La Ciudad ya trabaja en los protocolos para una posible apertura

Fuente: La Nación ~ Las concesiones que realizó la ciudad de Buenos Aires para acompañar el endurecimiento de la cuarentena en el área metropolitana , donde se concentra la mayor cantidad de casos de coronavirus, tienen fecha de vencimiento. El Gobierno porteño se mantiene firme en las convicciones de tomar sus propias medidas a partir del 17 de julio cuando se cumpla el plazo de las nuevas restricciones anunciadas junto a la Nación y a la provincia de Buenos Aires, para afrontar las próximas etapas de la pandemia si los indicadores que evalúan a diario le dan la razón.

Por eso, varios de los principales funcionarios del equipo del gabinete de Horacio Rodríguez Larreta trabajan, desde hace varias semanas, en los protocolos que se implementarán en rubros que están sin actividad desde marzo, cuando comenzó el aislamiento social preventivo y obligatorio. La apertura paulatina de peluquerías , industrias, el sector artístico y cultural , actividades profesionales que también estaban vetadas, comercios de indumentaria y calzado serían parte de la próxima fase; no así la gastronomía y otros rubros que suponen la circulación de muchas personas.

El vicejefe porteño, Diego Santilli , el jefe de Gabinete, Felipe Miguel , y el ministro de Desarrollo Económico, José Luis Giusti , son los funcionarios que encabezan las conversaciones con los comerciantes y las cámaras. Son parte del equipo que recorre los comercios e intercambian opiniones con comerciantes que elaboraron sus propios protocolos para que sea estudiado y, si son avalados, puestos en práctica.

Es el caso de una reconocida peluquería de Chacarita -donde son habitúes los futbolistas de muchos clubes de fútbol de Buenos Aires, principalmente de River Plate- que visitaron los tres funcionarios. Allí el propietario presentó las medidas que tiene implementadas en el local, ya preparado para cuando reciba la autorización para trabajar.

Un dispositivo que rocía un líquido sanitizante al cruzar la puerta, alcohol en gel y medición de la temperatura corporal , espacios de trabajo para los peluqueros separados por mamparas de nylon , tijeras y máquinas de corte rociadas con una solución de alcohol al 70% , entre otras medidas, fueron parte de las sugerencias expuestas en esas visitas. Los funcionarios tomaron nota para volcarlas en el protocolo final que deberá ser avalado por el Ministerio de Salud .

En el entorno del ministro de Salud, Fernán Quirós , afirman que los valores monitoreados a diario y que serán la clave para ablandar la cuarentena comienzan a responder , por ejemplo, el índice de contagiosidad o número R que se encuentra en 1,05 cuando al principio de la pandemia se ubicaba en 1,14 y en mayo llegó a 1,2. Colocarlo por debajo de 1 indicaría que la curva de contagios se está controlando y se podría habilitar las actividades que se están estudiando, como lo había adelantado LA NACION el viernes pasado.

Otro valor que alienta el optimismo en la ciudad es la cantidad de días de duplicación que en su mejor marca se ubicó en 25 días y, en el peor momento, en 15 días. Hoy esa cifra se ubicaría por encima de los 20 días y se espera que mejore en la recta final de las restricciones estrictas.

Cuidados preventivos

Sin perder de vista que si estos parámetros se disparan no será posible una apertura paulatina y, además, teniendo por delante al menos seis meses de cuidados preventivos con el uso del tapabocas y el distanciamiento social, en el Gobierno de la Ciudad sostienen que este será el último gran esfuerzo que se le pedirá a los porteños.

Después del 17 de julio se pretende habilitar actividades profesionales que no funcionan desde el 20 de marzo, cuando se inició la cuarentena, como las de abogados y contadores . También están en estudio protocolos que permitan ensayar obras teatrales para que, cuando se habilite la apertura de teatros, las compañías puedan debutar lo antes posible. En el rubro artístico, entraría en vigor la apertura de galerías de arte .

En un segundo plano, aunque con la misma importancia para lo que representa en la economía porteña, se encuentran las industrias , por ejemplo, del rubro textil . La apertura de la actividad, aseguran en la administración porteña, supondría una mayor circulación de personas entre la ciudad y la provincia ya que muchos de los trabajadores viven en el área metropolitana .

El aforo permitido en restaurantes, bares y cafés está en evaluación constante, pero la autorización para la actividad comercial no será parte de la próxima apertura. En el Gobierno consideran que para permitir el regreso de las salidas se deberían dar otras condiciones.

Tras varios meses, reabren bares, confiterías y restaurantes en la ciudad de Córdoba

Fuente: La Voz ~ Sólo podrán trabajar de 7 a 23. Cómo es el protocolo.

Los bares, las confiterías y los restaurantes de la ciudad de Córdoba reabren sus puertas este martes tras varios meses de permanecer cerrados por las restricciones sanitarias desde que se estableció la cuarentena por la pandemia del coronavirus.

El Centro de Operaciones de Emergencias (COE) dio luz verde la semana pasada para el regreso de ese rubro, entre otros.

Sólo podrán trabajar de 7 a 23 y no estarán permitidas las barras. Reapertura en Capital. (Archivo/Nicolás Bravo)Debe mantenerse una distancia mínima entre personas de dos metros, y en la distribución total del espacio no puede haber más de una persona cada dos metros cuadrados.

“En caso de ser menor se deberá colocar entre ellas barreras físicas de plástico, vidrio o acrílico”, indicó la Provincia.

Además se debe llenar una ficha (declaración jurada) con cada cliente que ingrese.

En cada ingreso del establecimiento se debe colocar alfombra sanitizante o paño con una solución de hipoclorito de sodio al 10 por ciento. Además, debe haber un tacho de basura sin tapa.

La situación de los food trucks

Fuente: El Intransigente ~ Las consecuencias económicas por causa de la pandemia mundial de coronavirus y la cuarentena estricta, generan problemas en varios sectores. En ese marco, Sergio de Acha, de la Federación Argentina de Kiosqueros (Fedarki), habló al respecto. A través de una entrevista exclusiva con El Intransigente, habló sobre la situación de los llamados food trucks si se extiende el aislamiento social.

“La situación para nosotros es muy, muy delicada, porque, como sabemos, no hay eventos y los food trucks trabajan en lugares donde se reúnen gente. Por ese motivo, las familias la están pesando bastante mal y estamos a la espera de si nos pueden otorgar un espacio al aire libre o algo en ese sentido. Pero hasta el momento, como está la situación del coronavirus, no se está prestando demasiada atención”, analizó.

Acerca de la cantidad de personas que se dedican a esta especialidad, señaló que “desde el comité de la Cámara Argentina que tenemos, hay más de 3 mil food trucks. Con, dos, tres personas por truck da aproximadamente 6 mil personas que trabajan directamente en el sector. Y con todos los accesorios, son más familias, todo lo que tiene que ver con insumos y lo que involucra la industria”.

En esa línea, el integrante de Fedarki agregó que “lo que estamos tratando es que nos presten atención. Aunque sea para ver de ofrecer productos de primera necesidad y poder trabajar en la misma situación que están la feria de la Ciudad en todo el territorio nacional. Pero viene bien que existan lugares que brinden servicios de primera necesidad y estar al aire libre y poder trabajar”.

Para finalizar, habló acerca de la posibilidad de poder acceder a algunas de las ayudas que está brindando el Gobierno nacional. Sobre ello, Gabriel de Acha declaró que “en la gran mayoría de los casos, los colegas no lo pudieron gestionar. Tuvieron trabas y no, no les sirvió mucho”. Cabe recordar que todavía no se definió si la tercera vuelta del IFE será para todos aquellos que lo cobraron las dos primeras veces. 

Montenegro: “Todavía falta un poco para que abran los restaurantes”

Fuente: 0023 ~ El jefe comunal ponderó los frutos de la comisión de reactivación económica y aseguró que “el movimiento que generó la reactivación económica no varió la situación epidemiológica de la ciudad”.

Luego de la reapertura de las cafeterías que se materializó el último viernes, el intendente de General Pueyrredon, Guillermo Montenegro, se mostró prudente a la hora de pronunciarse por la futura vuelta del resto de los sectores de la gastronomía y aseguró que “todavía falta un poco para que abran los restaurantes”.

El último jueves la comisión de reactivación económica del Concejo Deliberante decidió sectorizar la gastronomía y Montenegro rubricó el permiso precario para su regreso después de más de 100 días. Después de tres jornadas, Montenegro celebró la reapertura de las cafeterías.

Yo creo que todavía falta un poco para que abran los restaurantes. Estamos haciendo una prueba habilitando las cafeterías con todos los cuidados y protocolos”, dijo el jefe comunal en declaraciones formuladas al programa Almorzando con Mirtha Legrand, que se emite por la pantalla de El Trece y en tiempos de pandemia conduce Juana Viale, la nieta de la actríz y presentadora de 93 años.

El responsable del Gobierno local ponderó la situación sanitaria de Mar del Plata, que a la fecha cuenta con nueve casos activos de coronavirus. “Hicimos una cuarentena muy estricta al principio y eso nos permitió avanzar en las excepciones de algunas actividades. Cada vez que sumamos habilitaciones verificamos la situación“, explicó.

“No tenemos ningún enfermo internado hace meses. El movimiento que generó la reactivación económica no varió la situación epidemiológica de la ciudad“, indicó Montenegro, quien consideró que “hasta que no salga la vacuna, la única solución será la cuarentena, el uso del barbijo y el distanciamiento”.

A su vez, el jefe comunal reconoció que, en caso de que surga un rebrote de casos “va a haber que cerrar y dar marcha atrás”, aunque destacó que “si seguimos manteniendo esta responsabilidad podemos seguir avanzando” en futuras excepciones. “El marplatense es muy conciente y está permanentemente pensando en el otro”, subrayó.

Para finalizar, Montenegro distinguió la decisión de los bloques políticos que integran el Concejo de “trabajar todos juntos en medio de la pandemia” y resaltó que tiene “muy buen diálogo” con el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y el presidente de la Nación, Alberto Fernández.

“Cada vez que avanzamos lo comunicamos y explicamos por qué. Acá hubo una decisión de toda la ciudad que fue acompañada por todas las fuerzas políticas. Es algo que se ganaron los marplatenses y lo tienen merecido“, concluyó.

Restaurantes porteños en cuarentena: para seguir funcionando tienen que pagar 11 impuestos

Fuente: Clarín ~ Por la enorme presión tributaria entre tasas nacionales y de la Ciudad muchos ya bajaron la persiana y otros están contra las cuerdas.

La gastronomía​ es uno motores económicos de la Ciudad. Se estima que entre todos los segmentos involucrados, pymes y microemprendimientos emplea a más 50.000 personas. Y hace más de 100 días que está prácticamente paralizada.

La pandemia de coronavirus y la cuarentena​ pegó de lleno en un sector que, además, en gran medida depende del turismo. Y sin fecha clara para una reapertura parcial de los locales, por ahora son noticia los restaurantes que bajan las persianas para siempre.

“Cerramos definitivamente. 80 días cerrados fue imposible de sostener. Gracias a todos por estos años”. El pasacalle frente al bar Bad Toro en Plaza Serrano resume el sufrimiento de la mayoría de los emprendedores o empresarios gastronómicos: cómo aguantar.

A quien se consulte del rubro coincide en la que la presión impositiva altísima en condiciones normales, se convirtió durante la cuarentena en un soga que cada vez aprieta más. Una fuente del sector detalló para Clarín 11 los impuestos o tasas que debe pagar con su restaurante funcionando al 20% con delivery y take away.

“Los impuestos nacionales son el IVA, Ganancias, Bienes Personales, débitos y créditos Bancarios (impuesto al cheque) y los aportes provisionales”. El Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) del Gobierno Nacional cubre sólo una parte de los aportes, por lo que del resto se debe hacer cargo el dueño el empleador.

“Luego están los impuestos locales, en este caso los de la Ciudad -amplia-: Ingresos Brutos, ABL, Inmobiliario, Tasas de ocupación y publicidad y residuos”. Y agrega: “El ideal sería una disminución de la tasa de IVA o la alícuota de Ingresos Brutos (este año se frenó un plan que aplicaba bajas graduales). Pero hoy al no haber actividad lo más urgente es ABL y el Inmobiliario”.

 Al respecto, el Gobierno de la Ciudad envío a la Legislatura porteña un proyecto que condonaría el ABL y el Inmobiliario a restaurantes y bares en junio y julio. Para los empresarios es insuficiente y piden que se suspenda el cobro por un año e Ingresos Brutos por seis meses.

Volviendo a los tributos y de acuerdo al informe que anualmente realiza el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), los impuestos pueden llegar a llevarse el 40% de la facturación de un restaurante.

“En el caso de los restaurantes -considerando un tamaño grande-, se observa que aproximadamente un 39,8% del precio que paga el consumidor, se origina en impuestos nacionales, provinciales y municipales. Este porcentaje es levemente superior al obtenido para el rubro hotelería debido a la mayor incidencia que tiene en la estructura de costos el componente personal”, resalta el informe.

Y destaca un costo más que afrontan los restaurantes: “La incidencia de la presión tributaria que el sistema impositivo y previsional ejerce sobre los insumos que utilizan como los servicios públicos, la publicidad, los alimentos y bebidas, entre otros. En estos casos, seguramente la carga tributaria sea unos puntos aún más elevada”.

Los bares notables apuestan a enviar su mística por delivery y buscan ayuda oficial para sobrevivir a la cuarentena

Fuente: Clarín ~ Su encanto está en su atmósfera, pero ahora sus salones permanecen cerrados. Algunos, como el Tortoni o El Viejo Buzón, apelan a mandar sus rituales a domicilio, como el chocolate con churros o la comida de olla.

Un sábado a la tarde cualquiera, un murmullo invade la esquina de Rivadavia y Medrano, en Almagro. Sobre la vereda, la gente forma fila y espera pacientemente para ingresar a Las Violetas, uno de los bares más pintorescos de la Ciudad. La demora puede ser de hasta dos horas, pero para muchos vale la pena: masas finas, tortas, fosforitos, sándwiches, chips y canapés lo compensarán. Sin embargo este año esas colas de fanáticos no podrán recrearse. En cambio, el famoso postre Leguisamo -bautizado así en homenaje al jockey preferido de Gardel- llegará por delivery o take away. Esta cuarentena que ya tiene 107 días, también obligó a reinventarse a los casi 90 bares notables porteños, considerados “patrimonio cultural de Buenos Aires”.

Estos bares notables padecen el aislamiento social igual que los más de 140 mil comercios que, según el Ministerio de Hacienda y Finanzas porteño, hay en la Ciudad. Pero tal vez pierdan un poco más, porque su encanto tiene que ver con el lugar en sí mismo, con el ambiente, con la atmósfera que se respira en ellos. No hay delivery ni take away que reemplace ver de cerca los vitrales de Las Violetas; la barra de madera de El Federal, en San Telmo; las mesas de paño azul y verde en Los 36 Billares; la boiserie y las mesas de mármol del Café Tortoni, o el placer de tomar un café en la vereda de La Biela, junto al gomero.

Según estima Fecoba (la Federación de Comercios e Industria de la Ciudad), cerca de 20 mil comercios ya cerraron por el parate en la economía que generó la pandemia. El gastronómico es uno de los rubros más afectados: desde el 20 de marzo bajaron las persianas decenas de locales que venían de un 2019 muy difícil. Entre ellos están el restaurante del Hotel Castelar y La Flor de Barracas, dos bares notables.

El Café Tortoni es uno de los gigantes que sienten el peso de estar abiertos, pero casi inactivos. Su ubicación le juega en contra. A diferencia de otros que están en ámbitos más barriales, este bar notable inaugurado en 1858 está en un área de oficinas, ahora vacías. La Avenida de Mayo al 800 no es un área residencial y tampoco hay turistas.

Aquí las colas también se extrañan. “Estamos vendiendo menos del 5% de lo habitual. Y más allá de la angustia de lo que está sucediendo, nos preguntamos cómo será el futuro. Cómo será el regreso, cuándo volverán los turistas, el movimiento de oficinistas, la actividad comercial”, lamentan los socios del local. El salón amplio, vacío y silencioso, impacta. Como muchos notables, en el Tortoni apuestan al delivery y aprenden todo en el camino, porque nunca antes habían vendido de esta manera. Su propuesta, por ejemplo, permite disfrutar en casa de su tradicional chocolate con churros.

Al igual que a los comercios, a estos bares podría ayudarlos la condonación del ABL de junio y julio, un proyecto que avanza en la Legislatura porteña. “Se estima que estarán alcanzados unos 110 mil comercios, entre ellos locales gastronómicos, librerías, peluquerías, jugueterías, hoteles y gimnasios. También se condonará el impuesto al uso del espacio público. Para la Ciudad representa un costo fiscal de 600 millones de pesos”, dicen desde el Gobierno porteño. Otros alicientes son los créditos de hasta 500 mil pesos que lanzó el Banco Ciudad con una tasa del 12% y 6 meses de gracia, y la suspensión de los embargos hasta el 31 de agosto.

Felipe “Toto” Evangelista, al frente de El Viejo Buzón en Neuquén al 1100, también tuvo que apelar al delivery. Pero aquí, en pleno Caballito, los vecinos están más presentes. Aún así, están vendiendo el 15% de lo que facturaban antes de la cuarentena: “Tuvimos que empezar de cero. Nuestro bar es el cafecito compartido, la cerveza y la charla de la noche, los abrazos, los amigos. Son los shows artísticos, la presentación de un libro, la lectura de un poema. Para la gente es un templo. Esto es muy dificil de recrear. Pese a todo, los vecinos nos llaman y nos alientan, nos hacen pedidos, y nos damos cuenta de que nos quieren ayudar. Nuestro compromiso es llevarles la mística a domicilio, el locro, el mondongo y los platos del día. Con el frío, mucha comida de olla”, cuenta “Toto”, vecino ilustre y ex presidente de Ferrocarril Oeste.

Hace 32 años que alquila la misma esquina. “No seríamos los mismos en otro sitio. Y es también lo que nos diferencia de los otros bares. Por eso estoy muy preocupado por el futuro de los notables. Nosotros pudimos acceder al ATP pero no a los créditos del 24% de interés anual. Estamos expectantes de ver qué pasa en la Legislatura y tenemos una reunión con el Jefe de Gobierno el lunes. Después de tanto tiempo de trabajar en el bar, en donde las discusiones de mesa en mesa van abriendo el camino hacia la amistad, espero que este coronavirus nos deje al menos el camino liberado para luchar por las cosas que valen la pena”, sintetiza Toto, quien además preside la Subcomisión de Bares Notables de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (AHRCC).

El legislador porteño Leandro Santoro (Frente de Todos) presentó un proyecto de ley de “asistencia integral” específico para los bares notables. La iniciativa prevé la eximición del pago de ABL e Ingresos Brutos, subsidiar el 100% de los servicios y de parte de los sueldos del personal de manera complementaria a los ATP, y lanzar una línea de créditos del Banco Ciudad con tasa al 0%. Todo, hasta diciembre de 2020. “Sabemos que la Ciudad tiene sus finanzas muy resentidas, pero necesitamos que el Jefe de Gobierno y el oficialismo le den una mano a esta gente. Buenos Aires no será la misma sin ellos porque son parte de nuestro patrimonio cultural, material e inmaterial”, dice Santoro.

De manera excepcional, este año el Ministerio de Cultura porteño incluyó a los bares notables en la convocatoria anual al Fondo Metropolitano de las Artes, la Cultura y las Ciencias, que financia proyectos en esos campos. Si ganan el beneficio, deberán destinarlo a actividades culturales. 

Cecilia Boullosa, periodista gastronómica (@chicaelectricaa en Instagram), armó un listado de restaurantes que ofrecen delivery y take away y lo transformó en un mapa geolocalizado. “Es difícil hablar de los bares notables como un conjunto homogéneo. Hay algunos de grupos empresarios y otros que son familiares o de pequeños comerciantes. Hay bares que están en las zonas más caras de la Ciudad o dentro de hoteles cinco estrellas y otros que están en barrios periféricos. Están los que vivieron del turismo durante los últimos años y tenían cola en la puerta y otros que vienen remándola desde hace tiempo. Me parece tribunero y hasta injusto que se pida un rescate específico para ellos cuando toda la gastronomía la está pasando mal. Es más razonable una ayuda general al rubro: baja de impuestos, condonación de deudas, créditos blandos”, opina.

Boullosa destaca a algunos bares que en estos más de 100 días apelaron a su esencia para salir adelante, “Uno es El Gato Negro, con la venta de especias. Además está desarrollando el e-commerce. Hay otros que tienen el impulso de gastronómicos jóvenes, como Los Galgos o Café Roma, que entienden que los bares notables no pueden vivir de los laureles y la nostalgia, ni tampoco de un subsidio, sino de la elección diaria de los clientes. Tienen que enamorar al público joven, ofrecer un buen producto, un buen servicio y sí, a partir de ahora, también un buen delivery”.

Innovación en un restaurante: “Tenemos el chip de la supervivencia”

Fuente: La Nación ~ Tecnología aplicada y mucha adaptación, las claves del éxito del restaurante Fayer, que ya tiene local en Madrid

Martín Loeb y Alejandro Pitashny son expertos en comienzos desastrosos. Esta es la conclusión inevitable cuando se repasa la breve pero intensa trayectoria de su proyecto gastronómico, Fayer . Es que, a menos de un año de su muy anticipado lanzamiento en Buenos Aires allá por mayo de 2017, el restaurante de cocina moderna israelí y parrilla argentina estaba al borde de la quiebra. Una vez recuperado y hasta posicionado como una de las propuestas culinarias más interesantes de la nueva escena porteña, a fines de 2019, los socios anunciaron el desembarco de Fayer en Europa. Su primera incursión del otro lado del Atlántico, un local sobre la elegante calle Orfila en el centro de Madrid, abrió las puertas el 9 de marzo pasado. y tuvo que cerrarlas cuatro días después, cuando se decretó la cuarentena obligatoria en España. (Esta última tragedia no estuvo exenta de poética: fue bautizado “el restaurante más efímero de todos los tiempos”.)

Pero Loeb y Pitashny son también especialistas en lo que, en sus propias palabras, explican como “ir armando el paracaídas antes de llegar al piso”: “A partir del golpe y la frustración, podés decidir ir para un lado o para el otro, pero el único fracaso seguro es quedarte quieto. Nuestra historia es de pura resiliencia . Nos adaptamos a las circunstancias y nos movemos rápido”, explican por videollamada, con una nueva prueba de su habilidad casi darwiniana para sobrevivir mediante la reinvención a plena vista. Hablan por Zoom desde su local en Palermo, A.P. (Antes de la Pandemia) copado por un público fervoroso de clientes recurrentes, un mix heterogéneo en el que sobresalen diplomáticos, políticos, empresarios, abogados y artistas. Hoy, ese espacio diseñado para brindar una experiencia tan sofisticada como descontracturada cambió la iluminación tenue, la musicalización trendy y la atmósfera cool por una nueva disposición nacida y perfeccionada en tiempos de Covid-19.

Con las sillas fuera del paso y las mesas agrupadas en islas de trabajo, y en medio de una profusión de laptops y vajilla descartable, Loeb describe el esquema de emergencia que él mismo ideó: “Volvimos a abrir ni bien nos lo permitieron, el primer lunes de abril. No perdimos tiempo en sufrir, nos pusimos en marcha de inmediato. Le dijimos al equipo: ‘No existen más los jefes de salón ni los camareros ni los bartenders. Los nuevos roles y responsabilidades son: ventas, picking, packing, delivery y logística’. La cocina es lo único que quedó en su lugar. En el salón, tenemos un centro de comunicaciones con cuatro computadoras que pueden responder al mismo número de WhatsApp, y también áreas de preparado de pedidos, de logística para la calle, de entrega a apps de delivery y a los clientes que se acercan hasta acá. Además, una mesa de control que opera como la torre que supervisa los aviones en un aeropuerto, chequeando cada salida, con matriz de horarios y zonas de entrega, y hasta un software de tracking de pedidos para avisarle al cliente unos minutos antes de que el suyo llegue a su puerta”.

Pitashny completa: “La clave fue salir a buscar los pedidos en vez de esperar a que llegaran solos. Para eso, montamos un mini call center desde donde empezamos a llamar para contar acerca de esta nueva modalidad y compartir el menú para disfrutar en casa. La respuesta fue muy buena, porque identificamos un target preciso de clientes integrando todas nuestras bases de datos a un CRM. Todo funcionó tan bien que, cuando termine la cuarentena, vamos a seguir con esto como una nueva unidad de negocio, en un espacio diferente, con una cocina especialmente montada para el delivery”.

En medio de la Coronacrisis que ya provocó caídas resonantes en la industria de la restauración local (desde los selectos Ravello en Palermo y el Sottovoce de Puerto Madero hasta el popular bar Chin Chin en San Telmo y Hong Kong Style, un emprendimiento familiar icónico del Barrio Chino), el caso de Fayer llama la atención y nos recuerda esa frase lapidaria que se le atribuye al gurú del management Peter Drucker: ” Innovar o morir , esa es la cuestión”. Porque la receta del éxito de su restaurante, claro está, reside en la calidad de su cocina, pero ese es tan solo el ingrediente de base en una cuidada, planificada y rigurosa estrategia de negocios, que apunta a la innovación y mejora constantes, que mezcla la ambición y obsesión de sus dueños pero, también, incluye una cuota significativa de humildad. Y es que ellos mismos lo admiten sin problema: ninguno de los dos es chef. De hecho, cuando arrancaron con Fayer, no sabían absolutamente nada de gastronomía.

Gastronómicos por accidente

En 2009, Dan Senor y Saul Singer publicaron un libro que rápidamente se volvió bestseller y que hoy todavía se considera de lectura obligada para emprendedores de todas las latitudes. En Start-Up Nation: La historia del milagro económico de Israel , los autores analizaron cómo fue que una nación de poco más de medio siglo de vida y apenas siete millones de habitantes había logrado, entre otras hazañas, que 63 empresas nacidas en su territorio ingresaran a la bolsa de NASDAQ -un número mayor al de cualquier otro país, excepto por Estados Unidos-. Además de explayarse sobre las atinadas políticas públicas para promover la innovación en el sector privado, la fuerte cultura de toma de riesgo para las inversiones y la natural disposición de los habitantes a adoptar y crear nuevas tecnologías, Senor y Singer se despacharon largo y tendido sobre la mentalidad de los israelíes con respecto al fracaso.

Un paso ineludible en el largo proceso de ejecución poblado de pruebas y errores propio de toda idea realmente novedosa, una instancia vital de aprendizaje, el motor natural de la innovación . Todo esto puede ser el fracaso bien entendido. En palabras de Tal Ben-Shahar, el profesor estadounidense-israelí de Harvard que se hizo famoso por dictar el curso más exitoso en la historia de la universidad, titulado Psicología Positiva 1504 : “Aprendé a fracasar o fracasá para aprender”.

Cuando decidieron invertir en Fayer, ni Loeb ni Pitashny pensaron que la influencia e inspiración de Israel trascendería el ámbito de la cocina y se metería de lleno en lecciones de management y emprendedorismo. En 2016, cuando decidieron “poner unas fichas” y crear el fondo de inversión Food Macro para respaldar el proyecto liderado por entonces por Tomás Kalika, el cofundador y chef ejecutivo del premiado restó Mishiguene, Fayer parecía una apuesta casi segura. El timing también era perfecto, ya que la cocina judía estaba cobrando relevancia en nuestro país, replicando una tendencia ya en boga en las principales capitales del mundo.

Así lo explica Allie Lazar, periodista gastronómica y fundadora del blog Pick up the fork , quien además asesoró en sus experiencias foodies en Argentina a Barack Obama y a los productores de la serie de Netflix Somebody Feed Phil : “La gastronomía judía es una cocina de raíces y de diáspora. Durante miles de años, los judíos han vivido en muchas partes del mundo, desde Europa del Este hasta Medio Oriente, y hoy sus platos y recetas son un reflejo de esa historia con múltiples influencias. Durante la última década, chefs de fama internacional como Yotam Ottolenghi (dueño de seis restaurantes en Londres) y Eyal Shani (creador de la cadena Miznon, con locales en Nueva York, París, Viena y Melbourne) vienen impulsando la cocina israelí reversionada. Y también hay una cultura fuerte del formato Jewish Deli, bien tradicional y nostálgico, pero modernizado”.

En este contexto con todo a favor, Fayer (que significa “fuego” en yiddish) se propuso combinar los sabores judíos por excelencia con la obsesión argentina por el fuego, presentado en cinco formatos: tannur (horno de piedra y barro), mangal (espadas sobre las brasas), ahumador, spiedo y, por supuesto, la infaltable parrilla. Pero hasta la más conservadora de sus proyecciones pecó de optimista. “Abrimos en mayo de 2017, después de una obra bastante grande. Al principio, el local funcionó con mucha dificultad, el concepto no logró plasmarse, el management falló grande. Por eso, al año, decidimos tomar control de nuestra inversión porque nos dimos cuenta de que, o la dejábamos ir y la perdíamos, o tratábamos de revertir la situación, aprendiendo el negocio de la restauración en el camino y a los golpes. Y así fue”, recuerdan los socios.

Loeb, ingeniero en sistemas con experiencia en áreas comerciales y de IT en distintas multinacionales, había cofundado y liderado durante 13 años la empresa NatureCrops, que llegó a estar con sus alimentos a base de quinoa (orgánicos, kosher, halal y libres de gluten) en cuatro continentes y que lo llevó a vivir a Holanda por varios años. Pitashny, economista formado en la UBA y en la prestigiosa escuela de negocios de Wharton, de regreso después de trabajar en banca y finanzas en Londres, representaba en Argentina (todavía lo hace) al banco Rothschild en temas de financiamiento soberano. Amigos de la secundaria, se habían reencontrado tras muchos años de distancia en distintas reuniones sociales en las que la buena comida y las experiencias gourmet eran protagonistas. Pero, para decirlo lisa y llanamente, jamás se les habría cruzado por la cabeza ganarse la vida haciendo ni un huevo frito.

“Ambos, por separado, habíamos hecho distintos negocios a lo largo de nuestras vidas, por ende, teníamos la experiencia de aprender y meternos a fondo y rápido en negocios de los que no sabíamos demasiado. Pero nunca habíamos manejado una empresa juntos”, señala Loeb, y Pitashny completa: “La gastronomía puede parecer sencilla desde afuera, y tanto Martín como yo seguimos involucrados en otros negocios que pueden parecer más complejos, pero no es así. Tener un solo restaurante es más desafiante que cualquier otra cosa que hayamos hecho antes. Encima, sabíamos que nos habíamos metido en una industria que nos apasionaba, pero también que en gastronomía en el 95% de los casos te va mal”.

Por sobre todas las cosas, sabían que no sabían nada (de cocina). Su aprendizaje llegó desde las aulas (Loeb se inscribió en un posgrado de Restaurant Revenue Management de la Universidad de Cornell, Nueva York), pero fundamentalmente gracias a expertos que les compartieron su know how como Fernando Trocca, Pablo Rivero de Parrilla Don Julio, Pablo Orcorchuk de Dada Bistro y Tomás Perlberger de EAT Catering. Todo esto sumado al fogueo del día a día. “Ocuparnos implicó mucho tiempo físico y mental, hubo mucha prueba y error. Tener un restaurante es manejar la expectativa permanente de muchas personas, de tus empleados, de tus clientes. Es como una obra de teatro, siempre hay espectadores que te van a amar y otros que no. Uno se pregunta: ¿pero cómo puede ser? Bueno, es que hay muchos factores que pueden fallar. Lo importante es tener gran rigurosidad, sin descuidar el alma y mística del lugar”, revelan.

Esa rigurosidad se tradujo en el reordenamiento de la administración, en una obsesión por implementar procesos de control y optimizar tiempos y roles, y en la elaboración manuales de procedimientos y entrenamientos para lograr el mejor uso de los recursos, entre otras medidas que parecerán obvias pero que, en el ámbito de la gastronomía, son más una excepción que la regla. “Quizá por deformación profesional, tenemos la imperiosa necesidad de entender cada número”.

Así y todo, admiten que la elección del local español fue “cerrar los ojos y visualizar que iba a venir gente”. Una visualización que, pandemia de por medio, tardó tres meses más de lo esperado en tener la chance de hacerse realidad. Pero, conociendo la trayectoria de sus dueños, todo lleva a pensar que Fayer Madrid será un éxito. En sus propias palabras: “Tenemos el chip de la supervivencia. Lamentablemente, pero afortunadamente también, al principio con Fayer nos fue mal, así que ahora tenemos marcado a fuego que nos tiene que ir bien, muy bien”.

Barrionuevo: “La situación del sector gastronómico es de gran angustia”

Fuente: Telam ~ El titular del sindicato gastronómico, Luis Barrionuevo, dijo hoy que la situación de bares, restaurantes y hoteles “es de angustia y gran depresión” ante el aislamiento por la pandemia del coronavirus, al tiempo que reclamó la formación de un comité de crisis y que se declare la “emergencia turística”.

Por otro lado, opinó sobre la situación del expresidente Mauricio Macri, sobre quien dijo que puede “terminar preso”, pero no por el supuesto espionaje ilegal realizado durante su gobierno, sino por otras causas.

En relación a la situación del sector por el coronavirus, Barrionuevo dijo hoy que “la situación económica está difícil, peor que la del coronavirus, porque ya entramos en mucha desesperación en nuestro sector, en el turismo en general, en una gran depresión”.

En diálogo con radio Mitre, el dirigente sindical indicó que nota “la incapacidad de los funcionarios para tratar la situación, como que ya deberían haber hecho un comité de crisis, con un plan de trabajo para aquellos que bajan los brazos y cierran definitivamente”.

La situación económica está difícil, peor que la del coronavirus, porque ya entramos en mucha desesperación en nuestro sector”

Recordó que hace 45 días el presidente Alberto Fernández “recibió a las cinco cámaras empresarias del turismo y gastronomía, pero hasta ahora no hubo respuestas para ayudarlos, ni para los 500.000 trabajadores del sector”.

Barrionuevo sostuvo que “ya deberían haber declarado la emergencia turística”, con el fin liberar fondos para asistir al sector, “como un crédito del Banco Mundial, que sería de unos 4.000 millones de pesos”.

Por otra parte, adelantó que en la ciudad de Buenos Aires “tenemos programada una marcha con nuestro gremio y los empresarios para reclamar por nuestro sector”, que podría llevarse adelante el próximo 20 de julio.

“A Horacio Rodríguez Larreta queremos decirle que es hora de que empecemos a convivir, cuidándonos como corresponde, pero es necesario volver a trabajar”, enfatizó el líder gremial.

A Horacio Rodríguez Larreta queremos decirle que es hora de que empecemos a convivir, cuidándonos como corresponde, pero es necesario volver a trabajar”

Por otro lado, relativizó la causa por supuesto espionaje ilegal por parte de miembros de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el gobierno de Mauricio Macri.

“Es una estupidez, estos son espías de décima, porque los mandás a espiar y tocan timbre”, dijo.

Finalmente, Barrionuevo consideró que Macri puede ir preso, “pero no por la causa de espionaje, sino por otros muchos temas, que ya tienen causas abiertas, y yo se lo dije a Mauricio cuando todavía era presidente”.

Se reactiva el sector gastronómico: Pinta Libre volvió a Rosario

  La novedosa aplicación creada por argentinos que te permite tomar una pinta gratis por día por $99 mensuales, volvió a la ciudad .

El “Netflix de la cerveza” ya es un éxito en otras grandes ciudades del país y en Chile.

Pinta Libre, la primera app móvil que ofrece un servicio por suscripción para salir a tomar cerveza llega a Rosario. Abonando sólo $99  por mes otorga el beneficio de una pinta de cerveza gratis en cada una de sus salidas y cientos de promociones exclusivas.

Para apuntar a la reactivación de uno de los sectores más castigados por esta pandemia, y beneficiar  a clientes y comercios, Pinta Libre regresa con su característico y muy simple  funcionamiento: te descargás la app, te suscribís con tu tarjeta de crédito o débito y elegís dónde salir.  Una vez en el bar o restaurante; deberás mostrar la aplicación en tu celular y realizar un consumo de al menos el valor de la pinta canjeada, para poder “pintear” (el verbo que crearon los fundadores de esta comunidad a la hora de usar la app, canjear su pinta de cerveza y acceder a las promociones).
Pinta Libre regresa a Rosario incorporando a los mejores restaurantes y bares de la ciudad. Entre ellos, ya se encuentran cervecerías como: Olaf, Peñon, Roonie, Porter, Materia Prima, Bastian.

“Con Pinta Libre realmente generamos un significativo beneficio, el usuario ahorra entre un 30% y 60%   en cada una de sus salidas; y la única restricción es realizar un consumo de al menos el valor de la pinta canjeada. De esta forma generamos un sistema en el que todos ganan: usuarios y comercios adheridos”, explica Matías Mindlin, su fundador.

Nacida hace 1 año con un servicio innovador y único en el mercado global, la aplicación ya funciona con éxito en 8 ciudades de Argentina (La Plata, Buenos Aires, Córdoba, Mar del Plata, Mendoza, Neuquén, Salta y zona sur de GBA). En Argentina cuenta con más de 400 comercios adheridos, desde bares de cerveza artesanal y hamburgueserías, hasta casas de comida asiática.

Pinta Libre nació a finales del 2018 en la Ciudad de La Plata, Buenos Aires. Matias Mindlin cursaba Administración de empresas en la Universidad Nacional de La Plata donde notó que, a pesar del crecimiento exponencial del consumo de cerveza y la reuniones sociales, existía una gran cantidad de mesas vacías en los bares y comercios gastronómicos. Esto, sumado al auge de los productos digitales, los servicios por suscripción y las aplicaciones móviles, lo convenció de crear Pinta Libre: una aplicación que busca transformar las salidas uniendo consumidores y comercios mediante beneficios económicos, logrando así impulsar las salidas y llenar las mesas vacías.
Además, Pinta Libre ofrece un servicio corporativo de suscripción sin cargo, para que las empresas lo otorgen como beneficio o regalo a empleados o clientes y de este modo, poder fomentar la reunión grupal entre sus pares y realizar un regalo innovador y económico. Para contactarse pueden enviar un mail a corporate@pintalibre.com.ar

Lanzan App que funciona como un mega mercado virtual de gastronomía

Fuente: Ambito ~ Una app agrupa a distintos productores para convertirse en el primer gran mercado de gastronomía de la Argentina. Se trata de AAM!, una herramienta curada por el reconocido grupo de Facebook Buena Morfa Social Club, que fue desarrollada para impulsar la actividad de productores de alimentos y bebidas, restaurantes, bares, profesionales de la cocina, empresarios gastronómicos y proveedores del sector, que vieron sus negocios afectados por las medidas para sortear la pandemia de coronavirus.

La aplicación inicialmente ofrece unas 150 tiendas, en las que están representados unos 500 productores de toda Argentina. Cada producto o servicio puede ser encontrado en las tiendas, o buscando por su nombre o proximidad. Verduras, carnes, cereales, quesos, fiambres y ahumados, pescados, mieles, harinas, ingredientes asiáticos, libros, uniformes de cocina, guías de viaje, hornos a leña, vinos de las bodegas más conocidas y también de viñedos secretos, chocolates, espirituosas, especias, insumos para celíacos, vajilla, uniformes, cuchillería y más. También hay numerosos restaurantes, pastelerías y bares.

El grupo de Facebook Buena Morfa Social Club, curador de la app, fue creado por Marcelo Crivelli hace casi 9 años, y hoy cuenta con más de 70.000 miembros que comparten y generan contenidos de manera activa. En sus comienzos se trataba de un espacio para compartir experiencias en restaurantes, pero con el tiempo se sumaron propuestas que van desde compras colectivas hasta becas, además de presentar proveedores a potenciales consumidores. También gestó otras actividades abiertas como el “Homenaje a la Milanesa” (2018) junto a 24 restaurantes de alta cocina, y ha co-organizado “Gastro Corea Food Week” (2019).

Con la cuarentena y sus efectos sobre el sector gastronómico, surgió la idea y la necesidad de acelerar el nacimiento de la aplicación. “Pensamos AMM! como un mercado con alma, donde el cliente y el productor se cuiden y respeten mutuamente, unidos en el amor al producto. Un mercado o feria como los de antes, como los de siempre, pero al que se podrá acceder por vía digital, con la comodidad de las herramientas actuales. Queremos emociones, porque la comida es eso, es infancia, es afecto”, comentó Crivelli, quien está al frente del proyecto.

“Si bien al inicio será sólo un mercado con tiendas minoristas y restaurantes, el proyecto contempla a corto plazo un segundo sector dedicado a la venta mayorista y servicios a la industria, un tercero dedicado a la oferta educativa y artística, y un cuarto focalizado en el turismo gastronómico”, agregó Mariano Espósito de Clickaut, socio tecnológico de este proyecto y especialista en marketplaces y modelos de negocios de comunidades.

La app además cuenta con tres megatiendas. En la primera, de la Cámara de Cerveceros Artesanales de Argentina, decenas de productores artesanales de cerveza de todo el país muestran y ofrecen sus productos coordinadamente para facilitar la compra del mix de productos que desee el visitante. La segunda, de Proyecto Milpa, nuclea a micro productores y recolectores de todos los rincones del país, con productos especiales y difíciles de conseguir. La tercera megatienda reúne a forjadores, talabarteros y anticuarios de cuchillería, un boom en el mundo que tiene en Argentina decenas de exponentes de nivel internacional. AAM! también ofrece una tienda oficial en donde comprar gift cards y experiencias para regalar, y una tienda solidaria que será ofrecida a distintas ONGs que produzcan comestibles a partir de sus talleres de oficio, y que contará con auspicios de empresas importantes.

“Nuestro sueño es encontrar un modelo que conjugue la comodidad de la compra digital, con la humanidad que representa conocer al productor, saber de dónde viene el producto, y que haya personas detrás de cada artículo; que haya historias y sueños”, indicó Fede Villa, encargado de la relación con los tenderos de AAM!

En cuanto a la logística, AAM! está asociada a una empresa especializada que cuenta con móviles propios para realizar las entregas de puerta a puerta a un costo muy competitivo, y con las mejores condiciones de cuidado personal y de las cargas.

Si bien la app, disponible para IOS y Android, ya es federal, el objetivo es seguir sumando productores locales y servicios de entrega en las principales ciudades del país. El proyecto contempla también el desarrollo de un medio de pago propio que permitirá cobrar rápidamente las ventas, minimizando costos financieros y gastos.