Simplificarán acceso de empresas a subsidio para pagar salarios

Fuente: Ámbito ~ Tras bastantes semanas de demora finalmente, entre hoy y mañana, el Gobierno dará a conocer nuevas reglamentaciones orientadas a “subsidiar el pago de parte de los salarios de las empresas en problemas”, según adelantaron fuentes oficiales.

Comandada por la Jefatura de Gabinete, una mesa coordinadora -integrada además por los ministerios de Economía y de Trabajo y la Administración Federal de Impuestos (AFIP)- es la encargada de determinar cuáles son los sectores más afectados por la crisis desatada por el coronavirus y las distintas urgencias a atender.

Justamente, le corresponde a la Jefatura de ministros, a cargo de Santiago Cafiero, establecer, mediante criterios objetivos, los sectores de actividad y demás elementos que permitan determinar las asistencias que brinda el Estado.

Una de las herramientas más potentes con que cuenta el Gobierno para ayudar a las empresas en dificultades son los REPRO (Programa de Recuperación Productiva) mediante el cual el Estado brinda un subsidio a los salarios de los empleados de empresas que se declaren dificultades para cumplir con sus compromisos.

“A los primeros que vamos a ayudar son los más golpeados, los que sintieron con mayor intensidad la crisis”, comentaron a Ámbito fuentes oficiales. Si bien reconocen que todavía falta el detalle fino de las medidas, ya se sabe que tendrá el nombre de ATP, por Asistencia al Trabajo y a la Producción.

Entre los sectores más afectados por la parálisis de actividades determinada por la pandemia se encuentran la gastronomía, los hoteles, los espectáculos y, entre otros, infinidad de pequeños comercios de proximidad que no fueron considerados esenciales y que por lo tanto se vieron forzados a cerrar durante la cuarentena, es decir vieron prácticamente desaparecer su facturación.

Para una segunda etapa el Gobierno prevé ampliar la asistencia a los sectores considerados críticos, como por ejemplo las estaciones de servicio o los medios de comunicación, pero en esta instancia “nos preocupan particularmente los negocios chicos que se han visto obligados a bajar la persiana”, precisan los funcionarios.

La intención oficial –anticipan– es simplificar el acceso a los REPRO, evitando trámites largos y complejos. Al respecto, se está trabajando para que las empresas afectadas puedan acceder rápidamente al subsidio de los salarios mediante una carga de datos en la AFIP a partir de la clave única de identificación tributaria (CUIT). Así, en la base de datos del organismo recaudador será sencillo determinar si tuvieron facturación o no –es decir una detección rápida del problema– como así también la cantidad de empleados, habilitando en consecuencia los REPRO.

La simplificación de los trámites es una acción que se viene demandando desde las entidades empresarias ya que, afirman, antes era engorrosa la gestión de la ayuda. También los empresarios esperan ver el alcance de la reglamentación ya que hoy distintos sectores mano de obra intensiva, como los servicios de comedores, no califican para lograr esta ayuda estatal.

Para gran cantidad de empresas la rápida implementación de este subsidio estatal es clave ya que, sostienen, por la caída en la facturación están, teniendo serias dificultades para hacer frente a los salarios. En este sentido, argumentan que las líneas de crédito impulsadas por el Gobierno a la tasa preferencial de 24% anual para financiar los sueldos, no están llegando a las empresas por la lentitud con que están operando los bancos y por la falta de garantías que pueden ofrecer quienes se acercan a pedir préstamos. Es más este punto junto con los REPRO fueron dos aspectos que tanto la Cámara Argentina de Comercio como la Unión Industrial le comentaron al presidente Alberto Fernández el viernes último en Olivos. Es más, el propio ministro de Producción, Matías Kulfas, acusó públicamente la falta de colaboración de los bancos en facilitar el acceso a los préstamos para pagar salarios.

Cabe recordar que recientemente, mediante el decreto de necesidad y urgencia 332, el Gobierno estableció una escala para la asistencia que brinda, a través de la ANSES, a las empresas que enfrentan problemas para pagar los salarios, según la cantidad de empleados.

Así, hasta 25 trabajadores, el Estado se hace cargo del neto del salario con un máximo de un salario mínimo por cada trabajador (hoy representa $16.875). Para las firmas que cuentan entre 26 y 60 trabajadores, el subsidio tiene un máximo equivalente al 75% del salario por cada trabajador ($ 12.656,25). Finalmente, para las de 61 a 100 trabajadores, se hace cargo del salario neto con un máximo equivalente al 50% por cada trabajador ($8.437,50).

Para ayudar a los restaurantes que cerraron, armó un mapa del delivery

Fuente: Clarín ~ Ya a mediados de marzo, los restaurantes estaban sintiendo fuerte la merma de clientes por efecto del coronavirus. La cuarentena​ obligatoria dispuesta por el gobierno nacional terminó por darles un golpe durísimo al sector. Como calcula un flyer que circuló en las redes sociales en estos días, dos millones de trabajadores gastronómicos se vieron afectados por esta crisis. En el medio, muchos buscaron una salida de emergencia apostando al delivery y al take away.

Cecilia Boullosa es periodista, pero todos la conocen como @chicaelectricaa. Escribe sobre comida y viajes en varios medios y dirige la agencia de contenido digital Miserere. Su cuenta de Instagram es un faro que alumbra todas las novedades y tendencias de la escena gastronómica porteña. Pero de pronto, ella también vio cómo esa luz se apagó de golpe.

Y en ese momento de caos y confusión, sin pensarlo, se puso a hacer lo que siempre hace, pero de otra manera. “Empecé a armar listados sobre la situación: qué lugares cerraban y cuáles sumaban delivery o take away para seguir funcionando como podían. Se generó una bola de nieve y me empezó a llegar información por todos lados: DM’s, WhatsApp, llamados. Pasé tres días casi sin dormir, compartiendo la forma en que estaba reaccionando la escena gastronómica porteña frente a la pandemia. La información cambiaba minuto a minuto y después la cuenta @cienciaygastronomia me ayudó a hacer un Google Maps para que la data que recabé de las entregas a domicilio estuviera geolocalizada”, cuenta Boullosa.

Los seguidores también se sumaron a rastrear deliveries y a pasarle la información por privado para ampliar la guía. Y el trabajo de Cecilia fue agradecido no solo por chefs y empresarios gastronómicos sino, lo que ella más destaca, “el staff raso de las cocinas, panaderos, bacheros… Lamentablemente, muchos ya perdieron el trabajo en estos días”.

Boullosa cree que “el mundo que conocíamos, se extinguió de un día para el otro”. Y en eso que ya no será igual, enmarca que “muchos de los restaurantes, cafés y bares que nos gustaban y donde la pasábamos bien en Buenos Aires, no van a volver a abrir. Muchos se van a fundir. Va a haber que refundar la gastronomía”, sentencia. Cuenta que ya hay muchos cocineros haciendo alianzas y pensando cómo salir de esto, y que parte del trabajo de los periodistas gastronómicos va a ser ahora documentar e informar sobre ese proceso que dirá “chau rankings 50 Best y más gastronomía real y sustentable”.

Pero ella prefiere no quedarse con la angustia y cuando se le pregunta qué la movilizó más de todos los casos con los que tuvo contacto, no duda: los panaderos jóvenes de Buenos Aires. “Germán Torres, Francisco Seubert Also, los chicos de Fraga, todos reaccionaron muy rápido y se adaptaron muy bien al nuevo escenario. Siguieron amasando, horneando pan y entregando, algunos bajaron los precios. Me pareció muy simbólico eso de que el pan no puede faltar, ni siquiera en un momento tan difícil como éste”.

Compras futuras: una opción para ayudar a comercios, bares y teatros durante la pandemia

Fuente: Ámbito ~ Emprendedores crearon un sitio donde los comerciantes pueden crear vouchers digitales gratuitos para que los clientes adquieran productos para la reapertura. Las cervecerías agrupadas y el teatro busca paliar los efectos.

El portal, del cual ya participan al menos 1.300 comercios, fue ideado por un grupo de emprendedores digitales que decidió aportar una solución frente a la contingencia de los pequeños negocios o emprendimientos. Así, desarrollaron una solución de vouchers de compras digitales para que cualquier dueño lo pueda crear, vender y administrarlos a su gusto, todo 100% gratuito.

Para participar, los negocios deberán completar un formulario en los que se carga la información y los detalles del rubro así como también ofrecer en una promoción atractiva para los clientes. Así desde el sitio se crean vouchers de compra digitales y los pagos van directamente al comercio a través de MercadoPago.

“¡La palabra cliente te queda chica! Si ya estás acá no pierdas la oportunidad de bancar a tu comercio o establecimiento amigo. En estos momentos difíciles es donde las mejores intenciones salen a flote, no la dejes pasar”, señalan desde el sitio a los consumidores a futuros.

Compra futura

El sitio de Compras Futuras ye tiene decenas de comercios adheridos para hacer compras, y disfrutar al término de la cuarentena.

“Muchos amigos, familiares y conocidos son dueños de pequeños comercios y emprendimientos que necesitan seguir generando ingresos para sobrevivir. Esto nos dio la pauta de que teníamos que hacer algo. En paralelo, algunos famosos y restaurantes incentivaban en Instagram a ‘bancar’ a los pequeños negocios en la cuarentena. Y percibimos que no había una herramienta concreta para poder hacerlo”, indicó Manuel Goméz Pizarro, uno de los emprendedores del sitio quien es también licenciado en Administración y especialista en marketing e e-commerce.

“En ese momento, surgió la idea de armar y diseñar una plataforma que lo haga posible, de la forma más simple: CompraFutura reúne a todos los pequeños comercios que necesitan ayuda, les brinda una solución para hacer contacto y ofrecer una compra futura a sus clientes, y al mismo tiempo, afianza la posibilidad de que el consumidor se solidarice con ellos, se quede en casa y sume un beneficio en su compra”, agregó.

Cervecerías y wine bars venden la “otra ronda”

Un rubro que se agrupó en tiempos en tiempos de contingencia de la pandemia del Covid-19 son las cervecerías. Es que acostumbrados a los locales llenos y a los clientes con pintas hasta en la puerta de sus locales, sienten fuerte el impacto económico del aislamiento y, por tanto, idean distintas promociones para poder cubrir los sueldos.

Una de las tantas cervecerías que se sumó a la campaña #CompraFuturaParaSalvarAPymes es 70 30 Beer House. A través de un código QR publicado en su Instagram @7030beerhouse:, ofrece la promoción de dos pintas por $160, cualquiera de las hamburguesas de la carta a $250 o bien la entraña, bbq ribs, papas fritas con dos pintas o una tabla de picada para dos personas por $350.

Martin Conte, socio propietario de 70 30, reconoce que su rubro entró en crisis por la medida de aislamiento. “Sin embargo es algo que no criticamos porque nuestra prioridad es mantenernos a salvo y resguardar la salud de nuestros clientes y de nuestro personal y así disfrutar de todo cuando se calme”. Y agradeció que han tenido “mucha solidaridad de parte de la gente, muchos entienden que es un momento muy difícil para todos y ven en esto una forma de ayudarnos”.

Uno de los pioneros en acudir a la venta anticipada es el palermitano Desarmadero, que ofrece una promoción en la que por el precio de una pinta de hoy ($170) se pueden adquirir dos a futuro para cuando las sucursales reabran. La promoción, llamada #LaPróximaBirra, propone que los clientes escaneen el código QR dispuesto en las redes sociales del bar y pagar a través de la plataforma de MercadoPago.

Harry Salvarrey, socio propietario de Desarmadero Bar, señaló a Ámbito que “sin gente los bares no pueden sobrevivir” y admitió que “el delivery es apenas un recurso, pero no cubre ni un mínimo porcentaje del ingreso que necesitamos para funcionar con normalidad”. Por ende la medida que se tomó es “sobre todo para sostener los salarios”. Con todo, rescató que los proveedores “están trabajando mano a mano con las cervecerías para sostener la cadena productiva todo lo posible, son muy solidarios y comprensivos, ya que ellos también deben mantener sus estructuras”. Y remarcó que los bares cerveceros están en diálogo constante para trazar una agenda compartida “y salir de la crisis más unidos aún”.

Growlers, otro clásico cervecero, se sumó a este plan e invitó a comprar anticipadamente dos cervezas que se podrán disfrutar hasta fin de año por un valor especial de $150, abonando a través de Mercado Pago con un código QR publicado en su Instagram @growlerscc. Además, habilitaron la opción de Membresía de socio honorífico por sucursal, con un valor especial de $1500, por única vez a través de Mercado Pago, que incluye una pinta por día durante todo el 2020, un growler de 1.9 lts y dos pintas, una gorra y una remera de la cadena, todo a ser disfrutado post cuarentena.

Manuel Miragaya, propietario de Growlers entiende que el aislamiento es necesario, pero espera “que el efecto económico se sienta por lo menos hasta septiembre”. Las medidas tomadas, en sus palabras son “definitivamente algo paliativo, no son para sostener costos porque los costos son altísimos en comparación”, según indicó a este medio. “No se recupera para nada los días de cierre, es un golpe durísimo para nuestro negocio, y para todas las pymes”. Aunque destacó que “comienzan a haber alianzas entre productores y bares para entender también que lo que hay que sostener es el segmento, más allá del rubro entre pares”.

Así como los wine bars que ofrecen vinos por copa buscaron posicionarse en un mercado copado por cervecerías, tampoco quieren quedarse fuera de las compras futuras. Es el caso de Vico, para disfrutar en sus locales de Lanús y Villa Crespo, en el que por $500 pesos, el cliente se lleva una Vico Wine Card por $ 800 –tarjetas que se insertan en los dispensadores de vinos del local. También, por $ 1000, el cliente se lleva una tarjeta por $1750 y por $2000 se obtiene una card por ese valor y una cata de moño con el sommelier Pablo Colina. Funciona al escanear el código QR correspondiente a cada promoción con Mercado Pago o también ingresar al link de pago de cada promoción, en el link de la biografía de Instagram de Vico.

Las cadenas de comida rápida piden medidas urgentes al Gobierno

Fuente: La Nación ~ Distintas cámaras del sector gastronómico y hotelero solicitaron al Gobierno una serie de medidas urgentes para “aliviar las dificultades” que atraviesan por la abrupta caída de la actividad que generó el aislamiento total obligatorio. Entre los pedidos se incluye desde créditos a tasa 0% para financiar salarios a dejar de pagar el alquiler mientras continúen paralizadas las ventas.

El pedido se hizo a través de un comunicado conjunto de representantes de los sectores de comidas de servicios rápidos (como McDonald’s, Burger King, Mostaza, KFC y Wendys, Sturbucks), confitero-pastelero, hotelero y gastronómico, pizzero, heladero y panadero. Solicitaron que las medidas se adopten “a la brevedad” ante “el riesgo evidente que sufren las empresas del sector”.

Por un lado, solicitaron financiación a tasa 0% de salarios declarados en el formulario 931 de AFIP, por el término que dure la crisis por el avance del coronavirus. Además, financiamiento de deuda de pagos de suministros a tasa 0%.

En el plano laboral, pidieron el otorgamiento y ampliación de los programas Repro “en forma directa y de fácil acceso para todo el sector, por todo el tiempo que dure la crisis”. Asimismo, excepción de aportes y contribuciones patronales y habilitación de procedimientos preventivos de crisis. Algunos de estos puntos fueron abordados en Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción, dictado hoy mediante un DNU.

En materia previsional, las cámaras requirieron “suspender las medidas que impiden el otorgamiento de créditos a los contribuyentes que tengan mora en el sistema” y “autorizar el pago de las declaraciones juradas de aportes y contribuciones de la seguridad social en tres cuotas iguales distribuidas a lo largo del mes siguiente al que se liquida, sin intereses”.

Además, los empresarios del sector propusieron una serie de medidas tributarias, entre las que se incluye dictar las medidas necesarias que contemplen el diferimiento de plazos de presentación de diferentes obligaciones de información, declaraciones juradas y requerimientos fiscales. También buscan suspender toda medida cautelar que afecte la liquidez y el capital del trabajo empresario, entre otros pedidos.

Por último, solicitaron una serie de decisiones normativas entre las que se cuenta la “suspensión del devengamiento de arrendamientos por los períodos sin ventas” y la “suspensión de cortes de suministro de energía eléctrica, gas y agua” y que, en el caso de la energía eléctrica, no se cobre el concepto fijo de potencia contratada.

Los gastronómicos también hicieron pedidos directamente al Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires: que no se cobre por seis meses Ingresos Brutos ni ABL al sector y que se dispongan créditos del Banco Ciudad a tasa 0% por el total de la nómina salarial de cada uno de las empresas del sector.

El pedido fue firmado por los titulares de las siguientes entidades: Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (AHRCC); Asociación de Propietarios de Pizzerías, Casas de Empanadas y Actividades Afines de la República Argentina (APPYCE); Asociación Panaderos Capital (APACA); Asociación Fabricantes Artesanales de Helados y Afines (AFADHYA); Cámara Argentina de Establecimientos de Servicio Rápido de Expendio de Emparedados y Afines; Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA).

Los inquilinos de los locales se resisten a pagar los alquileres

Fuente: La Nación ~ “No vamos a pagar el alquiler en abril. Prácticamente no tuvimos ingresos y a futuro el panorama es desolador “, es contundente el CEO de una reconocida compañía de turismo. “La prioridad es pagar los sueldos”, justifica. Así relata un broker inmobiliario la conversación telefónica que mantuvo con uno de sus principales clientes en medio de la pandemia de coronavirus .

La misma postura tomó el grupo Inditex, propietario de Zara -la firma que gasta una media de alrededor de 320.000 euros al año por local-. La decisión de la casa matriz fue: este mes no cumplirá los contratos de alquiler en ningún país del mundo. Lo mismo anunciaron los grupos Adidas y H&M, en Alemania, una decisión que generó “indignación” en el gobierno de ese país y una polémica que llevó a la marca deportivo a cambiar de idea y cumplir los contratos. La firma de indumentaria sueca con más de 5000 puntos de venta y la que más gasta del mundo en alquileres -alrededor de doscientos millones de euros al mes- se mantuvo en su postura.

En otros países como Italia se dieron situaciones similares: Confindustria Moda pidió la revisión de los montos hasta que la actividad comercial, turística y residencial se recupere por completo. Lo mismo hizo Primark en Inglaterra mientras que Fraser y Arcadia, el grupo dueño de Topshop y Topman solicitó una reducción del 50%.

En línea con lo que pasa en el mundo, IRSA, el grupo propietario de los principales shoppings del país, generó alivio a sus locatarios cuando les informó por medio de una carta no cobrará los fee mensuales que vencían a principio de este mes. En otros casos fueron las marcas las que tomaron la posta y algunas cadenas comerciales instaladas en inmuebles ubicados en las principales avenidas porteñas comunicaron a los propietarios de los locales que no sabían qué porcentaje del alquiler pueden afrontar.

En gastronomía, uno de los rubros más afectados, las cadenas internacionales instaladas en la Argentina también están negociando dejar sin efecto el valor mínimo de alquiler que es el monto que pagaban si el porcentaje de las ventas -que suele ser entre 4% y 8%- no cubría el mínimo negociado en el contrato. De esta forma buscan atar el alquiler a resultados, es decir a un porcentaje de lo que facturaron hasta el jueves 19 de marzo cuando arrancó la cuarentena obligatoria decretada por el presidente Alberto Fernández. “Nadie quiere jugarse con un mínimo fijo”, sintetiza uno de los agentes inmobiliarios consultados.

Inquilinos de otros rubros, tal vez contemplando la relación de años que tienen con los locadores, prometen pagar el 25% del valor mensual y dejar otro 25% pendiente, y financiarlo en cuotas en algún momento del año. “No podremos afrontar más del 50% del valor mensual estipulado en el contrato”, reconoce el fundador de una reconocida cadena.

Aunque por ahora no lo están utilizando de forma explícita en las negociaciones, “la carta” en la que se amparan los inquilinos es el artículo 1203 del Código Civil que los protege. La norma establece que “si por caso fortuito o fuerza mayor el locatario se ve impedido de usar o gozar de la cosa, puede pedir la rescisión del contrato, o la cesación del pago durante el tiempo que no lo pudiera usar”.

El impacto del decreto

En este contexto, el decreto del Gobierno que establece el congelamiento de los alquileres de las viviendas residenciales y que también corre para los locales comerciales no tiene demasiada relevancia en términos prácticos. Los inquilinos, con las persianas bajas, reconocen no tener margen para cumplir los contratos. Y los dueños de los locales que tenían pautado el ajuste semestral -que varía entre 12% y 18%- en los próximos seis meses no se preocupan por ese tema, ni piensan en desalojar a quienes no paguen -además si quisieran no pueden hacerlo-.

“El decreto congela los alquileres a marzo, impide los desalojos y le permite al inquilino pagar la diferencia que se genera por la actualización en cuotas sin interés a partir de octubre. También prorroga en forma automática aquellos que se vencían en los próximos seis meses”, detalla Rafael Baigún, presidente de la inmobiliaria homónima.

La prioridad hoy para todas las partes es lograr un acuerdo “lógico”. Y en los primeros ensayos se percibe cierta buena predisposición. ¿La razón? A los propietarios no les conviene quedarse con el local vacío en plena recesión económica local y mundial, y los inquilinos no quieren perder un inmueble bien ubicado, ni la inversión que realizaron en ambientación y equipamiento. “Hay casos en los que estuvieron años para conseguir un buen local en focos como Acoyte y Rivadavia o sobre la avenida Santa Fe”, explica Domingo Speranza, presidente de Newmark Knight Frank argentina. Además, todos coinciden en que en algún momento, la actividad retornará.

Cada caso, un mundo

Las negociaciones son casi quirúrgicas y se dan caso por caso. Speranza explica que los inquilinos buscan “una ventana de tiempo” y si bien no se puede generalizar, las quitas en los alquileres -que en su mayoría se cierran en pesos- de quienes puedan pagarlos oscilarán entre 30% y 50%. “La diferencia se comprometen a pagarla cuando vuelva la actividad”, explica el broker.

En algunos casos incluso están extendiendo un mes el contrato de alquiler: es decir si vencía en agosto de 2021 se quedarían hasta septiembre. “El tema es que se cortó la cadena de pago y se está generando una bola de nieve que genera mucha incertidumbre”, analiza Speranza. “En muchos casos se acuerda un valor hasta septiembre de este año, acordando a finales de ese mes y en base a la situación del momento pactar nuevos cánones”, agrega otro mecanismo, Mariano Costa, asesor senior de Mariana Stange Real Estate.

“No es lo mismo un propietario que necesita el dinero del alquiler para vivir que uno que tiene 20 inmuebles”, aclara Marcelo Salas Martínez, presidente de Café Martínez con 200 puntos de venta (10 propios, el resto son franquiciados). El empresario está proponiendo pagar un proporcional de las ventas facturadas hasta el día que arrancó el aislamiento social, el próximo mes no pagar el alquiler y dejar asentada la deuda, y luego analizar cómo se recupera la economía para definir el monto que, de no extenderse el periodo de aislamiento social, estaría atado a un porcentaje de las ventas. Este sistema es similar al que algunas cadenas gastronómicas implementaron en la crisis de 2001 cuando no pudieron afrontar los pagos de los alquileres, dejaron la deuda pendiente y la saldaron cuando “la rueda volvió a girar”.

Marcelo Zuliani, gerente comercial de la compañía de servicios inmobiliarios Colliers Internacional apela al sentido común de las partes. “En estas circunstancias de excepcionalidad inquilino y propietario deben ‘cuidarse mutuamente’ y arribar a un buen acuerdo de corto plazo”. “Son relaciones de años que no se pueden romper por una situación puntual. Nuestros contratos son a 10 años, 120 meses que no se alterarán por una situación como la que atravesamos”, agrega Fernando Storchi, CEO de Megatlon que con 42 sedes, todas en locaciones alquiladas, asegura, en 30 años jamás haber rescindido un contrato.

El empresario reconoce que su prioridad es pagar los sueldos de las 1200 personas que emplea. La cadena de gimnasios cerró las puertas de sus establecimientos cinco días antes de que el presidente decretará la cuarentena obligatoria y la presunción de Storchi es que para su rubro ese periodo se extenderá más. “Seguramente los gimnasios seguirán cerrados una vez que se finalice al aislamiento social obligatorio”, afirma el empresario que decidió compensar a los clientes con el 100% de los días que no pudieron utilizar el gimnasio. Es decir si el abono terminaba en enero, se extenderá por el plazo que las puertas de los establecimientos permanecieron cerradas.

Baigún explica que los conflictos más complicados de resolver se darán en los casos de los propietarios que son inquilinos, es decir que dependen de que se cumpla el contrato para pagar sueldos y el alquiler del inmueble en el que desarrollan su actividad. “En estos casos se harán pequeños acuerdos de corto plazo pero será clave que las partes sean sensatas”, explica.

No todos sufren lo mismo

En cada negociación además del perfil del propietario del local también influye cómo afectó el COVID-19 al sector: las farmacias, los supermercados de cercanía y los bancos no están manifestando problemas para el cumplimiento de los contratos. El rubro textil y el gastronómico en cambio están más complicados: muchos de ellos se reconvirtieron rápidamente y están ofreciendo delivery con alguna de las empresas de envío y mensajería, pero los números no cierran.

“Terminamos marzo con una caída de ventas del 50% y esperamos un abril por debajo del 30%. Con este escenario podremos afrontar una parte de los salarios del mes de abril y para continuar con la actividad estamos comenzando conversaciones con propietarios de nuestras locaciones”, relata Ariel Davalli, presidente de Gelato Natural, la empresa dueña de la marca Chungo.

El empresario reconoce que entre los 30 tiendas, una propia y el resto franquicias, se viven realidades muy dispares:, centros comerciales, propietarios de un solo local y dueños de varias locaciones pero el planteo es el mismo, con el nivel de ventas no hay otro camino de negociar como se pagará abril y luego ver como reanuda la actividad”. “Tenemos claro que la reactivación será muy lenta ya que los hábitos de consumo cambiaran radicalmente en los primeros meses”, adelanta. Adrián Mercado, presidente del Grupo que lleva su nombre coincide en que “los efectos negativos continuarán porque, los locales gastronómicos van a tener que respetar ciertas distancias entre las mesas y los ingresos caerán”.

Guido Mosin, research Manager de JLL, cree que los más afectados serán los locales que venden productos no esenciales: “Es probable que aumente la aversión al desplazamiento por parte de los consumidores. De este modo, es posible que se contraiga la cantidad de compras espontáneas”, relata. Zuliani trata de encontrar el lado positivo: “La gente está muy contenida y una parte de la población generó cierto ahorro al no salir de sus casas que podría volcarse al consumo cuando la cuarentena termine”, finaliza.

La gastronomía porteña busca cómo salir a flote

Fuente: La Nación ~ Con la cuarentena y las medidas adoptadas para frenar el COVID 19 uno de los sectores más afectados es el de la gastronomía junto con el del turismo . Tanto la demanda como la venta en toda la gastronomía esta en cero y es una situación totalmente inédita para todo el sector. Frente a esta realidad, los distintos actores afectados buscan diversas soluciones, se solidarizan con su capital de trabajo y proponen algunas respuestas mediante el apoyo del gobierno.

“Nosotros obviamente no vamos a poder abonar Ingresos Brutos, IVA, tasa de ABL y ese tipo de requerimientos impositivos que tienen cualquier negocio normal, pero más allá de eso, lo que nos preocupa de sobremanera es el tema de los sueldos porque ninguna empresa que no tenga ventas puede pagarlos”, explica Ariel Amoroso, presidente de la AHRCC porteña (Asociación Hoteles Restaurantes Confiterías y Cafés de la Ciudad de Buenos Aires).

“Para nosotros nuestra gente es fundamental. Si bien es importante la parte comercial y edilicia, nuestro equipo de gente es muy importante y necesitamos salvarla pagando los sueldos. En esta situación, sin entrada de dinero, los sueldos son prácticamente impagables y esto es lo que estamos tratando de resolver por varios caminos”, agrega.

Su postura con respecto a los Repro , la ayuda en donde el Estado se compromete a pagar un porcentaje del sueldo, es que se simplifiquen los requisitos del otorgamiento para que efectivamente puedan asignar ese beneficio que es ley. Lo que el Presidente de la AHRCC busca es que ese beneficio le llegue a todos los asociados para que puedan asignarlos sus empleados.

Sin embargo, tanto para Amoroso como para Graciela Fresno, presidenta de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina ese apoyo sirve pero lo que el sector busca es algo mucho más profundo “Estamos en una situación crítica y no vemos una solución. Con el gobierno tenemos un buen diálogo, y nos entienden perfectamente, pero hasta ahora no tenemos ninguna medida concreta que se ocupe de nuestro sector” dice Fresno y agrega “El sector fue muy perjudicado antes de que decretaran la cuarentena porque el virus ya estaba en otras partes del mundo. Muchos países cerraron su frontera antes y se cayeron las reservas de turismo desde los primeros días de marzo. Cuando esto pase y los negocios vuelvan a abril, la hotelería, que vive del turismo, seguirá estando afectado. A partir de ahora los turistas van a requerir certezas y la certeza se llama aparición de una vacuna, algo que los más optimistas preveen recién dentro de un año”.

Desde la asociación porteña, ven con buenos ojos las medidas que está tomando el Estado Nacional desde la emergencia sanitaria así como el tema del congelamiento de los alquileres, pero dicen que aún falta mucho. Más allá del tema de la luz, el gas y los servicios, lo cierto es que son más de sesenta mil familias afectadas las que dependen del salario de la gastronomía y el turismo en la Ciudad de Buenos Aires “Lo que pensamos es pedir un préstamo a tasa cero subsidiado por el Banco Central. Se lo pedimos al Ministro de Turismo, Matías Lamens, y también al Gobierno de la Ciudad a través del Banco Ciudad” explica Amoroso .”Estamos trabajando para preservar la fuente de trabajo necesitamos que nos presten el dinero de la nómina salarial, por lo menos por el tiempo que dure la crisis. Para que cuando tengamos abiertos nuestros negocios podamos acomodarnos, trabajar y pagar los préstamos. El tema es que las condiciones que ponen, respecto a riesgo financiero, son imposibles cumplir en medio de la crisis. Con el otorgamiento del crédito tendríamos la posibilidad de hacer un esfuerzo compartido entre todos sin debilitar la cadena más débil que son los empleados”, asegura.

Desde su esquina en Caballito, Toto Evangelista, propietario de El Viejo Buzón y Presidente de la Subcomisión de Bares Notables se define más bohemio que gastronómico aunque en estas circunstancias aclara “la realidad aniquila la bohemia ante el temor de tener que cerrar El viejo Buzón”. Con cinco libros en su haber, su pequeño bar de barrio cuenta con menos de 10 empleados y en situaciones normales ya tenían algunos problemas “Pero ahora con la caída total de las ventas a cero, lo único que las pymes y las micro pymes podemos hacer para salir de esto es esperar la ayuda del estado con créditos a tasa cero . Creo que lo más rápido para aplicarlo sería que los bancos que nos atienden a cada uno tengan el aval del Estado para girarnos en descubierto”, propone el poeta.

Puntualmente con los Bares Notables, un apéndice de la Dirección de Patrimonio del Gobierno de la Ciudad, Evangelista busca llegar al Ministro de Cultura para buscar en conjunto la manera de sostener el subsidio que se les otorga. “La mayoría de estos bares, son mantenidos por un sentido apasionado de sus propietarios, en referencia con el barrio, con la historia y especialmente apoyando a la cultura. Ahora necesitamos que Cultura ponga la mirada en nosotros para que nos escuchen”, indica.

Con un espíritu único, el empresario Emilio Garip, se envuelve de optimismo, “tengo dos grupos de chat donde todos los días cruzamos centenares de mensajes muy preocupantes, pero la realidad es que no se puede saber nada, yo les digo a todos “pasitos de bebe” porque no sabemos nada y lo mas importante es cuidar a nuetro personal”.

Todas las mañana, a las 9, Garip habla con su chef y piensa en las recetas que vendrán en un futuro cercano seguro de que todo se va a ir hacia lo mas sencillo, a una cocina clásica para empezar de a poco. “Tenemos que contar con nuestro personal y tener un espíritu positivo, porque esta es nuestra vocación y no sabemos hacer otra cosa. La gastronomía es lo que me gusta y a todos nos pasa lo mismo. No hay duda que esto va a pasar y que ya encontraremos el camino”, el dueño del clásico Oviedo, ubicado en la esquina Berutti y Ecuador, cuenta que le escriben colegas de todo el país y junto a ellos están a la espera de una reacción económica del Banco Central, “nuestras empresas son antiguas, buenas y confiables, es por eso que tendrían que darnos créditos porque vamos a poder responder”, asegura

“Estoy convencido que si estamos todos juntos vamos a poder sortear la situación lo mejor posible”, convoca el Presidente de la AHRCC, Amoroso en su mensaje a los gastronómicos “Nuestros negocios fueron fundados por nuestros abuelos o nuestros padres, en su gran mayoría descendientes de españoles e italianos. Ellos vinieron con un sueño y muchas ganas de trabajar. Asociándose lograron lo que hoy son nuestras empresas y trabajando mancomunadamente lograron soportar muchas crisis. Venía de la guerra sin nada y pudieron lograrlo. Es algo que vamos a tener que atravesarlo unidos para luego poder volver a abrir nuestros locales como lo venimos haciendo hace muchísimos años”.

“Pague ahora, consuma después”: una modalidad de venta que llegó con la pandemia

Fuente: Clarín ~ Para contrarrestar la crisis y fomentar el consumo a pesar de la cuarentena, muchos comercios que no están habilitados para abrir sus locales se están sumando a una nueva propuesta de intercambio: que los compradores paguen por los productos en forma anticipada –a través de la web- para consumirlos después.

Una de las modalidades funciona así: “los comercios venden “vouchers de consumo anticipado” por montos pre establecidos por cada comercio, en una plataforma online –una suerte de “crédito” que los consumidores dan a los negocios contra el compromiso de entrega de un producto o la prestación de un servicio a futuro”, explica la economista Victoria Giarrizzo quien junto a su colega Eduardo Levy Yeyati y bajo la Dirección de Producción de Concepción del Uruguay (Entre Ríos) lanzaron el jueves pasado una plataforma de este estilo en esa ciudad.

La experiencia se llama Cupón Concepción. Empezó con la adhesión de 10 comercios y ya sumó mas de 60. En dos días, logró 11.500 visitas a la página. El 70% de los negocios son micro pymes, con sólo uno o dos empleados. Entre ellos hay rubros de indumentaria, blanqueria, tratamientos estéticos, gimnasios y hasta talleres mecánicos.

“Al comercio le conviene porque le sirve para tener liquidez. Es como si el consumidor le diera un crédito a tasa cero”, explica Giarrizzo. En cuanto al consumidor, accede a los productos que va a consumir en algún momento y también a algunos vouchers que dan “un plus”, a cambio del gesto solidario.

Según la economista, la experiencia se está replicando en varios lugares del país, como en las ciudades entrerrianas de Colón, Gualeguaychú y Crespo. También en Mendoza y en La Rioja.

En la Capital Federal, también empezaron a verse iniciativas similares en las redes sociales. En Twiter, el restorán Casa Aristóbulo por ejemplo, arenga a potenciales comensales: “la cosa es sencilla. Necesitamos tu ayuda”, dice. “Ante la imposibilidad de abrir las puertas como siempre y con el compromiso de afrontar todos nuestros pagos, pedimos tu colaboración. Depositá en nuestra cuenta el importe que vos quieras y te devolvemos el doble en consumos en el local a partir del primer día de nuestra apertura y sin fecha de vencimiento”, dice junto a los datos de su cuenta bancaria.

A la movida también se sumaron varios bares cerveceros de la ciudad. Así, los locales de Desarmadero en Palermo, ofrecen a sus clientes la promoción #LaPróximaBirra, donde los clientes puede escanear el código QR dispuesto en las redes sociales del bar y pagar a través de la plataforma de MercadoPago.

También las sucursales del bar cervecero Growlers se unieron al aislamiento social y se sumaron a la iniciativa #CompraFuturaParaSalvarAPymes, lanzada con el objetivo de apoyar a los comercios y pymes afectadas por coyuntura. En este caso, se invita a la gente a comprar anticipadamente dos cervezas por un valor especial de $150, abonando con la misma modalidad.

Según los economistas Giarrizzo y Yeyati, este tipo de medidas, que apelan a la solidaridad, también tienen sentido económico: adelantan el paso de los consumos postergados que, en la medida de lo posible, realizaremos de todos modos no bien las medidas de distanciamiento se flexibilicen”. Se trata de “un salvavidas solidario para muchas MiPyMEs e independientes que hoy están a la deriva y el modelo es fácilmente replicable”, aseguran.

Cambio de hábito en el consumo de carne vacuna por el coronavirus: menos asado y más cortes para la olla y el horno

Desde que comenzó la cuarentena en Argentina, el consumo de carne vacuna ha dado un giro, según explicaron fuentes de la cadena cárnica y esto ha provocado que algunos cortes hayan aumentado más que otros.

Los valores de la hacienda en pié en el mercado de Liniers crecieron entre un 10% y 12% desde comienzo de marzo y luego esa suba se trasladaron parcialmente a los mostradores.

Según Leonardo Rafael, presidente de la Cámara de Matarifes y Abastecedores (Camya), el precio máximo del novillito pasó de 101 pesos el kilo a principios de marzo a tocar un precio máximo de 117 pesos la semana pasada. Hoy, en esa categoría se encuentran en valores de entre 105 y 110 pesos por kilo

Por su parte, la media res descargada en las carnicería pasó de un promedio de 205 a 215 pesos por kilo a principios de mes a 220/240 en estos últimos días.

Luego, el auge del valor en el kilo vivo obviamente se trasladó a las carnicerías y supermercados. Para ejemplificar, según los precios de una carnicería ubicada en Palermo, el valor de la picada especial ascendió de $300 a $340 el kilo; el lomo, de $580 a $620, la milanesa, de $420 a $470 tanto que el precio del asado ascendió de $390 a $420;

Los motivos del aumento de los valores de la carne vacuna se debieron tanto al efecto del cese de comercialización por parte del campo en la segunda semana de marzo, donde se sintió la falta de animales, como también a cuestiones climáticas con fuertes lluvias que se dieron una vez que finalizó el paro del campo y la sobre demanda en los días a que el Gobierno decretó la cuarentena por el coronavirus.

Además, se sumó que desde la semana pasada las curtiembres no retiran el cuero por lo que generan costos extras a la industria frigorífica que se trasladaron al mostrador.

De todas maneras, desde el sector se prevé que los precios comiencen a disminuir en los próximos días pero no a los que había a principios de marzo.

Según el presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de las Carnes (Ciccra), Miguel Schiariti, la disminución de los valores se dará por dos motivos.

En primer lugar, la demanda se modificó porque los restaurantes ni hoteles no están demandando cortes como lo hace habitualmente (representan el 10% del total de consumo). Esto generará principalmente sobreoferta de asado y de cortes para la parrilla.

En este sentido, remarcó que también los argentinos por la cuarentena están modificando el consumo: hay preferencias por cortes que se puedan cocinar a la “olla” o al “horno” porque la mayor demanda provienen de consumidores que viven en departamentos, sobre todo en Capital Federal y el Conurbano y en las principales ciudades de Santa Fe y Córdoba, mientras que la demanda por cortes para la parrilla cayeron, fundamentalmente por el cierre de los restaurants y hoteles y a la prohibición de eventos sociales.

Además, al caer también las exportaciones de carne, principalmente a la Unión Europea, mucha de la oferta se pondrán a la venta en los supermercados locales.

Varios hoteles y restoranes no podrán abonar sueldos completos de marzo

Fuente: BAE ~ Mientras esperan medidas oficiales en forma urgente, el sector hotelero, de restaurantes, bares y cafés afirma que en muchos casos no podrá pagar los sueldos de este mes en su totalidad, al tiempo que pidió que los créditos a tasa de 0% se extiendan durante el resto del primer semestre.

Así lo adelantó a BAE Negocios la titular de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica (Fehgra), Graciela Fresno, quien informó que “todavía no tenemos confirmación de ninguna medida, tanto del gobierno nacional como del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires”.

La presidenta de Fehgra pidió que el lunes surjan las primeras confirmaciones para paliar la situación de un amplio sector que ocupa a 500 mil personas en la Argentina. “Hemos mantenido conversaciones con las áreas de Turismo; Desarrollo Productivo; a nivel nacional, y en el ámbito de CABA”, manifestó la directiva.

Además de las líneas crediticias a tasa 0%, como anticipó este medio el sector pidió la suspensión del pago de Ingresos Brutos, ABL y la instrumentación de los Repro a nivel federal. Producto del aislamiento social obligatorio, la ocupación hotelera en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se derrumbó totalmente, mientras que el consumo en restaurantes, bares y cafés desapareció con el cierre de esos locales. En la primer quincena, se había desplomado un 80%, especialmente en zonas como Puerto Madero y Palermo.

El presidente de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés de CABA, Ariel Amoroso, expresó: “Las reservas hoteleras que estaban hechas se cayeron totalmente. Es una momento dramático porque sin ingresos y con esta incertidumbre, no sé cómo se van a pagar los sueldos de los empleados sin un plan de apoyo del Estado”.

“Creemos que el diferencial de tasa del 24 al 0% lo tienen que conversar entre el Banco Central y las entidades financieras. Los empresarios no podemos pagar 24% de interés para tener un préstamo para abonar sueldos, impuestos, alquileres, etcétera”, describió Amoroso.

La crisis obviamente golpea en forma transversal a todos los tipos de empresas, pero por ejemplo, hoteles internacionales tienen otra espalda financiera y tal pueden soportar dos meses o más. “Una empresa nacional, es imposible”, puntualizó Amoroso.

Compras futuras: salvá a tu bar o restaurante favorito en la cuarentena

Fuente: La Nación ~ Una de las industrias más golpeadas por el corona virus y el consiguiente aislamiento es la gastronómica. Contribuyendo con más de 150.000 empleados solo en Capital Federal, y siendo un actor principal en turismo, desarrollo de los barrios y nexo con productores de todo el país, los bares y restaurantes tienen características propias que los hacen muy vulnerables a la coyuntura. Requieren mano de obra muy intensiva (el ratio de empleados necesarios respecto a la facturación obtenida es mayor a otros emprendimientos); sus alquileres suelen ser altos por la necesidad de locales amplios y bien ubicados; y a esto se suma una lógica de facturación diaria, donde lo que no se vende en una jornada no se recupera más tarde. Hoy son cientos los restaurantes que están bajando sus persianas, en un principio de manera temporal, pero con dudas de volver a levantarlas. Esto no sólo sucede en Argentina, sino que es un fenómeno global. Todos los grandes chefs del planeta están hablando del tema, discutiendo modelos de supervivencia, En Estados Unidos, por ejemplo, más de mil restaurantes se unieron formando la Independent Restaurant Coalition (coalición de restaurantes independientes), que bajo la plataforma saverestaurants.co busca influir en políticas nacionales en la defensa de los puestos de trabajo. También Argentina se suma a estas discusiones, a través de A.C.E.L.G.A. (Asociación de Cocineros y Empresarios de la Gastronomía Argentina), así como a partir de varios grupos de Whatsapp (como el de la Unión Gastronómica Argentina) creados ad hoc entre cientos de restaurantes y bares, donde cada día se analizan pasos a seguir.

Ante un panorama tan oscuro, surgen ideas creativas

Una de las mejores es #comprafuturaparasalvarapymes , un movimiento creado por Cervecería Tacuara , protagonista en el mundo de la cervecería artesanal. “Los bares y restaurantes venimos golpeados ya desde el llamado distanciamiento social, antes la obligación a quedarse en casa. Hace dos semanas empezamos a pensar ideas que nos ayuden a pagar los sueldos de abril. Y se nos ocurrió este hashtag, Es simple: emitimos un código QR a través de Mercado Pago, y en nuestro caso vendemos a precio promocional pintas de cerveza y hamburguesas que vas a poder consumir cuando termine la cuarentena. Es una manera que encontramos para que nuestros clientes nos puedan ayudar. Y estamos intentando que Mercado Pago baje las comisiones que nos cobra, pero por ahora no tuvimos respuesta”, dice Martín Gianella, uno de los tres socios de Tacuara. El resultado fue mejor de lo esperado: en apenas un día vendieron 600 pintas de cerveza, que luego valdrán por dos pintas en el bar.

Cervecería Tacuara no sólo tuvo la buena idea, sino que la compartió a través de sus redes, invitando a otras pymes a sumarse al hashtag. Hoy, entrando a #comprafuturaparasalvarapymes aparecen decenas de lugares, cada uno con una oferta distinta, . Hay varias cervecerías (Hormiga Negra, Columbus, Pardo, Breoghan, Burton, Barbaroja, Merlín y más), pero también pastelerías como Melocotón, hamburgueserías como Kerze, el bar de jugos Fresh Tropical y restaurantes como El club del bajón, entre otros, además de rubros que van desde peluquerías hasta mueblerías,

“Estamos en la zona de Tribunales, acá no nos sirve el delivery, ya que nuestros clientes no viven en la zona. Vimos lo que estaba haciendo Tacuara e implementamos la misma idea. Un poco para intentar apalancar todo esto. Somos tres amigos que armamos un café, no tenemos espaldas para enfrentar los meses venideros”, explica Maximiliano Vázquez Brust, un de los creadores de Root Coffee House, una muy buena cafetería de especialidad ubicada en el precioso pasaje Enrique Santos Discépolo, a metros del teatro Picadero. En Root tuestan su propios granos de café, para luego elaborar así espressos perfectos en la preciosa máquina La Marzocco. “Ya la semana anterior al aislamiento obligatorio fue muy mala. Si no hay una medida del gobierno específica que ayude al sector, si no hay definiciones respecto a los alquileres, veo todo muy difícil”.

Como dice Máximo, no se trata de hacer negocios, sino de lograr pagar sueldos, alquileres y proveedores. Es una preocupación global: en México lanzaron los “bonos culinarios”, una iniciativa organizada por el portal gastronómico Culinaria Mexicana, para precomprar bonos de $500 o $1000 pesos mexicanos, a la que ya se sumaron cientos de lugares de todo el país. En otros lados del mundo, como Estados Unidos, España e Italia, se están incentivando las gift cards, tarjetas de restaurantes que se cargan con dinero para usar a futuro, incluso creando plataformas exclusivas para eso. Una de ellas es saveourfaves.org, ideada por uno de los fundadores de Instagram, que se suma a helpmainstreet.com, entre otras.

“En Argentina las gift cards no sirven, ya que con la inflación pierden su valor muy rápido. Nosotros cerramos el local por completo, ni siquiera hacemos delivery. Un pibe que te lleva comida interactúa con muchas más personas que yo yendo a comprar al chino comida por una semana. No nos parece prudente abrir”, dice Damián Harburguer, de Sacro, el reconocido restaurante especializado en una cocina sin derivados animales. “A la vez tenemos que priorizar tener un ingreso para los empleados. Y estoy seguro que esto va para largo, mucho más que dos, tres o cuatro semanas. Por eso pensamos en estas experiencias futuras”. Desde esta semana, Sacro ofrece cenas completas precompradas para poder disfrutar cuando culmine la cuarentena, con un 50% de descuento, y con vencimiento a dos años. Incluye un cóctel o copa de vino, un snack, un plato fuerte, un dulce, agua mineral y café de especialidad o té en hebras, que se compra a través de un link a mercadopago a publicado en el Instagram del restaurante.

Más allá de excepciones, estas estrategias buscan apelar al cliente habitual por sobre la ventaja puntual de una oferta. Están pensadas para quienes quieren apoyar a sus lugares favoritos en momentos complicados. “Fue muy buena la aceptación, sorpresivamente buena. La cantidad de mensajes de apoyo y fuerza que recibimos fue muy buena, nos mostró las cosas que hicimos bien. Lo tomamos como un voto de confianza futuro . Obviamente también hay otros que aprovechan la oportunidad, y también son más que bienvenidos. Y algunos más compraron para regalar, incluso varios vouchers”.

Salvar a tu restaurante favorito puede ser a veces tan simple como comprar de manera anticipada una pinta de cerveza. La ayuda más deliciosa que podés dar.