Apuran motorizar economía porteña con alivio fiscal a gastronomía

Fuewnte: Ámbito ~ Después de conceder un alivio fiscal que resultó poco para los comerciantes, a quienes se les descontó dos pagos del Impuesto Inmobiliario y tasas de Alumbrado Barrido y limpieza (ABL), el bloque oficialista porteño (Vamos Juntos) presentó dos proyectos de ley para mejorar la propuesta, pero solo para algunos sectores. Se trata de la gastronomía y la construcción, rubros castigados por el aislamiento, aunque los hay otros que podrían reclamar por una medida similar. La idea de los legisladores es enfocarse en las actividades de más impacto económico en la Ciudad de Buenos Aires.

La semana que viene se trataría en el recinto una eximición por seis meses del pago de Ingresos Brutos para distintos rubros de la gastronomía, mientras que ingresó ayer otro proyecto para eliminar o rebajar el pago de los derechos de construcción que al mismo tiempo contempla diferimientos en los pagos.

Los proyectos del bloque oficialista ya fueron conversados con el Gobierno porteño que, de aprobarse tal como se presentan, deberá ver modificado su presupuesto. Por ahora tendrían luz verde del jefe de Gabinete, Felipe Miguel y de los ministros de Desarrollo Económico José Luis Giusti y de Hacienda, Martín Mura.

El proyecto que apunta al sector de gastronomía, se fundamenta en una actividad que mantiene, aseguran, 150 mil empleos.

“El sector gastronómico es uno de los pilares de la actividad económica de la Ciudad”, señalan los legisladores en la iniciativa y que “debido a la caída de más del 80% de sus ventas en virtud del contexto de la pandemia” requiere “acciones tendientes a su reactivación” ya que actualmente sólo funciona con la modalidad de reparto a domicilio y “para llevar/take away”.

Para la gastronomía, la iniciativa presentada por el bloque oficialista exime del “pago del Impuesto sobre los Ingresos Brutos, correspondientes a los anticipos de los meses comprendidos entre septiembre del año 2020 y febrero del año 2021 – ambos inclusive -”. Es decir, no pagarán por seis meses los contribuyentes “o responsables que desarrollen las actividades codificadas de acuerdo con el Nomenclador de Actividades Económicas del Sistema Federal de Recaudación (NAES)”. El detalle de lo rubros que se verían beneficiados incluye a: servicios de restaurantes y cantinas sin espectáculo; restaurantes y cantinas con espectáculo; servicios de “fastfood” y locales de venta de comidas y bebidas al paso;servicio de expendio de bebidas en bares; servicio de expendio de comidas y bebidas en establecimientos con servicio de mesa y/o en mostrador y servicio de expendio de helados.

El proyecto aclara que solamente se aplicará la medida para las actividades detalladas y que si un mismo contribuyente realiza otras actividades la exención sólo será para las enumeradas en la ley.

De esa manera, de aprobarse la iniciativa tal como está, las disposiciones de la ley se aplicarán “ sobre los hechos imponibles que se perfeccionen a partir del día 1 de septiembre de 2020 hasta el día 28 de febrero de 2021”, pero los comerciantes deberán a la vez cumplir con sus obligaciones como la presentación de las declaraciones juradas ante la Agencia Gubernamental de Ingresos Públicos porteña.

Otro rubro que se beneficiaría con una ley específica es el de la construcción, otra actividad que motoriza la economía en la Ciudad de Buenos Aires.

Los legisladores del bloque que conduce Diego García de García y que integra el jefe de la Legislatura, Agustín Forchieri, sostienen en la iniciativa que según datos del INDEC, la actividad en junio pasado mostró una caída de 14,8% respecto a igual mes de 2019, mientras que el acumulado de los primeros seis meses de 2020 del índice serie original presenta una disminución de 37,8% respecto a igual período de 2019.

De esa manera proponen exenciones para el Derecho para el Desarrollo Urbano y el Hábitat Sustentable (derecho de construcción) para obras que inicien y obtengan el Permiso entre el 1 de septiembre próximo y el 31 de agosto de 2021 y que inicien su ejecución hasta el 31 de diciembre de 2021, y un diferimiento en el pago del Derecho de Delineación y Construcción y en el gravamen por la Generación de Residuos Áridos y afines no reutilizables de doce 12 meses o un descuento por única vez del 20% por el pago por adelantado. Los beneficios serían de acuerdo a la capacidad constructiva, con 100% de eximición de los derechos para obras chicas de hasta 2500 m2, 40%para obras medianas y 25% para grandes.

“Las medidas contempladas en el Proyecto de Ley tienen como propósito alcanzar un total de 4 millones de mts2 registrados, susceptibles a iniciar obra”, señala la iniciativa y que “dicho número implica un 60% del universo total de metros por registrar durante 2020 y 2021”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *