Un argentino y un venezolano, detrás del mejor restaurante nuevo de EE.UU

Fuente: La Nación ~ WASHINGTON.- Antes de abrir, cuando ya estaba todo listo luego de varios meses de preparativos, Ezequiel Vázquez Ger y Enrique Limardo juntaron al personal de Seven Reasons y les dijeron lo qué querían lograr: ser el mejor restaurante de la ciudad. Uno de los empleados miró a su alrededor, y les preguntó: “¿Ustedes tienen plata para pagar todo esto?”. Apenas seis meses después, el Washington Post cumplió su anhelo: les dio el primer puesto. Y hoy, un mes después, la revista Esquire lo eligió el mejor restaurante nuevo de todo el país.

Detrás de ese ascenso vertiginoso aparece el talento y el empuje de una sociedad atípica entre un argentino, Vázquez Ger, y un venezolano, Limardo, que tejieron un éxito inédito con impronta inmigrante en la pujante y cada vez más sofisticada arena culinaria de la capital de Estados Unidos.

Seven Reasons había despuntado meses atrás en una comida que se transformó en un anhelo, y marcó el inicio de una amistad entre Vázquez Ger, un economista devenido en consultor político, y, luego, en emprendedor, y Limardo, un reconocido chef venezolano que trajo a Washington sus innovaciones en las tradiciones de la cocina latina. Es un vínculo “perfecto”, en las palabras del argentino.

“Yo no sé absolutamente nada de cocina, y él no sabe absolutamente nada de números. Yo le digo todo sobre cómo están las finanzas, él me cree; él me dice todo lo que está haciendo en la cocina, y yo le creo”, bromea.

Vázquez Ger recibe a LA NACION unas horas después del mediodía de un día de semana en Seven Reasons, que este año abrió sus puertas sobre la avenida 14 de la ciudad, una calle ancha que antaño era un epicentro para las las drogas y la prostitución, y ahora está tapizada de bares, restaurantes, edificios modernos y comercios. El restaurante de dos pisos, paredes de ladrillo visto y sillas de cuero está vacío, pero ya hay movimiento. De fondo suena la música latina mientras cocineros, mozos y el resto del personal -todos jóvenes, y muchos de ellos, también latinos- se preparan para la noche. Desde que el Post lo ungió como el mejor restaurante de la ciudad, las reservas se dispararon. Lejos quedó un inicio fue difícil, cuando el restaurante, de hecho, estuvo a punto de naufragar: casi todos los primeros inversores que había reclutado pacientemente Vázquez Ger desaparecieron cuando les pidió que firmaran y transfirieran la plata.

“La gente, emocionadísima”, recuerda, al hablar de las reacciones al proyecto. “Si, qué divertido, invertimos en el restaurante, el plan es totalmente profesional, está bien sustentado, si, vamos a invertir. Listo. Necesitábamos un millón cien, calculamos que teníamos unos 800, 900 confirmados y el resto lo íbamos a conseguir. Firmamos el contrato de alquiler acá. Teníamos que pagar alquiler el día uno. El día que firmamos el contrato, mandó los documentos a estos posibles inversores que yo creía que estaban confirmados para que firmen y hagan las transferencias, y 90 por ciento se me cae”, recopila. Corría junio de 2018. “Así estuvimos hasta diciembre. Al final, conseguimos la plata”, cierra.

Primer día

Seven Reasons abrió el 16 abril. “Lo primero que le dije a Enrique es que, si vamos a hacer esto, nuestro único objetivo es convertirnos en el mejor restaurante de Washington. Yo no estoy dejando todo para hacer un restaurante más, estoy dejando todo para ser el mejor. Si no, no me meto. Él, feliz”, comenta el argentino. Para Limardo, Vázquez Ger era el socio ideal. Antes de arrancar, juntaron a todo el personal, unas 40 personas, y le repitieron el mismo mensaje.

La idea había nacido en Baltimore. Vázquez Ger, quién está casado con una venezolana, Mafe Polini, había escuchado hablar del restaurante de Limardo, Alma Cocina Latina. Fueron, y quedaron fascinados. “Nos quedamos hablando con él, y le dijimos ‘tenés que venir a Washington, en Baltimore nunca vas a llegar a descubrir todo tu potencial'”. No era la primera vez que Limardo escuchaba esa propuesta: les dijo que todos los venezolanos que pasaban por el restaurante le decían lo mismo, y después desaparecían. “Nosotros le dijimos ‘no te preocupes, nosotros vamos a apoyarte'”, le respondió.

De a poco empezaron a trabajar, a conocerse más, y a pulir la idea. En enero de 2018, Vázquez Ger le imprimió vértigo al asunto: le avisó a todos sus clientes que dejaba su trabajo de consultor, y le dijo a Limardo que planeaba dedicarse 100% al proyecto. Lo que siguió fue un trabajo fino de “peinar” los restaurantes de la ciudad perfilando el concepto que querían.

“Hoy por hoy en DC la palabra clave es experiencia”, señala. “La gente no viene acá porque la comida es latina, viene acá porque la experiencia que se lleva es completa. El ambiente es divertido, la música es buena, es una música que da ganas de bailar, pero no se puede porque es un restaurante. La acústica es muy buena, pueden hablar y tener una buena conversación, el servicio es muy cálido. Y la comida es una comida que no probaron nunca”, relata.

Un plato del menú ofrece una mirada a la cocina de Limardo. En Seven Reasons se puede comer una “Milaneas Argentina”, pero está hecha con bife de chorizo, montada sobre un Aligot que no está hecho de papa, sino de yuca. Fue uno de los platos que sedujo a Tom Sietsema, crítico del Post. “Enrique está reinterpretando las raíces latinoamericanas. Se conoce la carne argentina, la comida peruana y la comida mexicana. Pero hay mucho más que eso. Enrique quiere reinventar la cocina latinoamericano, los sabores, los ingredientes que la gente no conoce”, dice su socio.

Limardo y Vázquez van por más. Inmigrantes, oriundos de países hermanados por las crisis, abrieron otro restaurante que ofrece más sabores foráneos, pero a la hora del almuerzo, junto con una declaración de principios: se llama “Immigrant Food”, y está a pasos de la Casa Blanca de Donald Trump. Los socios quieren ofrecer una “mezcla de sabores de diferentes culturas de inmigrantes”, pero también apuntan a que el restaurante se convierta en un lugar para unir y ayudar a los extranjeros. Para eso, se asociaron con cinco ONG abocadas a la inmigración. El plan es que el restaurante sirva de “plataforma” social, y luego replicarlo en otras ciudades. El primer capítulo los llevó de Baltimore a Washington. Para los que vienen, no parecen tener límites.

Peñón del Águila presentó su rauchbier edición limitada

Fuente: Pulso Cervevero ~ La cervecería de Córdoba, Peñón del Águila, presentó su cerveza lager ahumada color cobre oscuro con el característico sabor a panceta. Con 4,9% de alcohol, la rauchbier de Peñón estará disponible tirada en los 16 bares de la marca y en lata de 473 cc.

Según Marcelo Roggio, biermaster de la cervecería, “su sabor traslada a esos momentos de parrilla, donde disfrutás cada etapa de la cocción. En aroma prevalece un rico perfume ahumado, con notas a madera, humo y caramelo que invitan a probarla. El final es limpio y seco gracias a la fermentación lager típica del estilo. Definitivamente, una cerveza para deleitar todos los sentidos”.

Por su peculiar sabor, las cervezas Rauchbier es ideal para maridar con carnes ahumadas y de cocción lenta, también con chocolates y postres ricos en cacao.

El mejor restaurante de bodega del mundo está en Mendoza

Fuente: La Nación ~ La noticia se dio a conocer ayer en Burdeos, Francia, durante la ceremonia de gala de Great Wine Capitals, la red que agrupa a las 10 regiones más importantes de la vitivinicultura mundial. Allí se dieron a conocer los premios Oro del concurso Best of Wine Tourism 2020, en el que el restaurante del Rosell Boher Lodge, que hace unas semanas había obtenido el premio regional a mejor restaurante de bodega de Mendoza, ahora se coronó como mejor restaurante de bodega del mundo.

“Este premio es un honor y al mismo tiempo un impulso para todos aquellos que día a día trabajamos en que Rosell Boher Lodge siga manteniendo los más altos estándares de calidad a nivel mundial. Llevar tan alto la bandera de nuestra provincia nos enorgullece”, comentó Alejandra Gil Posleman, gerenta general del lodge ubicado en Alto Agrelo, Luján de Cuyo, a tan solo 45 minutos de la ciudad de Mendoza.

Ubicado dentro de una finca de 40 hectáreas de viñedos, de cara a la Cordillera de los Andes, el lodge cuenta con un guest-house de 3 habitaciones y 11 “Casas de Viñas” con su propio hogar, jacuzzi y fogón individual en cada terraza. El restaurante comandado por el chef Lucas Olsece funciona dentro del guest house, y dispone de espacio para 30 cubiertos. Basados en productos locales y de estación (incluso algunos provenientes de su propia huerta orgánica), con panificados de elaboración propia, los almuerzos y cenas se basan en menúes de tres y seis pasos, maridados con vinos de la bodega (Casa Boher); también hay un menú especial de cinco pasos maridados con los cinco espumantes de Rosell Boher.

El valor de los menúes es de $1800 (3 pasos), $2800 (6 pasos) y 3000 (espumantes), e incluyen platos como “Ternera – espárragos – alcaucil – remolacha”, o “Trucha – azafrán – guisantes”.

Los Best Of Wine Tourism son un reconocimiento a las mejores prácticas relacionadas con el turismo del vino. Las distinciones se realizan en bronce, plata y oro, y la premiación tiene lugar anualmente en cada una de las ciudades miembro de la red global de las Grandes Capitales del Vino, de la cual Mendoza es parte desde 2005.

Tomahawk, el bife con nombre de hacha que gana fama en parrillas y carnicerías

Fuente: Clarín ~ La Argentina es conocida por sus carnes, pero el corte que más ascendió en las parrillas porteñas se nombra en inglés. Es el tomahawk, el ojo de bife pero con el hueso entero de la costilla, ese que comúnmente se conoce como costillar o asado. Bautizado en los Estados Unidos, fue popularizado en este lado del mundo desde hace un año, y hoy le roba protagonismo a los cortes clásicos carnívoros.

En el restaurante Estilo Campo, en Puerto Madero, Carlos Yanelli, el dueño, se sienta al lado de un tomahawk recién salido de la parrilla, de tres dedos de alto y una superficie que supera los límites del plato. Asegura que él lo sirve desde hace al menos siete años, pero que decidió bautizarlo como bife de costilla y nunca lo patentó, algo que hoy lamenta.

“Es un corte tradicional de acá, pero se hizo vox populi recién ahora, porque se le puso ese nombre de fantasía, que viene de Estados Unidos. Es el bife de costilla de la parte ancha. Tiene muy buena demanda”, explica. Y da detalles de este plato que vende a $ 1.250 y puede compartirse perfectamente, aunque él sugiere comerlo de a uno.

Para él, el valor agregado está en el sabor. “La carne es mucho más sabrosa cuando tiene mayor gramaje y se tiene la opción de cocinarla con el hueso. Me llevó tres meses hacer el corte ideal”, recuerda. Según sus registros, en los últimos tres meses el consumo de tomahawk en su parrilla creció entre un 45% y un 50%.

Cifras aparte, lo concreto es que cada vez más gente lo pide y crece la cantidad de establecimientos que lo ofrecen, incluso sin ser propiamente parrillas, como es el caso de Johnny B. Good. Allí se vende uno de un kilo a $ 1.445, acompañado por puré de papas ahumado y vegetales asados.

En Villegas Restó, el tomahawk “es un éxito” desde su desembarco en abril, como resalta su gerente general, Julián Dubilet. Para él, influye en la elección no sólo el sabor, también el precio, más conveniente para quienes deciden compartir.

Entre el ojo de bife con hueso y el tomahawk, sale mucho más este último. Muchos lo prefieren porque cuesta $ 980 y pueden comer dos, en lugar de tener que pedir dos bifes de chorizo, que están a $ 580 cada uno, o dos lomos, a $ 615 por unidad”, detalla Dubilet. En esta parrilla a las brasas de Puerto Madero lo venden acompañado por dips de provenzal y chimichurri.

Sin embargo, reconoce que, “al ser un corte moderno, por ahora lo piden más turistas que porteños. La gente de acá lo prueba más por curiosidad y, si le gusta, repite”. En ese sentido, “su parecido al bife de chorizo en cuanto a porcentaje de grasa también pesa en la elección local. Es muy magro”, destaca Dubilet. Cree que su creciente protagonismo en las parrillas porteñas “va a perdurar porque, además, es más fácil de vender: si comprás un asado tenés que vender las nueve piezas, no podés guardar lo que sobra. En cambio, el tomahawk se compra por unidad, porcionado, y si queda se puede guardar”.

Otro restaurante que incorporó el tomahawk este año es la parrilla Happening, con locales en Costanera Norte y Puerto Madero. Sirven uno que supera el kilo y medio a $ 2.300, acompañado por boniatos asados. Y, desde luego, se puede compartir. “Es un corte muy aceptado por los clientes, pero limitamos la cantidad que vendemos a seis por día, para que el proceso de maduración en cámara sea exacto en todas las piezas”, explica su propietario, Lucas Brucco.

El tomahawk puede pesar entre 750 gramos y poco más de un kilo. Salen diez porciones por media res, una por costilla, desde la cuarta hasta la 13°. “Su nombre proviene del nomenclador estadounidense, y refiere a la forma de hacha que tiene la pieza una vez trabajada y presentada en la góndola”, explica Hernán Méndez, dueño de la carnicería Piaf. También se llama así un misil de largo alcance.

Tomahawk, el nuevo corte que se impone en parrillas y carnicerías de la Ciudad, en su versión con el hueso más corto. Foto: Fernando de la Orden

En Piaf, este corte se vende desde hace dos años, hoy a un precio en torno a los $ 500 por kilo. El hacha a la que se refiere fue creada por un pueblo originario norteamericano, los algonquinos, mucho antes de la llegada de los europeos.

“Festejo que exista, en la medida en que es una forma más de alentar a que la media res pueda cortarse de distintas maneras -destaca Méndez-. Hoy la venta de carne está muy estandarizada en cuanto a tipos de cortes y te inducen a comer la carne sólo de determinada manera. En cambio, desde el hueso podés hacer un corte que te dé identidad propia”.

Para Méndez, además, la presencia del hueso aporta dos cosas. Por un lado, “teatralidad y belleza. Te termina conquistando desde el romanticismo o eso de que los humanos somos un poco cazadores”. Por el otro, el hueso es “la evidencia de que no comprás carne a granel, en cajas, sino que vas a la carnicería, pedís lo que querés, te lo cortan de determinada manera”.

Con todo, sus ventajas no convencen a todos los parrilleros. O terminan adoptando este corte, pero con reservas. En El Mirasol, por ejemplo, decidieron incorporar hace un mes y medio “uno similar pero más autóctono: usamos toda la costilla del asado pero con la punta un poco recortada, para que tenga forma de hacha. Es el mismo asado de tira que se vende en cualquier restaurante, pero siguiendo con el hueso, sin cortarlo, para que le dé más terneza”, explica Ricardo Fernández, presidente de esta parrilla al carbón nacida en Almagro, que hoy tiene sucursales en Puerto Madero y Retiro.

Y están los que directamente prefieren no seguir la tendencia, como Don Julio, elegida este año como el mejor restaurante argentino y el cuarto de Latinoamérica en los premios Latin America’s 50 Best Restaurants. “Trabajamos ojo de bife con hueso o entrecot, porque son cortes clásicos argentinos. No incorporamos los nuevos, nosotros ofrecemos tradición”, defiende su dueño, Pablo Rivero.

Tanto Estilo Campo como Villegas y El Mirasol forman parte de la Semana de la Gastronomía Porteña, que arrancó el lunes y se extiende hasta el domingo, con menús a precios especiales, aunque el tomahawk quedó fuera de ellos. Pero quienes quieran probar la versión que ofrece El Mirasol, pueden mencionar esta Semana y así obtener un 10% de descuento en todo el consumo.

Gastronomía en movimiento: dos restaurantes intercambiarán locaciones

Fuente: Cronista ~ En la película ‘El descanso’, protagonizada por Cameron Diaz y Kate Winslet, sus personajes intercambian casas para vivir por un tiempo la vida de la otra. En este caso, dos restaurantes argentinos intercambiarán en simultáneo sus locaciones en el ciclo gastronómico denominado, SWITCH-Gastronomía en Movimiento.

Durante los días 21, 22 y 23 de noviembre, los equipos completos de cocina y salón de cada lugar se trasladarán para brindar la experiencia de intercambiar su cocina, con el fin de difundir sus estilos y sabores.

El desafío es ambicioso: por primera vez, dos restaurantes harán la experiencia de “mudarse” por unos días a una ciudad diferente: el restaurante porteño Aramburu va a El Papagayo, en Córdoba capital; y El Papagayo se instala en Aramburu, en el Pasaje Del Correo, en Recoleta.

Bajo el lema ‘Gastronomía en Movimiento’, cada restaurante compartirá sus características distintivas en una nueva ciudad. Aramburu llevará su ADN rioplatense a Córdoba y El Papagayo traerá a Buenos Aires su estilo cordobés, combinado con productos locales. “Cocina cosmopolita, cocina de raíz, preparada con especial cuidado en la selección y trazabilidad de las materias primas locales”

La propuesta enriquece la cocina contemporánea y tradicional, complementa los recursos del terroir y promueve las interrelaciones de los equipos de cocina y salón, protagonistas indiscutidos de esta experiencia innovadora. Y abre las puertas a un proceso de intercambio de ideas, procesos, identidad y desarrollo con restaurantes y chefs de otras ciudades del país y del mundo.

Menú El Papagayo en Aramburu

Crudos
Ostra, manzana y Umibudo
Ternera madurada 60 días
Crudités
Rábano, limón y Botarga
Espárragos con manteca ahumada
Huevo brevemente cocido, con arrope de chañar y crema ácida
Berenjena ahumada, tomates y pan tostado
Papas, palta y XO norteña
Corazones y queso de oveja, mazamorra y cebolla caramelizada
Pato asado, endivia, cítricos y vermut
Queso de cabra, higos, perejil y nueves
Arroz Koji con leche caramelizada y frutillas
Afogatto de calabaza al rescoldo

Menú Aramburu en El Papagayo

Hojas de estación, papa, pimentón
Sopa fría de puerro
Queso de cajú, remolacha y semillas
Kimchi, cannoli, cabutia
Topinambur, berenjena, lima
Vieira, cítricos
Queso, frutilla
Chivo, buñuelo
Tartare de zanahoria, quinoa
Ostras, leche de coco, granita
Hongos, espárragos
Endivia, langostinos, yogurt
Pesca, topinambur
Ciervo, zanahoria
Pato, apionabo
Cítricos, sauvignon blanc
Pochoclo, sal, masa filo
Tomillo, dulce de leche
Petit four

Datos útiles

  • Switch Aramburu – El Papagayo: 21, 22 y 23 de noviembre a partir de las 19
  • Precio por persona $ 4.200 final, (incluye maridaje con vinos de Catena Zapata.) Capacidad limitada.
  • Aramburu – Vicente López 1661, Pasaje del Correo, Recoleta. Reservas: aramburu.meitre.com o T: (+5411) 4811.1414 www.arambururesto.com.ar
  • El Papagayo – Arturo M. Bas 69, Ciudad de Córdoba. Reservas: https://www.elpapagayo.com.ar/contacto/ o T: +54 (0351) 425 86 89 www.elpapagayo.com.ar

Vino y pizza, una fórmula ganadora en Palermo

Fuente: Clarín ~ Lucy y Nancy se mueven de manera armónica en el espacio ubicado al final de la imponente barra iluminada. Estiran discos de masa noble (fermentada con paciencia) y los apoyan sobre una pala ancha. Los condimentan y los introducen, con destreza, en el impactante horno pizzero napolitano Acunto, alimentado a leña.

Después de 90 interminables segundos salen sabrosísimas pizzas al estilo romano. Masa delgada y scrocchiarella (crocante) de borde bajo.

Del otro lado de la barra, estantes modernos, bien iluminados y cargados de botellas de vino.

Vino y pizza. Dos mundos potentes. Es la fórmula de Sebastián Carreras, Tomás Romero y Rodrigo Sieiro, convencidos de que el vino necesita de aliados golosos de alta calidad gastronómica.

Camino obligado para seducir a segmentos de sibaritas dispuestos a acercarse a nuevas combinaciones del gusto.

El vino por copa (a partir de $60) y 75 etiquetas de bodegas elegidas con atención son el eje de la propuesta. El contexto moderno e informal es el escenario.

La pizza es la reina que acompaña al rey (el vino) en este juego enogastronómico palermitano.

Algunos ejemplos: la Diavola ofrece tomate suave y “dulce”, la potencia de la longaniza napolitana, el picor del ají y los aromas del orégano fresco.

La Puttanesca combina el tomate con la sutileza del ajo confitado, la chispa de ají, la dulzura de la cebolla colorada y la esencia mediterránea de las alcaparras, anchoas y orégano.

Entre las bianche (sin tomate) muy tentadora la versión con morcilla y huevo que reúne manzana, mozzarella de búfala, morcilla vasca, huevo poché y verdeo.

Completan la propuesta platitos de degustación de productos de alta calidad.

Ficha

Soler Vino Pizza
Dirección: Soler 4201 – CABA.
Teléfono: 15-5943-6117.
Horarios: Martes a viernes, desde la 17. Sábados y domingos, desde las 12.
Formas de pago: Efectivo y tarjetas.
Relación precio / placer: Muy tentadora.
Precio: $ 600.

El recuerdo del muro de Berlín, en un nuevo bar en Buenos Aires

Clarín ~ El 17 de agosto de 1972, Peter Fechter y su amigo Helmut Kulbeik quisieron escapar de Berlín oriental. Treparon al muro. Helmut logró cruzarlo, pero a Peter lo alcanzó en la pelvis un disparo de uno de los guardias de la RDA. Peter cayó al corredor de la muerte del lado este, pero a pesar de sus gritos desgarrados nadie lo ayudó. Murió desangrado. Tenía sólo 18 años.

La sangre que derramó Peter gotea desde una perla metalizada comestible, dentro de un vaso con vodka. Es un jarabe de frutos rojos, en un trago que sirve un bar porteño y que homenajea a la primera y más recordada víctima del Muro de Berlín, del que este viernes se cumplieron 30 años de su caída.

En coincidencia con el aniversario, en Buenos Aires acaba de abrir un nuevo bar inspirado en el muro y en la vida en la(s) Alemania(s) de la Guerra Fría. En línea con la tendencia que se profundiza cada vez más de bares que relatan una historia, Mauer (muro, en alemán) cuenta una que parte literalmente en dos la geopolítica del siglo XX, y del mismo modo partió a muchos de los alemanes que quedaron de un lado o del otro del muro.

Una bala comestible y "sangre" de frutos rojos, en el trago que homenajea a la primera víctima del muro. Foto: Fernando de la Orden

Una bala comestible y “sangre” de frutos rojos, en el trago que homenajea a la primera víctima del muro. Foto: Fernando de la Orden

Sentado en un viejo sillón de líneas rectas, en un living que bien nos podría transportar a “Good bye, Lenin”, Julián Adjiman cuenta que llegó a este espacio de estética post industrial en Núñez pensando en un emprendimiento gastronómico y que cuando vio la medianera de 48 metros, inmediatamente pensó en el Muro de Berlín. “Viajé dos veces a Berlín y siempre me volvió loco: esa mezcla de viejo y moderno, la onda de la ciudad”, dice. El tiene 31 años y dos cervecerías. No quiso hacer otro bar más. Y se le ocurrió pintar en esa pared réplicas de las intervenciones artísticas de la East Side Gallery, el tramo mejor conservado del muro.

Grafitis en la pared para replicar las intervenciones artísticas de la East Side Gallery. Foto: Fernando de la Orden

Grafitis en la pared para replicar las intervenciones artísticas de la East Side Gallery. Foto: Fernando de la Orden

Llevó a un arquitecto, y él le redobló la apuesta. ¿Por qué no ampliar el concepto? ¿Por qué no hacer vivir la experiencia de la división alemana al que simplemente se quiere ir a tomar una cerveza?

El bar inauguró hace una semana, y Julián dice que los clientes se engancharon con la propuesta. Pero también, concede, la mayoría no sabe de qué hablamos cuando hablamos del Muro de Berlín: muchos ni siquiera habían nacido para esa noche del 9 de noviembre de 1989, cuando los habitantes del lado oriental de la ciudad se fueron en masa hacía los puestos fronterizos y comenzaron una presión que terminó derribando el muro.

Hay una foto icónica en la que se ve a un hombre derribando el muro con una maza, tres días después. Acá también hay una maza sobre una pared para derrumbarla simbólicamente… para las fotos de Instagram. Julián insiste en que el concepto del muro no tiene que ver con el oportunismo de la fecha (de hecho, dice que se dieron cuenta del aniversario cuando empezaron a hacer la búsqueda en Google) sino con un concepto más profundo.

Mauer, el bar inspirado en el muro de Berlín, a 30 años de su caída. Foto: Fernando de la Orden

Mauer, el bar inspirado en el muro de Berlín, a 30 años de su caída. Foto: Fernando de la Orden

“Todavía nos quedan muchos muros por derribar”, afirma Julián, y saca su celular para leer parte del “manifiesto” que redactaron con sus tres socios sobre lo que quieren expresar con este lugar: “Si sentís un estereotipo, derribá. Si ves un preconcepto, derribá. Si sentís una barrera, derribá. Si ves un muró, derribá. Hoy las luchas son concretas: es acá, es ahora“.

Por eso, además de funcionar como bar, Mauer está esperando su habilitación como centro cultural. Esperan tener bandas y DJ’s de estilo alemán, hacer encuentros literarios y ciclos de cine, y que más artistas se sumen a pintar en sus paredes, donde se destaca una reproducción del grafiti del beso de los líderes comunistas Erich Honecker y Leónidas Breznev. “Quien tenga ganas  de expresar algo que venga y vemos de qué manera”, invita.

Alambres de púas para reproducir cómo era el muro de Berlín. Foto: Fernando de la Orden

Alambres de púas para reproducir cómo era el muro de Berlín. Foto: Fernando de la Orden

Viejos televisores en ruido blanco, señalética que recuerda a la estética de la cartelería de Berlín oriental, sacos de arpillera debajo de la barra como en Checkpoint Charlie, alambres de púas, un jeep como los que patrullaban la frontera, un sello que te ponen en la mano cuando te dan un trago, hasta el ruido del tren que se ve pasar por la puerta trasera transportan tres décadas atrás.

La barra de Mauer está inspirada en Checkpoint Charlie. Foto: Fernando de la Orden

La barra de Mauer está inspirada en Checkpoint Charlie. Foto: Fernando de la Orden

Con la propuesta gastronómica, intentaron hacer lo mismo. Crearon una carta dividida en dos, que refleja los platos que comía una familia tipo del Oeste y otra del Este, que tenía menor disponibilidad de alimentos. Así, conviven un “occidental” sandwich de pastrón braseado casero con una “oriental” tortilla de papa rösti.

Los platos, inspirados en la cocina familiar del este y del oeste. Foto: Fernando de la Orden

Los platos, inspirados en la cocina familiar del este y del oeste. Foto: Fernando de la Orden

Sello en la mano. Al recibir un trago. Foto: Fernando de la Orden

Sello en la mano. Al recibir un trago. Foto: Fernando de la Orden

Los tragos son un homenaje a los personajes que fueron parte de la historia. El Ronald Reagan tiene un toque de chocolate para recordar el postre con ese dulce que su esposa Nancy le hizo luego del discurso en el que el presidente estadounidense le pidió a Mijail Gorbachov que derribe el muro. Y el Eckart Mann lleva gin y un almíbar de frutos rojos y vainilla como el postre rote grutze para contar en sorbos la historia de un chico de 16 años que terminó preso dos años por ir al muro para escuchar un supuesto recital que los Rolling Stones darían apenas del otro lado.

La frase de Willy Brandt, en una de las paredes. Foto: Fernando de la Orden

La frase de Willy Brandt, en una de las paredes. Foto: Fernando de la Orden

También tiene su homenaje Willy Brandt, canciller de Alemania Oriental durante los años de división. “Las barreras mentales por lo general perviven más tiempo que las de hormigón”, se lee su cita en una de las paredes del patio. El mensaje del muro (y de su caída) que hoy, 30 años después, está más vigente que nunca.

Almacén de Pizzas lanza su nueva identidad verbal y visual

Fuente: Totalmedios ~ Allá por 2006, un equipo con mucha pasión hizo una pizza distinta y abrió un lugar diferente. Desde entonces, se enfocó en crecer y aprender. Hoy es más que su trabajo y por eso se esfuerzan todos los días, en cada cosa que hacen, para seguir evolucionando. Con el profesionalismo característico y la artesanalidad que los define, desde Almacén de Pizzas, relanzan su identidad visual y verbal para continuar acercando al consumidor buena pizza, siempre.

La nueva etapa de la marca del Grupo Gastronómico Re se caracteriza por una estética renovada que incluye una paleta de colores en tonos neutros – rojo, negro gastado, azul y blanco –; un estilo fotográfico que pone el foco en ingredientes, productos y consumidores; y una imagen de marca minimalista, cercana y evolucionada, sin perder el sello artesanal, que está presente en los locales, packaging, comunicación en vía pública, medios y redes sociales.

Además, Almacén de Pizzas mira hacia el futuro desde sus raíces: en este relanzamiento, el gran maestro pizzero, el fuego del horno de barro, la muzzarella estacionada y la masa casera que desde siempre tuvieron, están en el centro de la escena, porque no hacen cualquier pizza, hacen buena pizza, siempre: crocante, fina, con ingredientes nobles y, sobre todo, con mucho amor.

De herencia italiana, de cerveza, pizza, fainá y mucho ruido, de familias y amigos encontrándose, de mesas bien cerca – y una silla extra para que entren todos –, así está hecha la “masa” de Almacén de Pizzas, que reivindica a cada uno de los que hace posible que la magia suceda: almaceneros, maestros pizzeros y, claro, los comensales que los eligen una y otra vez. Almacén de Pizzas evoluciona sin dejar de ser el mismo de siempre. Que nunca se apague el fuego.

Cómo es el primer café Havanna dentro de un banco

Fuente: La Nación ~ Abrir una cuenta, pagar las expensas y tomar un préstamo personal mientras, de paso, también se toma un cortado. Dos marcas nacionales se unieron para armar un “bancafé”, una sucursal bancaria con café incluido que sigue en la línea de los espacios más “relajados” que las entidades financieras buscan crear para sus clientes.

Se trata de una sucursal del Banco Hipotecario en el barrio de Villa Urquiza que cuenta con un café de Havanna. El “bancafé” inauguró hoy y se presentará oficialmente la semana que viene.

El objetivo es que los clientes puedan realizar todas las transacciones del banco y, al mismo tiempo, comer y tomar. Es un espacio de dos pisos y el de arriba corresponde al banco. “Las personas pueden ingresar a la sucursal, tomar un turno y mientras espera, ir al café. Nuestros empleados pueden acercarse a la mesa con una notebook para atenderlas, no hace falta que haya traslados entre un piso y el otro”, aclaró Guillermo Mansilla, gerente de Área Banca Minorista de la entidad financiera.

El horario de atención bancaria y de cajas será el habitual, de 10 a 15, pero el café permanecerá abierto de lunes a viernes de 8 a 21 y los sábados y domingos de 9 a 21. El local está ubicado en Triunvirato al 4279.

En la planta alta, la sucursal tiene tres posiciones de caja y espacios para la atención de clientes “Búho One”. Además, cuenta con dos cajeros automáticos y dos terminales de autoservicio, que permiten operar los siete días de la semana, de 7 a 21 hs.

“La zona nos convenía y el banco es una marca arraigada en la historia argentina. Si a ellos les sirve, repetiremos; aunque no hay un contrato de exclusividad”, aclaró Alejandro Alcedo, gerente de Operaciones y Marketing de Havanna.

Este no es el primer café de este tipo que hay en la Argentina, aunque sí es el que tiene todas las funcionalidades bancarias completas. Banco Galicia y Santander también hicieron lo suyo. El primero hizo una alianza con Starbucks y el segundo armó un espacio de coworking.

En marzo de 2018, el Banco Central les permitió a los bancos ofrecer espacios de reunión con el propósito de “mejorar la experiencia de los usuarios de servicios financieros y fomentar la bancarización”. Desde ese entonces, las entidades bancarias comenzaron a diseñar propuestas para adaptarse a la nueva normativa.

Las sucursales bancarias están en plena transformación en la era digital. Los espacios grises con cubículos y sillas estáticas se reinventan en el mundo con la llegada de la tecnología. Según la consultora McKinsey, desde la crisis financiera de 2008 hasta la actualidad, en Estados Unidos cerraron más de 10.000 espacios de este tipo, un promedio de tres al día.

De todas maneras, hay un rol para las sucursales bancarias, coinciden en el sector financiero. “Las locaciones físicas son uno de los principales canales de venta para las entidades financieras. Incluso en naciones europeas que están avanzadas en digitalización, entre un 30% y un 60% de los clientes prefiere hacer algunas de las funciones bancarias en las sucursales”, dice un reporte de la consultora.

McDonald’s abre su primer local en Misiones

Fuente: Primera Edición ~ Ubicado en Paseo Libertad de Av. Quaranta 3598, el local de comidas rápidas generará más de 100 nuevos puestos de trabajo para jóvenes misioneros que insertan por primera vez al mercado laboral.

El gigante de comidas rápidas abre su primer local en provincia de Misiones. Estará ubicado en la ciudad de Posadas, en el Paseo Libertad de Av. Quaranta 3598. El local contará con componentes de última tecnología y genera más de un centenar de nuevos puestos de trabajo para jóvenes de Misiones que se insertan por primera vez al mercado laboral.

La apertura se realiza en el marco del plan de inversiones de 2000 millones de pesos, que incluye la expansión de la marca, la modernización bajo un nuevo concepto de experiencia digital, nuevas aperturas y generación de empleo.

Este miércoles 30 de octubre a las 11.30 hs será la gran inauguración del restaurante y se abrirán las puertas al público.

Con esta inauguración y sumada a las más de 100 nuevas oportunidades de empleo, McDonald’s suma poco más de 16.000 empleados que trabajan para la compañía en todo el país.

Sobre el novedoso local en Posadas

El nuevo local de dos plantas y 536 m², cuenta con capacidad de 95 asientos en planta baja y 101 en planta alta, lo que suma un total de 196 ubicaciones disponibles para los clientes. Cuenta con un innovador playland para los más pequeños y servicio de AutoMac con sistema Side by Side, que permite que dos autos en simultáneo puedan realizar pedidos, habilitando a sus clientes la posibilidad de comprar y retirar los pedidos desde el vehículo sin necesidad de ingresar al local.

Adicionalmente, el local incorpora innovaciones tecnológicas. Dispone de 2 kioscos digitales dobles de autoservicio de pedidos con tecnología touch screen, que brindan la posibilidad de realizar sus pedidos sin intermediarios y personalizar como más les gusten sus hamburguesas preferidas, incluyendo opciones al plato o con ingredientes extra. A su vez, la plataforma incluye un nuevo sistema para retirar las órdenes de forma mucho más rápida por una zona exclusiva de entrega con menú, cartelería digital, mesas con puntos de carga y tablets para una completa experiencia digital.

Posadas es una plaza con un gran potencial para la marca. Vemos en la provincia enormes posibilidades de crecimiento. Esta nueva apertura es una muestra de nuestra confianza en el potencial del mercado misionero”, aseguró Guillermo Córdoba, Director General de Arcos Dorados Argentina.

Acerca de Arcos Dorados

Arcos Dorados es el mayor franquiciado independiente de McDonald’s del mundo en términos de ventas en todo el sistema y en número de locales. La compañía es la cadena de restaurantes de servicio rápido (“QSR”) más grande en América Latina y el Caribe. Tiene el derecho exclusivo a poseer, operar y otorgar franquicias de locales McDonald’s en 20 países y territorios de América Latina y el Caribe. La compañía franquicia a más de 2100 restaurantes McDonald’s con más de 90.000 empleados y es conocida como una de las mejores empresas para trabajar en América Latina.