de la Ley 451, artículo 6.1.42 que regula la prohibición de circular desde el martes 21 de junio. Se les retira la licencia y se les entrega una boleta de circulación Z que les permite circular por 10 días hábiles. Si la falta se reitera por segunda vez, le pueden secuestrar el auto”, señalaron desde la línea 147 del Gobierno de la Ciudad.

Infracciones y multas en CABA

Para recuperar la licencia se deberá resolver el acta de comprobación ante la Dirección General de Administración de Infracciones, pasados los tres días hábiles desde la retención preventiva del control.  Para poder realizar el trámite, hay que gestionarlo mediante la página web.

Si la persona que realizó la falta y recibió el formulario Z que lo habilita a circular por 10 días, no pagó la multa, los agentes le retendrán el vehículo. Desde la línea 147 aclaran que la multa se puede pagar con tarjeta, en cuotas, en la tesorería, en Rapipago, Pago Fácil o por transferencia. No hay excusas.

Desde el sector gastronómico informaron que no son ellos los que tienen que dar los permisos de circulación para ir a un local. En síntesis, tuvo suerte el ex vicepresidente del Banco Central y del Banco Nación del gobierno anterior, que pudo recuperar el registro a menos de 15 horas de que se lo retuvieron. Por eso, le agradeció en un tuit al Gobierno de la Ciudad, el mismo día 23 al mediodía.

Doble suerte, porque además, el Gobierno de la Ciudad no le cobró ninguna multa. Pero hay que tomar precauciones, porque no todos pueden correr la misma suerte.

La Asociación Hotelera solicitó que se aprueben los corredores gastronómicos

Fuente: El Marplatense ~ En la previa a la sesión de este viernes, la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Mar del Plata solicitó al Honorable Concejo Deliberante la aprobación de tres proyectos que permitan pensar la gastronomía al aire libre. Entre ellos, el relacionado a la creación de corredores gastronómicos, impulsado por el Frente de Todos.

Mediante una nota dirigida al presidente del HCD, Ariel Martínez Bordaisco, la Asociación pidió que se debata la utilización de espacios públicos; veredas públicas y patios internos; dársenas y plataformas en la calle, así como “el uso de cualquier otro espacio o modalidad que permita mitigar el efecto devastador que provoca la reducción de capacidad en los salones interiores de establecimientos gastronómicos”.

También instó a que se traten otros dos proyectos: el que permite la colocación de decks afuera de los locales, promovida por el oficialista Nicolás Lauría y aquel que autoriza a abrir los establecimientos al aire libre y extender la ocupación de la vía pública con el consentimiento de los vecinos de la cuadra, redactado por el bloque de Acción Marplatense.

“Es mediante el tratamiento de estos proyectos, que se podrá comenzar a dar respuesta a las necesidades del sector gastronómico local que desde hace siete meses se encuentra imposibilitado de realizar las actividades comerciales que fundamentan su existencia, poniendo en peligro miles de fuentes de trabajo y llevando a la quiebra a cientos de PYMES locales”, afirmó.

La misma lleva la firma de Avedis Sahakian, presidente de AEHG, y de Daniel Suffredini, secretario, quienes exigen que lo solicitado “se trate y apruebe de forma inmediata”.

Gastronomía al aire libre: patios y terrazas

Fuente: BA ~ Permisos al aire libre con mesas y servicio

  • Podrán pedir una habilitación los locales que no tienen permiso para poner mesas con servicio en las veredas. Esos espacios deberán ser autorizados previamente por el Gobierno de la Ciudad y de manera gradual según la evolución de la situación sanitaria.
  • El permiso se puede tramitar en este link de la web de la Ciudad. Se van a habilitar gradualmente.
  • También se podrán habilitar patios y terrazas para el servicio gastronómico. Cada uno de esos espacios deberá contar con una evaluación previa por parte de autoridades de la Ciudad, tanto de los espacios como de los accesos, que deberán contar con un protocolo específico de circulación.
  • El uso de terrazas y patios se deberá tramitar en este link. El Gobierno de la Ciudad verificará el cumplimiento del “Protocolo para el Funcionamiento de Terrazas y Patios Internos de Locales Gastronómicos”.
  • No podrá haber servicio alguno en los salones internos.
  • Se debe inhabilitar el acceso a áreas de juegos.
  • Distancia entre personas de al menos 1,5 metro. Llevar al mínimo posible la convivencia simultánea en un mismo espacio físico.
  • Uso de tapabocas permanente para todos.
  • La circunferencia que delimite cada mesa debe separarse por 1,5 metro respecto de otra, tomado desde sus límites.
  • Las mesas deberán ser como máximo para cuatro personas.
  • Se debe colocar un punto de higienización con alcohol en gel o sanitizante en cada uno de los espacios.
  • Las mesas deberán desinfectarse luego de que se retire cada comensal y previo a que se siente uno nuevo.
  • Para las mesas en veredas se debe contratar un seguro de responsabilidad civil para esos usos o ampliar el del local.
  • Se recomienda el uso de medios de pago electrónicos. Y la instalación de mamparas o pantallas en las cajas que aseguren la protección de vendedor/cliente.
  • Medidas de protección para los trabajadores, de limpieza, desinfección general y prevención en instalaciones, cocinas, salones y sanitarios, y tratamiento de residuos y recepción de mercaderías, según protocolo.

Los locales gastronómicos no pagarán Ingresos Brutos por 6 meses

Fuente: BA ~ Desde septiembre de 2020 hasta febrero de 2021, ambos meses inclusive, no pagarán el impuesto de Ingresos Brutos aquellos locales de la Ciudad que desarrollen las siguientes actividades:

  • Servicios de restaurantes y cantinas con y sin espectáculo
  • Servicios de “fastfood” y locales de venta de comidas y bebidas al paso
  • Servicio de expendio de bebidas en bares
  • Servicio de expendio de comidas y bebidas en establecimientos con servicio de mesa y/o en mostrador
  • Servicio de expendio de helados

En la medida que se publicó en el boletín oficial este viernes 28 de agosto, se detalla también que el beneficio establecido alcanza exclusivamente a los ingresos provenientes de las actividades mencionadas y que el beneficio no exime de la obligación de presentar declaraciones juradas ni de cumplimiento de los deberes formales.

Se estima que el beneficio alcanzará a unos diez mil comercios gastronómicos de la Ciudad y más de ciento cincuenta mil personas que son empleadas en el rubro gastronómico.

Rabieta llega a China

Rabieta, la cerveza artesanal malcriada argentina, exportará el primer container a China 

El espíritu emprendedor de Rabieta, la cerveza artesanal malcriada argentina, se cristaliza una vez más con un nuevo hito: el inicio de su exportación a China, un paso fundacional para el alcance de su ambición de llegar a todo el mundo. 

La exportación comenzará hoy con el envío de uno de los tres conteiners programados, que en total sumarán unas 150.000 latas de cerveza Golden, Red Honey, Red Irish y Red IPA. Una vez consolidada la distribución en las ciudades de Shanghái y Hong Kong, la expansión continuará por Henan y Cantón. 

“Hoy empieza una gran aventura cuya meta es llevar nuestra cerveza argentina a todos los rincones del mundo, un desafío enorme que se basa en dar a conocer un producto de la más alta calidad”, aseguró Miguel de Achával, uno de los fundadores de Rabieta. 

Rabieta, una empresa del grupo DAGMA, fue creada hace tres años con el objetivo de llevar la mejor cerveza artesanal a los hogares de los argentinos. Comenzó con una producción de 12 mil litros por mes en su Brewhouse ubicado en el Hipódromo de Palermo y hoy cuenta, además, con una cervecería en Pilar con capacidad para producir más de 200 mil litros por mes en 11 estilos diferentes. Rabieta se vende en las principales cadenas de supermercados y se distribuye a todas las provincias del país. 

“Llevar adelante este proyecto nos fortalece en el mediano y largo plazo, no solo porque más gente va a poder probar nuestra birra, sino porque además la exportación es una fuente adicional de ventas”, agregó Miguel De Achával, quién, junto a sus socios, ya tienen en carpeta los nuevos destinos: Estados Unidos, Uruguay y España. 

“Somos emprendedores y la cuarentena nos obligó a redoblar esfuerzos para pensar nuevas ideas y seguir creciendo. Estamos contentos con el éxito que logramos en este contexto muy difícil y queremos aportar nuestro granito de arena para que las cervecerías artesanales y el país podamos salir adelante”, finalizó De Achával. 

Sheraton ofrece a empresas cajas de fin de año con catering para fiestas virtuales

Fuente: BAE ~ La cadena hotelera brinda por $1500 a $2500 la opción del festejo en casa. Desde noviembre alquila oficinas de coworking con siestarios. Creó espacios de Food Truck Experience y tiene suites con gimnasio para dos personas y pensión completa por USD209 por día.

La pandemia lo cambió todo y agudizó el ingenio. Hoteles como Sheraton Buenos Aires y Park Tower tuvieron que repensar cómo seguir con 920 habitaciones y 7.000 metros cuadrados de salones que conforman su centro de convenciones. Si bien no cerraron, por tener alojadas a algunas tripulaciones de aerolíneas, tuvieron que reinventarse. Idearon oficinas de coworking, siestarios, suite con gimnasios y hasta un espacio de Food Truck Experience con DJ para after office, o festejar, el día que se vuelva a las oficinas. Lo nuevo es un servicio para empresas de cajas con catering para fiestas virtuales de fin de año. https://122734bf6f3696f99fd712d1672cbaf8.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

El hotel Sheraton es un cinco estrellas que está en Retiro desde 1972, en 1996 sumó el Park Tower de The Luxury Collection. En medio de la pandemia crearon una nueva unidad de negocios que se llama Sheraton Premium Officce que son oficinas de coworking que pusieron donde históricamente exístia una galería comercial. El objetivo era armar una galería gastronómica, pero cambiaron los planes.

Andres Hasdeu, Director de ventas y marketing de ambos hoteles, señaló a BAE Negocios:”La pandemia nos obligó a reinventarnos, vamos a ofrecer un espacio de coworking con todos los servicios que tiene un hotel cinco estrellas. El que alquile una oficina en el hotel, tendrá acceso al restaurante, habitaciones, estacionamiento. Son tres espacios de coworking: Córdoba (diseño clásico ), Madero(estilo contemporáneo )y Alem Studio (estilo zem) donde conviven oficinas privadas, escritorios, salones para reuniones. Estarán listos en noviembre y se podrá alquilar por hora, por día, por semana, quincena o mes. Algunos de los servicios incluidos sin cargo son: un siestario para hacer un descanso entre reunión y reunión, con música y luces bajas y Facebooth, una cabina isonorizada donde se pueden hacer llamadas privadas”. Con respecto a los precios, aseguran que tendrán precios de lanzamientos más bajos que opciones de coworking como WeWork, entre otras, con servicios cinco estrellas. Ya tienen empresas interesadas de banca privada y de tecnología.

Desde los últimos días de agosto, el hotel opera para pasajeros, pero sólo puede ofrecer room service, delivery o take away. “Se pueden hospedar no con fines turísticos, pero si con certificado de circulación.  El hotel no lo pide. Al momento del check in se pide una declaración jurada que asegura que no presenta síntomas de Covid-19. Si bien en marzo y abril  tuvimos un 35% de ocupación porque había gente varada, además de las tripulaciones, desde mayo la ocupación del hotel ronda el 5% y en algunos meses es menos aún. En una situación normal un 80% son extranjeros y sólo un 20% es local. El target ahora ya no son sólo extranjeros, es el público local o del interior del país. Esperamos ver en octubre, cómo se sigue”, señaló.

Los salones están cerrados para eventos, pero sí pueden organizar reuniones híbridas para 20 personas. Armaron un estudio de televisión Studio Cloud by Park Tower Buenos Aires y Sheraton Studio Arena, para brindar streaming en el salón San Telmo.

Para los fanáticos del gimnasio, lanzaron Sheraton Well Being Premier Suite , convirtieron 16 suites del hotel y le incorporaron un gimnasio privado con una caminadora, un elíptico, aparatos de musculación y un set para pilates. Incluye un menú saludable desayuno, almuerzo, merienda y cena. El costo es de USD169 más impuestos la noche con desayuno para dos personas.  El paquete con todas las comidas cuesta USD209 más impuestos e incluye el estacionamiento.

En la puerta del Centro de Convenciones pusieron un food truck que funciona miércoles y viernes de 10 a 17 horas, porque todavía hay muy poco tráfico. “Con la primavera inauguramos por Alem 1193, en una calle interna, un espacio privado al aire libre donde pondremos food truck con varias propuestas gastronómicas y haremos after office para empresas que van a tener un servicio de  Street food con DJ y música disco house. Algo así como un Food Truck Experience”, señaló Andres Hasdeu.

El área de restaurante también se reinventó, no tenía un servicio de delivery o take away. Ahora ofrecen St Regis in the box, un menú de tres pasos ya cocinado y embolsado al vacío que se regenera en tres minutos. Todo acompañado por una play list con música para acompañar la velada y un vino y espumante por $2700 para dos personas.  Otra novedad es Doce 25 Two Go es una cafetería al paso ubicada en el lobby del hotel.

Cajas de fin de año para empresas

Las viandas corporativas son un nuevo segmento nacido en la pandemia. Ante la falta de festejos masivos, Sheraton ofrece cajas para fiestas virtuales de fin de año. “Ofrecemos una experiencia que incluye desde cotillón hasta diferentes opciones: tabla de fiambres con cerveza artesanal o vino, baggel de salmon, empanadas u opción vegetariana, con champaigne o vino. Depende las opciones van de los $1500 a los $2.500 por persona. Son pensadas para la nueva normalidad, no hay animo para festejar, pero las empresas deben ofrecerles algo a sus empleados, que ya están en su casa”, señaló el ejecutivo.

Toda idea es bienvenida para sostener una estructura de 500 trabajadores. “Es un año de mucho aprendizaje y un año de preparación para el 2021. Un año en el que el hotel tenía previsto un 70% de ocupación y terminaremos con un promedio de un 15%”, señaló el ejecutivo. Opciones para todos los públicos.

Tiendas fantasmas: un formato que nació en pandemia y no para de expandirse

Fuente: BAE ~ En los últimos dos meses se abrieron 780 dark stores, espacios que se dedican exclusivamente a atender clientes de ecommerce y aplicaciones. Algunas empresas se asocian con comercios que están en funcionamiento

La nueva normalidad que llegó con el Covid-19 obligó a los emprendedores a reconvertirse para susbsistir. Y en medio de esa reconfiguración nació un nuevo formato que se sigue expandiendo. Se trata de los dark stores (tiendas fantasma), espacios ubicados en zonas de mucha demanda que sirven para abastecer a aquellos consumidores que compran a través del comercio electrónico, una herramienta que creció cuatro veces durante el aislamiento.
Esos lugares se stockean diariamente y, en función de conocer el consumo de esa zona, se planifica que ítems son necesarios para satisfacer la demanda.
El crecimiento de este tipo de formatos ya se está palpando. Según datos de la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias (AAMF), en los últimos dos meses se abrieron un 3,6% de nuevas franquicias de este tipo, lo que equivale a unos 780 puntos de venta. En ese grupo, además de dark stores hay versiones low cost de tiendas tradicionales, que requieren inversiones menores y un espacio físico a la calle más acotado.
Los supermercados fueron de los primeros que reaccionaron. Por caso, DIA tiene un espacio exclusivo para la venta online en la ciudad de Buenos Aires, que no comparte el stock con la tienda física. También tiene otro dark store está ubicado cerca de Pilar, y abastece a buena parte de la zona Norte del Gran Buenos Aires.
Alianzas
Un caso interesante de pequeños dark stores es el de Tomate Algo, una empresa que hace quince años ofrece barras móviles para eventos, actividad que hoy está totalmente prohibida.
Su creador, Sebastián Policaro, le explicó a BAE Negocios que “cuando empezó la pandemia, decidimos vincularnos con cafeterías, heladerías y restaurantes que hacían delivery. A través de ellos y de las aplicaciones, podemos llegar con nuestras bebidas a los clientes”. En este caso, Tomate Algo decidió utilizar lugares que ya estaban funcionando.
El emprendedor ya tiene treinta puntos de venta en la Ciudad y el Gran Buenos Aires y pronto espera sumar otros setenta. “Los comercios facturan un promedio de $300.000 mensuales por la venta de nuestros productos y de eso obtienen una ganancia del 30%”, explica Policaro, quien agrega que para ingresar a su franquicia hay que invertir unos $100.000 en diferentes bebidas.
La tradicional cadena de heladería Persicco es otra que innovó en plena pandemia. Desarrolló dos formatos: “Cloud”, que implica el subalquiler de un espacio en otro local gastronómico ya en funcionamiento para delivery y “Corner”, que son lugares que combinan take away y delivery.
En el bimetre julio-agosto bajaron sus persianas definitivamente el 1,2% de los puntos de venta -representados en el universo de las franquicias representaría unos 360 comercios-, que se suman a los 4.200 que se cerraron al comienzo de la pandemia. No obstante, los especialistas marcan que la flexibilidad de las franquicias -que en el país facturaban más de USD12.000 millones hasta el año pasado- permitió evitar el cierre definitivo de un 1% adicional. Es decir, cerca de 300 comercios.

La abuela cocinera que gestó un clásico de la gastronomía de Mendoza le responde al presidente y defiende el valor del mérito

Fuente: Clarín by Adriana Santagati ~ La repercusión por las expresiones de Alberto Fernández sobre la meritocracia no ceden. Después del tuit del ex futbolista Gabriel Batistuta sobre el valor del mérito, una conocida cocinera y empresaria gastronómica de Mendoza le respondió al presidente en una dura carta que se hizo viral. “No entiendo a este gobierno, quiere cada vez más pobres y la belleza del ser humano es integrarse con trabajo y con el respeto que nos une y no nos separa”, escribió María Teresa Barbera, dueña del tradicional restaurante mendocino La Marchigiana.

“Crearon un sistema en el que si sos pobre, no servís. Si sos pobre, andá a hacer la fila”, dice al teléfono María Teresa, luego de la gran repercusión de su carta. Tiene 86 años y llegó a la Argentina a los 13. Su padre fue partisano. Con quinto año de primaria, ella vino en un barco, con su mamá, para alojarse en San Juan, con un tío que se había radicado en Argentina porque no conseguía trabajo en Italia por no comulgar con el fascismo.

Con ella venían sus hermanos José, de 16; Angelo, de 11; y Gabriela, de 8. Angelo falleció de peritonitis en el barco; años después, José se recibió de médico, pagando sus estudios mientras trabajaba de mozo. La historia de María Teresa es la de miles de esos inmigrantes que bajaron de los barcos, huyendo de la guerra y la pobreza. Trabajo, trabajo y trabajo, la describe ella. “Con sacrificio, juntar 10 pesos para un ladrillo para edificar. Siempre hemos creído en el país”, apunta, en un castellano en el que el italiano todavía se cuela en el acento marcado y en algunas palabras.

“Con 71 años de trabajo, consecutivo, adentro de la cocina, sin haber faltado nunca, que para mí era como si fuese la Iglesia. Sea de cualquier lugar, cada ser humano, necesita descubrir que la vida es un mínimo de tiempo, que nada está perdido. Más de una vez, me apoyaba en la columna y soltaba mis lágrimas. Cómo se puede amar tanto, así entendí con mi quinto grado y nada de estudio en español, que las cacerolas me brindaron el respeto y el amor, para creer en la vida”, escribió María Teresa en la carta, que le dictó a su nieta Julieta.

“Hablo mucho con ella. Hablo mucho con mis nietos. Tengo cuatro nietos que viven en el exterior. Les digo que busquen de volver, que el país los necesita”, le cuenta a Clarín.

En ese texto, María Teresa es muy dura con la clase dirigente. En 2001, su restaurante también lo había sido con un hecho muy recordado en Mendoza: en plena crisis y “que se vayan todos”, cuando se habían recortado los fondos para comedores comunitarios, su hijo Fernando decidió prohibirles la entrada a políticos y funcionarios públicos hasta que se recompusiera esa suspendida ayuda social.

Hoy, Teresa cuestiona “la foto de Alberto y Moyano, juntos sonrientes” y señala que “la vicepresidenta es una ciudadana igual que todos y tiene que ser juzgada cómo uno más”. “Es una tristeza, sin dimensiones, ver filas de subsidiados: hombres inexpertos, sin oficios, madres jovencitas. Este asistencialismo, esta gran caridad vuestra y humana. Solo pensar los sueldos que reciben nos hacen temblar y ustedes tienen el coraje de hablar de “pobreza”. Dejen que nosotros tengamos la decencia de luchar por el trabajo de nuestro país. No se equivoquen, que la igualdad está en la educación y en el trabajo. La igualdad no es la pobreza que se está generando, ni el aplauso a los corruptos”, dice en su carta.

“Qué lástima aumentar el odio y el rencor en el mismo pueblo. Es un dolor muy grande”, sigue. Ese concepto, el del dolor por la división, lo repetirá varias veces en el diálogo con este diario. “Necesitamos un cambio de mentalidad, de paternidad. Son humildes, son pobres, pero, ¿cuánta gente salió de la pobreza? Tenemos que unirnos, ver qué podemos hacer, usar la cabeza y la inteligencia. No puede ser esto de nosotros allá, ustedes acá. Necesitamos diálogo”, insiste.

A la pregunta de cómo fomentar ese diálogo, dice que “es muy difícil”, pero que es necesario “unirnos y ver si las empresas podemos hacer algo en este gran pozo de pobreza, emplear personas, si no tienen oficio capacitarlas. Tenemos que superar que somos diferentes: somos todos argentinos y tenemos que elevar esta clase social a la que le están dando migas”, se exalta.

Aunque no completó su educación formal, dice que siempre leyó mucho: “No era para un mañana de riqueza, sino para que nadie manejara la cabeza de mis hijos. La preparación te da la posibilidad de acercarte y entender al otro”. La motivación para escribir esta carta fue su hijo Joaquín, quien murió hace más de tres décadas (tuvo siete hijos, y dos fallecieron). “Siempre hablaba de política con Gioachino”, lo nombra en italiano. “Me decía ‘Mamá, no podemos permanecer indiferentes’. Pasaron más de 30 años y sigo hablando con mi hijo. Me da tanta pena todo. Yo amo Argentina, por mis hijos y por mis nietos”, se emociona.

Barbera empezó a cocinar casi cuando llegó a la Argentina, ayudando a su mamá que arrancó con cuatro cacerolas dándoles de comer a los 20 hombres que vivían en una pensión. En 1950 pusieron el primer restaurante La Marchigiana, en homenaje al origen de sus padres. “Me acuerdo un día que vino un señor porteño y pidió una milanesa napolitana. Eso no existía en Italia. Así que mi mamá me pidió que le dijera una mentirita piadosa: que el cocinero se había enfermado, pero que él me dijera cómo se hacía y mi mamá se la preparaba. Le pusimos queso rallado encima”, se ríe.

Se casó con Francesco y la familia siguió expandiendo el negocio gastronómico. Hoy, los Barbera tienen seis emprendimientos en Mendoza, y Teresa dice que la situación es complicada. “Uno está con deudas, alquileres que pagar… Pero tenemos que agradecer a los clientes que vienen a comer a un pedacito de patio y a los proveedores de Mendoza, porque ellos nos hacen subsistir. Porque no nos podemos comer las piedras”, afirma.

Teresa sigue yendo a cada uno de sus restaurantes, pero sus nietos “me echan de todos los lados porque me pongo a gritar: que el trapo no está bien limpio, que la canaleta está sucia”. Cuenta que recibió muchos llamados felicitándola por su carta, pero que los atendió su hija Beatriz. Ella se siente tranquila. “He llorado y estoy cerca de mi hijo. Cumplí mi misión. Espero ver a mi hijo de cerca y decirle ‘Gioachino, he llegado’. Quiero ver a esta juventud sin odios ni rencores”, reclama antes de levantar el tono de voz y cortar la comunicación en italiano: “Forza Argentina, ¡andiamo avanti!” (Fuerza Argentina, vayamos adelante).

La carta completa

Mi nombre es María Teresa Barbera, tengo 86 años. Dicen que soy muy conflictiva, no me puedo quedar en silencio, tendría que haber nacido muda, corta de vista y medio sorda para no haber ocasionado tantos problemas.

La verdad es que no me puedo quedar quieta. Y todos mis hijos, tienen la misma respuesta: “Mamá, ya es hora que te jubiles. Está todo bien, no hagás lío, mamá. Los tiempos han cambiado”.

Y yo con 71 años de trabajo, consecutivo, adentro de la cocina, sin haber faltado nunca, que para mí era como si fuese la Iglesia.

Sea de cualquier lugar, cada ser humano, necesita descubrir que la vida es un mínimo de tiempo, que nada está perdido.

Más de una vez, me apoyaba en la columna y soltaba mis lágrimas. Como se puede amar tanto, así entendí con mi quinto grado y nada de estudio en español, que las cacerolas me brindaron el respeto y el amor, para creer en la vida.

En esta tierra donde muchos fueron los que con esfuerzo sembraron, y una gran mayoría siguieron por ese amor.

No entiendo a este gobierno, quiere cada vez más pobres y la belleza del ser humano es integrarse con trabajo y con el respeto que nos une y no nos separa.

A los 13 años, desembarcamos con mi madre en llanto y su hijo tan pequeño muerto. Fue en 1948, después de ver a mi patria destruida, llegué a un país desconocido, ya en ese tiempo quemaban las iglesias. Aún hoy, con tantos años pasados, me cuesta entenderlo.

Solo pueden gobernar unos, que hablan de democracia, sin respeto para la Justicia. Los temas de corrupción, días tras días, fortificados con poder, intrigas, soberbia y prepotencia. Yo me pregunto: ¿Cómo hicieron los europeos a reconstruir todo y dejar en el olvido dictaduras dominantes?

Qué lástima aumentar el odio y el rencor en el mismo pueblo.

Es un dolor muy grande.

No puedo pensar que en Argentina, no está apreciado el sacrificio, el el esfuerzo, de tantos argentinos que luchan creyendo que todo esto terminará y tendremos un mañana.

Solo ver la foto de Alberto y Moyano, juntos sonrientes, con un radiante y honesto futuro…??

Es una tristeza, sin dimensiones, ver filas de subsidiados: hombres inexpertos, sin oficios, madres jovencitas.

Este asistencialismo, esta gran caridad vuestra y humana. Solo pensar los sueldos que reciben nos hacen temblar y ustedes tienen el coraje de hablar de “pobreza”. Dejen que nosotros tengamos la decencia de luchar por el trabajo de nuestro país. No se equivoquen, que la igualdad está en la educación y en el trabajo. La igualdad no es la pobreza que se está generando, ni el aplauso a los corruptos.

La igualdad sería la Justicia, por ejemplo: la vicepresidenta es una ciudadana igual que todos y tiene que ser juzgada cómo uno más.

Hay un gran cansancio de tantas injusticias.

Ahora concluyo, digo lo que pienso, con el alma, mi verdad no es para ofender, solo me pregunto: ¿Un país que puede dar tanto, siempre con la misma mentalidad, los ricos y los pobres? Les puedo asegurar que el capital humano abunda en la pobreza solo hay que saber despertarlos.

El solo hecho de pensar qué con los subsidios se arregla el país, qué lejos estamos de un mundo de bien.

Desde ya, que las empresas se vayan, es por la política de ustedes, de cierre y de poca apertura. En todos los países del mundo, amparan a la masa trabajadora, le dan oportunidades a los capitales para que estén seguros y puedan trabajar dignamente. No incrementan el odio sino el respeto.

Todos los días, un cambio nuevo, otra ley de Afip, el dólar imparable, etc.

Las empresas no se van, huyen de esta hecatombe. Y los que se quedan acá son los héroes.

“A veces las crisis dan oportunidades”: historias de restaurantes que abrieron en plena pandemia

Fuente: Infobe Por la pandemia del coronavirus, que ya lleva más de siete meses golpeando con más de 600.000 mil casos en Argentina y 30 millones a nivel global, poco a poco la nueva normalidad se está asomando pero sigue habiendo rubros al que no les es fácil afrontar los cambios por el peligro y el alto riesgo de contagio que puede causar, por ejemplo, ir a un restaurante o un bar.

Desde el inicio del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio -20 de marzo- los restaurantes, cafeterías y bares permanecen con sus puertas cerradas al público. Hoy luego de las nuevas aperturas se permite el take away, el delivery y -para quienes tengan espacio- mesas al aire libre.

Muchos de ellos no pudieron solventar los gastos de alquiler y decidieron bajar las persianas, mientras que otros tuvieron la suerte y cumplieron el sueño de abrir su propio local gastronómico.

“A veces las crisis dan oportunidades”, dice Christian Franco, dueño del restaurante El Antojo, que ganó el premio como “La mejor milanesa de Buenos Aires”. La pandemia lo encontró sin ahorros, sin plata y gracias a eso pudo manejar la situación de una manera diferente. Cerró su local el 20, pero ya el 21 tenía otros planes. Estaba trabajando con seis personas y repartiendo a 15 cuadras a la redonda de delivery. “Yo me dije, nosotros tenemos la mejor milanesa, tenemos que expandirnos por todo Buenos Aires. Hicimos una caja para que llegue mejor a los clientes y nos empezaron a pedir de Recoleta, Caballito, Mataderos, de todos lados”.

No tuvieron que despedir a ningún empleado y hasta pudieron contratar a dos más por la demanda de pedidos que les llevó el confinamiento. La sorpresa se la llevó Christian cuando se acercaron dos chicos y le consultaron si vendían franquicias, y ellos estaban interesados en abrir un Antojo en Caballito. Él fue al lugar, miró la cocina, y accedió, ya que es un barrio donde solicitan muchos pedidos. “Reventó la venta ahí. Dije, lo voy a hacer acá porque también me va a ayudar económicamente”.

Con lo que ahorró y ganó del local de Caballito, le ofrecieron abrir otra sucursal en el barrio de Nuñez y pensó: “Por qué no darle más trabajo a quien lo necesite. Remodelamos todo y hace dos semanas que abrimos”. En el local de Nuñez están trabajando solamente con delivery y take away, próximamente, estarán abriendo la terraza y la habilitación de la vereda para poner mesas al aire libre.

A pesar de ser los reyes de la milanesa, Christian cuenta que en este tiempo no solo están vendiendo su producto estrella, sino que ellos lo llamaron “soluciones” y que por la crisis económica decidieron ponerle un precio acomodado y acorde a la situación. Armaron combos de milanesa XL, con gaseosa y pan. Y eso fue una solución tanto para el cliente como para ellos para mantenerlos como fieles seguidores.

Otra historia es la de Manuel Castiñeyras y Tomás Trippel que, con el apoyo de amigos y familiares inversores, pudieron concretar el proyecto de tener su propia cafetería de especialidad llamada BORJA.

Su proyecto s viene gestando desde mayo del 2019. En febrero alquilaron el local, pero luego llegó la pandemia del coronavirus. Tenían la obra terminada y decidieron seguir adelante para cumplir el sueño que ambos tenían por cumplir.

Ubicado en el barrio de Belgrano, finalmente, luego de seis meses y con mucho esfuerzo, pudieron abrir las puertas el 31 de agosto. Con el sistema de take away y 2 mesas al aire libre, solo están atendiendo dos personas en el local, con barbijo y constante higienización de manos y de todos los elementos que utilizan. La atención al público es por la ventana hecha especialmente, con una distancia de más de 1,5m.

En el mes de marzo, más precisamente el 26, en el barrio de Palermo iba a llegar una nueva hamburguesería. Pero el ASPO paralizó todos los planes y se terminó abriendo cinco meses después. “Estaba casi listo, pero aprovechamos estos meses e hicimos algunos cambios, como implementar un burger shop, para hacer un local dedicado 100% para hacer hamburguesas en tu casa”, cuenta a Infobae Rodo Cámara, dueño de The Food Truck Store.

Felices y contentos, el 22 de agosto llegó el gran día y pudieron abrir sus puertas en Palermo. Bajo los estrictos protocolos que requiere la ciudad, ellos toman todos los recaudos. “Primero tomando las medidas sanitarias con nuestros empleados, barbijos, sanitización y guantes. Y para los clientes, sumamos un sistema de reserva online y carta digital donde haces el pedido sin moverte de la mesa”.

Como sus estrellas son las hamburguesas, y la pandemia hizo que la gente cocine más en casa, cuenta Rodo que de restaurante ahora también pasó a ser un local a la calle y tuvieron un “boom” con la venta de los packs para terminar de cocinarlas con panceta, fetas de cheddar y hasta incluso pan.

“El bar existía y no lo iban a volver abrir. Lo estaban desmantelando. Nosotros -los encargados- le hicimos la propuesta para quedarnos con el bar y nos dijeron que sí”, empezó contando Mariano Vázquez sobre la historia de la nueva etapa de Magno District de Parque Patricios.

Cuenta que no fue nada fácil ni sencillo en medio de la pandemia pero pudieron sacarlo adelante y se hicieron cargo del restaurante. Abrieron el 1 de junio y actualmente cuentan con una empresa que les sanitiza periódicamente. Los empleados utilizan barbijos, máscara de protección, guantes de nitrilo y precintos de seguridad para cuando tienen que realizar el empaquetado y entregar un pedido.

Adaptamos la carta para la nueva realidad y para el delivery. Agregamos más repostería con delicatessen dulces, meriendas y desayunos para obsequiar. También hay menúes ejecutivos accesibles para los clientes. Hoy por hoy lo que más se vende es cafetería, que es lo que el público más extraña”, agrega.

Por último puntualizó que tuvieron que cambiar los espacios para implementar el distanciamiento social. Tienen mesitas en la vereda para comer ahí, y también cuentan con delivery propio y a través de las aplicaciones.

Más de 1200 empleos perdidos en Mar del Plata desatan la rebelión de la gastronomía

Fuente: La Nación ~ Sobre el cierre de la última semana los dueños de un restaurante sacaron sus hornos y parrillas para cocinar y vender desde la vereda. Les siguieron otros colegas que primero asomaron mesas y sillas al aire libre, como símbolo de protesta. Y con el transcurrir de las horas, también de la demanda de clientes, comenzaron a atender a cielo abierto. La rebelión ante lo prohibido llegó al rubro gastronómico marplatense, que, con el distrito en la fase 3 del aislamiento por la pandemia de coronavirus y limitado al delivery o take away, empieza a forzar una alternativa para facturar.

El reclamo del sector se volvió grito otra vez con una manifestación por las calles que este lunes llegó hasta el Museo MAR, donde dirigentes gremiales, trabajadores y empresarios de este y otros rubros afectados por la pandemia exigieron una solución inmediata tras seis meses de cuarentena. Los jueces desplazados suman presión antes de la reunión de la Corte

“Ya perdimos un centenar de locales del ramo, que no volverán a abrir, y más de 1200 puestos de trabajo”, dijo a LA NACION la secretaria adjunta de la seccional marplatense de Unión de Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (Uthgra), Nancy Todoroff.

Mar del Plata inició otra semana en la fase 3, la cuarta desde que el intendente local, Guillermo Montenegro, dispuso un retroceso ante un incremento de casos de coronavirus. La última semana hubo cifras récord, con pico de 430 positivos en un día. “Esos son solo los que se hisoparon”, aclaró a LA NACION un médico del sistema público, que le da dimensión preocupante a la expansión del virus no solo en el distrito sino en toda la región. Desde la costa hacia el centro de la provincia.

La gastronomía tuvo poco más de un mes de servicio casi a pleno. Se dio a partir de una excepción que también firmó Montenegro vía decreto a partir de una sugerencia de la Comisión de Reactivación Económica que conformaban concejales de todos los bloques políticos y funcionarios. Sabemos que hay un escenario de cuidado, pero con protocolos y buena predisposición de todos podemos salvar miles de puestos de trabajo Nancy Todoroff (secretaria de Uthgra)

Así también se llegó a la reapertura de gimnasios y natatorios, que apenas pudieron funcionar poco menos de dos semanas. La ola de contagios que tomó potencia a mediados de agosto arrasó con la mayoría de las actividades cuando se apostó por reducir la circulación en las calles.

La construcción en obras privadas también había quedado alcanzada por esta determinación, ratificada por la provincia cada lunes, cuando define en qué instancia de flexibilización se encuentra cada distrito. El decreto de necesidad y urgencia que firmó el presidente Alberto Fernández para ratificar la continuidad del ASPO hasta el 11 de octubre próximo hace mención clara a General Pueyrredón como uno de los distritos en crisis. No especifica por cuál de los motivos, pero aquí podrían ser un poco de los tres que se mencionan en ese texto: es una zona de transmisión comunitaria sostenida del virus, se da aumento brusco en el número de casos o está tensión su sistema de salud.

Los gastronómicos piden al menos que se les habilite atender en mesas al aire libre, como ocurre en la ciudad de Buenos Aires. Se encuentran con una negativa tras otra de la provincia. Por eso este fin de semana sacaron sus mesas y sillas y a la calle y hasta atendieron clientes. En algún caso hubo tensión y cruces cuando policías intentaron advertir del exceso sobre la norma vigente.

Anoche abrieron algunos bares, siempre a cielo abierto, y lograron gran cantidad de clientes. Esta vez no hubo incidentes. En el sector evalúan ahora si esta modalidad puede ser sostenida y ampliada. “No queremos tener problemas legales, pero nos estamos fundiendo”, confió a LA NACION el dueño de un bar que participó de esta protesta ruidosa, frente al museo provincial.

La pandemia arrasó con algunos nombres históricos del rubro gastronómico de la ciudad. Otros hacen equilibrio y esperan llegar en pie a la temporada, si es que lo que aporte este verano se parece a algo de los anteriores. “A algunos les dan el ATP, que ya no alcanza para nada”, comentó otro titular de un bar y restaurante sobre aportes oficiales del Estado para costear parte de los sueldos.

Todoroff, en nombre del gremio, insistió en pedir a las autoridades que se habilite la atención de clientes al aire libre. “Sabemos que hay un escenario de cuidado, pero con protocolos y buena predisposición de todos podemos salvar miles de puestos de trabajo”, remarcó.